Centro de prensa

Reducción de la mortalidad en la niñez

Nota descriptiva N°178
Septiembre de 2014


Datos y cifras

  • Según las estimaciones, unos 6,3 millones de niños murieron antes de cumplir cinco años en 2013.
  • Más de la mitad de esas muertes prematuras se deben a enfermedades que se podrían evitar o tratar si hubiera acceso a intervenciones simples y asequibles.
  • Las principales causas de muerte entre los menores de cinco años son la neumonía, las complicaciones por parto prematuro, la asfixia perinatal y la malaria. Aproximadamente 45% de las muertes infantiles están asociadas a problemas de malnutrición.
  • África sub-Sahariana, los niños tienen una probabilidad de morir antes de los cinco años 15 veces mayor que los niños de los países de ingresos altos.

El riesgo de muerte del niño es mayor durante el periodo neonatal (los primeros 28 días de vida). Para evitar estas muertes son esenciales un parto seguro y cuidados neonatales eficaces. Cerca del 44% de las muertes de menores de cinco años se produce durante el periodo neonatal.

La mayoría de los fallecimientos neonatales se deben a partos prematuros, asfixias durante el parto (incapacidad para respirar en el momento del parto) e infecciones. Desde el final del periodo neonatal hasta los cinco años, las principales causas de muerte son la neumonía, la diarrea,y el paludismo. La malnutrición es una causa subyacente que contribuye aproximadamente a 45% del total de las muertes, ya que hace que los niños sean más vulnerables a las enfermedades graves.

En general, se han logrado progresos considerables para lograr el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo del Milenio número 4. Desde 1990, la tasa de mortalidad de menores de 5 años ha disminuido de 90 a 46 por 1 000 nacidos vivos en 2013. Pero el ritmo del descenso no es suficiente para alcanzar, en 2015, la meta de disminuir en dos tercios las cifras de mortalidad registradas en 1990.

¿Quiénes presentan más riesgos?

Recién nacidos

Cada año mueren aproximadamente 3 millones de lactantes durante su primer mes de vida, y el número de mortinatos es similar. Durante el primer mes, casi la mitad de los fallecimientos tienen lugar en las primeras 24 horas de vida, y un 75% durante la primera semana. Las 48 horas posteriores al nacimiento es el momento más importante para la supervivencia del recién nacido. Es en este periodo cuando se debe realizar un seguimiento a la madre y el niño para evitar y tratar enfermedades.

Antes del parto, la madre puede mejorar las probabilidades de supervivencia y la salud de su hijo acudiendo a las consultas de atención prenatal, vacunándose contra el tétanos y evitando el consumo de tabaco y alcohol.

En el momento del parto, las probabilidades de supervivencia aumentan considerablemente con la presencia de una partera cualificada. Después del parto, la atención esencial al recién nacido debe seguir los pasos siguientes:

  • asegurar la respiración;
  • empezar enseguida la lactancia exclusivamente materna;
  • mantener al niño caliente; y
  • limpiarse las manos antes de tocarlo.

También es muy importante reconocer y tratar las enfermedades que pueda sufrir el recién nacido, ya que puede enfermar gravemente y morir de forma rápida si la enfermedad no se detecta y se trata de forma adecuada. Los lactantes enfermos deben derivarse de inmediato a un proveedor de atención de salud cualificado.

Niños menores de cinco años

Las muertes de niños menores de cinco años se concentran crecientemente en el África Subsahariana y en Asia Sudoriental, mientras que en el resto del mundo el porcentaje se redujo del 32% en 1990 al 18% en 2013.

En el África Subsahariana la probabilidad de que los niños mueran antes de cumplir cinco años es 15 veces mayor que en las regiones desarrolladas. Cerca de la mitad de las muertes de menores de cinco años se produce en tan solo cinco países: China, India, Nigeria, Pakistán y República Democrática del Congo. Más de un tercio de todas las muertes de menores de cinco años corresponde a la India (21%) y Nigeria (13%).

Los niños corren un mayor riesgo de morir antes de cumplir cinco años si nacen en zonas rurales u hogares pobres o si sus madres se vieron privadas de educación básica.

Más de la mitad de las muertes de niños menores de cinco años se deben a enfermedades prevenibles y tratables mediante intervenciones simples y asequibles. El fortalecimiento de los sistemas de salud para que todos los niños accedan a tales intervenciones salvará la vida de muchos niños pequeños.

Los niños malnutridos, especialmente aquellos con una malnutrición aguda grave, tienen más probabilidades de morir por enfermedades comunes en la infancia como la diarrea, la neumonía y el paludismo. Diversos factores relacionados con la nutrición contribuyen a aproximadamente el 45% de las muertes de niños menores de cinco años.

Principales causas de muerte en la población infantil: factores de riesgo y respuesta


Causas de mortalidad Factores de riesgo Prevención Tratamiento
Neumonía u,
otras infecciones respiratorias agudas
Bajo peso al nacer

Malnutrición

Niños que no se alimentan con leche materna

Hacinamiento
Vacunación

Nutrición adecuada

Lactancia exclusivamente materna

Reducción de la contaminación del aire de interiores
Atención por parte de un dispensador de asistencia sanitaria capacitado

Antibióticos

Oxígeno para las enfermedades graves
Diarrea infantil Niños que no se alimentan con leche materna

Agua y alimentos insalubres

Falta de higiene

Malnutrición
Lactancia exclusivamente materna

Agua y alimentos inocuos

Saneamiento e higiene adecuados

Nutrición adecuada

Vacunación
Sales de rehidratación oral de baja osmolaridad (SRO)

Suplementos de zinc

Prevención mediante la vacunación

Para algunas de las enfermedades infantiles más mortales, como el sarampión, la poliomielitis, la difteria, el tétanos, la tos ferina o la neumonia por Haemophiius influenzae de tipo b o Streptococcus pneumoniae, o la diarrea por rotavirus, existen vacunas que pueden evitar que los niños enfermen y mueran.

Respuesta de la OMS

En junio de 2014, la OMS, UNICEF y otros asociados publicaron el primer plan mundial para poner fin a las muertes neonatales y fetales para 2035. El plan de acción Todos los recién nacidos insta a todos los países a que adopten medidas para ofrecer servicios de salud básicos y costoeficaces –en particular en torno al momento del parto, así como para los lactantes de pequeño tamaño y enfermos– y a mejorar la calidad de la atención.

Respuesta mundial: Objetivos de Desarrollo del Milenio 4 y 5

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), adoptados por las Naciones Unidas en el año 2000, están encaminados a reducir los fallecimientos de madres y niños para 2015. El ODM 4 consiste en reducir la tasa de mortalidad entre los menores de cinco años en dos tercios con respecto a las cifras de 1990. La mortalidad en la niñez también está estrechamente vinculada al ODM 5, consistente en mejorar la salud materna.

Más de la mitad de las defunciones de niños menores de cinco años se debe a enfermedades prevenibles y tratables con intervenciones sencillas y asequibles. El fortalecimiento de los sistemas de salud para que esas intervenciones beneficien a todos los niños permitirá salvar muchas jóvenes vidas.

Para más información puede ponerse en contacto con:

Centro de prensa de la OMS
Teléfono: +41 22 791 2222
E-mail: mediainquiries@who.int

Compartir