Centro de prensa

Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)

Nota descriptiva N.o 290
Mayo de 2014


Datos y cifras

  • El número mundial de muertes de menores de 5 años se ha reducido de 12,6 millones en 1990 a 6,6 millones en 2012.
  • En los países en desarrollo, el porcentaje de menores de 5 años con bajo peso se ha reducido del 25% en 1990 al 15% en 2012.
  • Si bien la proporción de partos atendidos por personal sanitario cualificado ha aumentado a nivel mundial, en la Región de África de la OMS sigue siendo inferior al 50%.
  • Las nuevas infecciones por el VIH se han reducido en el mundo un 33% entre 2001 y 2012.
  • Los casos existentes de tuberculosis están disminuyendo, igual que las muertes entre los casos de tuberculosis sin VIH.
  • En 2010 el mundo cumplió la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio con respecto al acceso al agua potable, medido por un indicador indirecto: el acceso a fuentes de agua mejoradas. Sin embargo, todavía queda por alcanzar la meta relativa al saneamiento.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) son ocho objetivos que los Estados Miembros de las Naciones Unidas se han comprometido a tratar de alcanzar para el año 2015.

La Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, firmada en septiembre de 2000, compromete a los líderes mundiales a luchar contra la pobreza, el hambre, las enfermedades, el analfabetismo, la degradación medioambiental y la discriminación de la mujer. Los ODM se derivan de esa Declaración. Cada ODM tiene metas fijadas para 2015, e indicadores para seguir los progresos realizados con respecto a las cifras de 1990. Varios de ellos están directamente relacionados con la salud.

Informe sobre los progresos realizados con respecto a los ODM relacionados con la salud1

Aunque algunos países han hecho grandes progresos en la consecución de las metas relacionadas con la salud, otros se están quedando atrás. A menudo, los países que hacen menos progresos son los afectados por altos niveles de VIH/SIDA, dificultades económicas o conflictos.

ODM 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Meta 1.C. Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padecen hambre

La desnutrición, que incluye la limitación del crecimiento fetal, el retraso del crecimiento la emaciación y la carencia de vitamina A y zinc, junto con la lactancia materna subóptima, es la causa subyacente de un 45% de las defunciones de niños menores de 5 años. La proporción de niños con insuficiencia ponderal en los países en desarrollo ha disminuido del 25% al 15% entre 1990 y 2012. Este ritmo de progreso se encuentra cerca del necesario para cumplir con la meta de los ODM, pero las mejoras se han distribuido de forma desigual entre las diferentes regiones y dentro de ellas.

ODM 4: reducir la mortalidad de los menores de 5 años

Meta 4.A. Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la tasa de mortalidad de los menores de 5 años

A nivel mundial se han logrado importantes avances en la reducción de la mortalidad de los menores de 5 años. En 2012 murieron 6,6 millones de menores de 5 años, en comparación con 12,6 millones en 1990. Entre 1990 y 2012, la mortalidad de los menores de 5 años disminuyó en un 47%, pasando de una tasa estimada de 90 a 48 muertes por cada 1000 nacidos vivos.

El ritmo mundial de este descenso también se ha acelerado en los últimos años: del 1,2% anual en 1990-1995 al 3,9% en 2005-2012. A pesar de esta mejora, el mundo no podrá alcanzar la meta de los ODM de reducir en dos terceras partes, para 2015, la mortalidad existente en 1990.

El número de países con altos niveles de cobertura vacunal está aumentando; en 2012, el 66% de los Estados Miembros alcanzaron una cobertura del 90%, como mínimo. En 2012, la cobertura mundial de la vacunación contra el sarampión en niños de 12–23 meses fue del 84%. Se calcula que entre 2000 y 2012 las muertes por sarampión disminuyeron en un 78%: de 562 000 a 122 000.

ODM 5: Mejorar la salud materna

Meta 5.A. Reducir en tres cuartas partes la razón de mortalidad materna entre 1990 y 2015

Meta 5.B. Lograr, para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva

Pese a una reducción significativa del número de muertes maternas (de una cifra estimada de 523 000 en 1990 a 289 000 en 2013), el ritmo de esa disminución es de poco más de la mitad de la necesaria para alcanzar la meta de los ODM de reducir en tres cuartas partes la razón de mortalidad materna entre 1990 y 2015.

Para reducir el número de muertes maternas, las mujeres necesitan tener acceso a una atención de la salud reproductiva de buena calidad y a intervenciones eficaces. En 2011, el 63% de las mujeres de 15-49 años que estaban casadas o en unión consensual utilizaban algún método anticonceptivo, mientras que el 12% quería detener o posponer la maternidad, pero no estaban utilizando anticonceptivos.

La proporción de mujeres que reciben atención prenatal por lo menos una vez durante el embarazo fue de alrededor del 81% en 2006-2013, pero para el mínimo recomendado de cuatro o más visitas, la cifra correspondiente se reduce a alrededor del 56%.

La proporción de partos atendidos por personal cualificado, crucial para reducir la mortalidad perinatal, neonatal y materna, es superior al 90% en tres de las seis regiones de la OMS. Sin embargo, es necesario aumentar la cobertura en ciertas regiones, como la Región de África de la OMS, donde la cifra sigue siendo inferior al 50%.

ODM 6: Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades

Meta 6A. Haber detenido y comenzado a reducir la propagación del VIH/SIDA en 2015

Meta 6B. Lograr, para 2010, el acceso universal al tratamiento del VIH/SIDA de todas las personas que lo necesiten

Se calcula que en 2012 hubo 2,3 millones de nuevas infecciones por el VIH (un 33% menos que los 3,4 millones de nuevas infecciones de 2001). El 70% de las personas que contrajeron la infección por VIH en el mundo residían en el África subsahariana. Se calcula que en 2012 había 35 millones de personas infectadas por el VIH, lo cual representa un aumento con respecto a años anteriores.

A medida que mejore el acceso al tratamiento antirretroviral en países de ingresos bajos y medianos (un poco más de 9,7 millones de personas recibieron tratamiento en 2012 en los países de ingresos bajos y medianos), la población infectada por el VIH seguirá creciendo debido a la disminución del número de personas que mueren por causas relacionadas con el SIDA.

Meta 6C. Haber detenido y comenzado a reducir, en 2015, la incidencia de la malaria y otras enfermedades graves

Malaria

Aproximadamente la mitad de la población mundial corre el riesgo de contraer la malaria, y se calcula que en 2012 hubo 207 millones de casos, 627 000 de ellos mortales; la mayoría de esas muertes se produjeron en niños africanos de menos de 5 años.

En el período 2000-2012, la incidencia de la malaria y las tasas de mortalidad de la población en riesgo disminuyeron en todo el mundo al 29% y el 42%, respectivamente. Se estima que, en ese período, unos 3,3 millones de vidas se salvaron gracias a la intensificación de intervenciones antipalúdicas.

La cobertura de las intervenciones, tales como la distribución de mosquiteros tratados con insecticidas y la fumigación de interiores con insecticidas residuales ha aumentado considerablemente, y tendrá que mantenerse con el fin de evitar la reaparición de la enfermedad y las muertes causadas por la malaria.

Tuberculosis

A escala global, el número de nuevos casos de tuberculosis registrados cada año ha ido disminuyendo lentamente durante un decenio, hasta alcanzar la meta 6C del ODM 6, consistente en reducir la propagación de la enfermedad para 2015. Se estima que en 2012 se produjeron 8,6 millones de nuevos casos y 1,3 millones de defunciones (incluidas 320 000 defunciones de personas VIH positivo).

Desde 2007, las tasas de tratamiento con éxito se han mantenido en niveles elevados en todo el mundo, alcanzando o superando la meta del 85%. Entre 1995 y 2012 se suministró tratamiento con éxito contra la tuberculosis a 56 millones de personas, y se salvaron 22 millones de vidas. Sin embargo, la tuberculosis multirresistente, que surgió principalmente como consecuencia de tratamientos inapropiados, sigue planteando problemas.

Otras enfermedades

Las enfermedades tropicales desatendidas son un grupo de enfermedades infecciosas diversas causadas por patógenos muy diferentes, tales como virus, bacterias, protozoos y helmintos.

Las 17 enfermedades que la OMS considera prioritarias son prevalentes en 149 países; esas enfermedades pueden provocar múltiples infecciones en una persona y, generalmente, se relacionan con la pobreza.

En la actualidad, la lepra se ha eliminado como problema de salud pública en 119 de los 122 países en los que anteriormente era endémica. La dracunculosis (conocida también como gusano de Guinea) es una enfermedad parasitaria invalidante a punto de erradicación, de la que sólo se han notificado 148 casos en 2013.

Además, en 2011 se dispensó tratamiento de quimioterapia preventiva a 728 millones de personas de todo el mundo que padecían al menos una enfermedad tropical desatendida.

No obstante, las enfermedades tropicales desatendidas siguen afectando a más de 1.000 millones de personas en todo el mundo.

A pesar del renovado impulso, caracterizado por progresos sin precedentes, algunas enfermedades tropicales desatendidas (entre ellas el dengue) siguen siendo obstáculos importantes para la salud y dificultan la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, lo que supone un grave impedimento para reducir la pobreza y alcanzar el desarrollo socioeconómico en general.

ODM 7: Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente

Meta 7C: Reducir a la mitad, para 2015, la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento

El mundo ha alcanzado la meta de los ODM relativa al acceso al agua potable. En 2012, el 90% de la población disponía de fuentes mejoradas de agua de bebida, en comparación con el 76% en 1990. Sin embargo, los progresos han sido desiguales en las diferentes regiones, entre las zonas urbanas y rurales, y entre ricos y pobres.

En cuanto al saneamiento básico, el ritmo actual de los progresos es demasiado lento para que se alcance la meta de los ODM a nivel mundial. En 2012, 2500 millones de personas no tenían acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas, y 1000 millones de estas personas todavía practican la defecación al aire libre.

El número de personas que viven en zonas urbanas sin acceso a saneamiento mejorado es cada vez mayor debido al rápido crecimiento de las poblaciones urbanas.

ODM 8: fomentar una alianza mundial para el desarrollo

Meta 8E. En cooperación con las empresas farmacéuticas, proporcionar acceso a los medicamentos esenciales asequibles en los países en desarrollo

Muchas personas siguen sufriendo una escasez de medicamentos en el sector público que les obliga a acudir al sector privado, donde los precios pueden ser mucho mayores. Las encuestas realizadas entre 2007 y 2012 revelan que la disponibilidad media de determinados medicamentos genéricos en el sector público de países de ingresos bajos y medianos era de tan sólo un 57%.

Los precios para el paciente de los medicamentos genéricos más baratos eran en el sector privado un promedio de 5 veces mayores que los precios internacionales de referencia, y llegaban a ser hasta 16 veces mayores en algunos países

Incluso con los genéricos de menor precio, hay tratamientos comunes que pueden estar fuera del alcance de los hogares con bajos ingresos de los países en desarrollo. El mayor precio lo pagan los pacientes con enfermedades crónicas. Existen tratamientos eficaces para la mayoría de la carga mundial de morbilidad crónica, pero sigue sin alcanzarse el acceso universal.

Respuesta de la OMS

La OMS colabora con sus asociados en apoyo de los esfuerzos nacionales por alcanzar los ODM relacionados con la salud. Entre las actividades de la Organización se encuentran:

  • la formulación de directrices profilácticas y terapéuticas y otras normas y criterios mundiales;
  • la prestación de apoyo técnico a los países para que apliquen las directrices;
  • el análisis de los factores sociales y económicos y la identificación de los riesgos y oportunidades generales con respecto a la salud.

La OMS presta asistencia a las autoridades nacionales en la formulación de políticas y planes de salud, y ayuda a los gobiernos a colaborar con los asociados para el desarrollo en la armonización de la ayuda externa con las prioridades nacionales. Asimismo, recopila y difunde datos sobre la salud para que los países puedan planificar el gasto sanitario y efectuar un seguimiento de los progresos.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

WHO Media centre
Teléfono: +41 22 791 2222
e-mail: mediainquiries@who.int