Centro de prensa

Mordeduras de animales

Nota descriptiva N°373
Febrero de 2013


Datos y cifras

  • Las mordeduras de animales son una causa importante de morbilidad y mortalidad en todo el mundo.
  • Hasta cinco millones de personas sufren mordeduras de serpiente cada año en el mundo; la mayoría vive en África y Asia Sudoriental.
  • Para tratar las mordeduras de serpientes venenosas, se requiere tratamiento médico inmediato con la antitoxina adecuada.
  • Las mordeduras de perro son responsables de decenas de millones de lesiones cada año; los niños son quienes corren mayor riesgo.
  • La rabia transmitida por mordeduras de perro, gato o mono, constituye una gran preocupación para la salud.

Las mordeduras de animales plantean un importante problema de salud pública para los niños y adultos en todo el mundo. Sus consecuencias para la salud humana dependerán de la especie animal de que se trate y su estado de salud, el tamaño y el estado de salud de la víctima de la mordedura, y la capacidad de acceder a la atención sanitaria adecuada.

Los seres humanos pueden sufrir mordeduras de un gran número de especies animales; sin embargo, las más importantes son las causadas por serpientes, perros, gatos y monos.

Mordeduras de serpiente

Magnitud del problema

Hasta cinco millones de personas sufren cada año mordeduras de serpiente. Las de serpientes venenosas pueden provocar una enorme morbilidad y mortalidad. Se calcula que cada año se producen 2,4 millones de intoxicaciones por mordedura de serpiente y entre 94 000 y 125 000 defunciones, además de unas 400 000 amputaciones y otras consecuencias graves para la salud, como infecciones, tétanos, deformaciones cicatrizales, contracturas y secuelas psicológicas. Cuando el acceso a la atención sanitaria es deficiente y escasean las antitoxinas, aumenta la gravedad de las lesiones y sus resultados.

¿Quiénes son los más afectados?

La mayoría de las mordeduras de serpiente se producen en África y Asia Sudoriental. Afectan principalmente a personas que viven en zonas rurales de escasos recursos, cuya subsistencia se basa en la agricultura de bajo costo no mecanizada y otras actividades del campo. Los agricultores, las mujeres y los niños son los grupos que con mayor frecuencia sufren mordeduras de serpiente. A la carga que supone este tipo de lesiones se suman sus repercusiones socioeconómicas en las familias y las comunidades. A menudo, las víctimas adultas son la fuente de ingresos del hogar o quienes cuidan de la familia; y las víctimas infantiles pueden sufrir discapacidades de por vida que planteen demandas crecientes a las familias y comunidades.

Tratamiento

Hay unas 600 especies de serpientes venenosas, y aproximadamente entre el 50% y el 70% de sus mordeduras causan intoxicación. Cuando una persona sufre una mordedura, la piedra angular de la asistencia consiste en inmovilizar completamente el miembro afectado y acudir rápidamente a un centro médico. La colocación de un torniquete o la incisión de la herida pueden agravar los efectos del veneno y no deben formar parte de los primeros auxilios. Con frecuencia, las víctimas de mordeduras de serpiente deberán ser tratadas con un suero antiofídico. Es importante que ese suero sea el adecuado para las serpientes endémicas en la región. Otras medidas complementarias son la limpieza de la herida para reducir el riesgo de infección, el uso de tratamientos de apoyo como la respiración asistida, y la administración de la vacuna contra el tétanos antes del alta del paciente en caso de que no esté vacunado adecuadamente.

Prevención de las mordeduras de serpiente y de sus graves consecuencias para la salud

Para prevenir las mordeduras de serpiente debe informarse a las comunidades sobre el riesgo que estas representan y las medidas de prevención que deben adoptarse, como por ejemplo:

  • evitar las zonas de hierbas altas;
  • usar zapatos o botas para protegerse;
  • mantener las zonas de almacenamiento libres de roedores;
  • eliminar los residuos, las pilas de leña o los arbustos bajos de los alrededores de la vivienda;
  • en el hogar, guardar los alimentos en recipientes a prueba de roedores, separar las camas del suelo y remeter firmemente los mosquiteros bajo el colchón.

Para prevenir o limitar las consecuencias graves para la salud, los dispensadores de atención de salud deben estar capacitados para tratar las mordeduras de serpiente, en particular para usar y administrar adecuadamente sueros antiofídicos. Las autoridades de salud pública y los planificadores de políticas deben garantizar el suministro adecuado de sueros antiofídicos seguros y eficaces a las comunidades, los países y las regiones que más los necesiten, y dar prioridad a las iniciativas de investigación dirigidas a determinar con mayor precisión la carga de este tipo de lesiones.

Mordeduras de perro

Magnitud del problema

No existen estimaciones mundiales de la incidencia de las mordeduras de perro, si bien los estudios indican que son la causa de decenas de millones de lesiones cada año. En los Estados Unidos de América, por ejemplo, cada año sufren mordeduras de perro alrededor de 4,5 millones de personas. De estas, casi 885 000 recurren a asistencia médica; 30 000 se someten a procedimientos reconstructivos; entre el 3% y el 18% contraen infecciones, y se producen entre 10 y 20 fallecimientos. En otros países de altos ingresos, como Australia, el Canadá y Francia, las tasas de incidencia y letalidad son comparables.

Los datos relativos a los países de ingresos bajos y medianos están más fragmentados, si bien algunos estudios muestran que los perros son responsables del 76% al 94% de las mordeduras de animales. Las tasas de letalidad por mordedura de perro son más altas en los países de ingresos bajos y medianos que en los países de ingresos altos, ya que la rabia es un problema en muchos de esos países, y puede que no se disponga de tratamiento posexposición y no exista un acceso adecuado a la atención de salud. Se estima que cada año mueren de rabia 55 000 personas, y las mordeduras de perros rabiosos son la causa de la gran mayoría de esas muertes.

¿Quiénes son los más afectados?

Los niños son, en términos porcentuales, las principales víctimas de las mordeduras de perro, y la mayor incidencia se observa durante la primera infancia y la niñez. El riesgo de sufrir una lesión en la cabeza o el cuello es mayor en los niños que en los adultos, lo que se suma a la mayor gravedad de las lesiones, una mayor necesidad de tratamiento médico y mayores tasas de mortalidad.

En algunos países los hombres sufren mordeduras de perro más a menudo que las mujeres. Las mordeduras de perro representan más del 50% de las lesiones causadas por los animales a los viajeros.

Tratamiento

El tratamiento depende de la localización de la mordedura, del estado general de salud de la víctima y de si el perro está vacunado contra la rabia. Los principios básicos de la atención son los siguientes:

  • buscar supervisión médica inmediata;
  • lavar y limpiar la herida;
  • practicar una sutura primaria de la herida si el riesgo de infección es bajo;
  • administrar antibióticos profilácticos en el caso de heridas de alto riesgo o de personas inmunodeprimidas;
  • aplicar un tratamiento antirrábico posexposición en función de si el perro está vacunado contra la rabia;
  • administrar la vacuna contra el tétanos si la persona no está debidamente vacunada.
Prevención de las mordeduras de perro y de sus graves consecuencias para la salud

Las comunidades, y especialmente los niños, deben conocer los riesgos de las mordeduras de perro y la forma de prevenirlas: por ejemplo, no acercarse a los perros callejeros y nunca dejar a un niño sin supervisión cerca de un perro.

Los dispensadores de atención de salud deben estar capacitados para tratar adecuadamente las mordeduras de perro. Las autoridades de salud y los responsables políticos deben garantizar la lucha contra la rabia en la población canina, así como el suministro adecuado de vacunas antirrábicas para hacer frente a los posibles casos de exposición a la rabia en la población, y crear sistemas de recopilación de datos para seguir documentando la carga del problema.

Mordeduras de gato

Magnitud del problema

Las mordeduras de gato representan entre el 2% y el 50% de las lesiones por mordedura de animal en el mundo. Por lo general, ocupan el segundo lugar a continuación de las mordeduras de perro en términos de incidencia. En Italia, por ejemplo, la incidencia de las lesiones causadas por gatos es de 18 por 100 000 habitantes, mientras que en los Estados Unidos de América se estima que cada año se producen 400 000 mordeduras de gato y 66 000 visitas a los servicios de urgencias de los hospitales.

¿Quiénes son los más afectados?

Las mujeres adultas presentan la mayor incidencia de mordeduras de gato.

Tratamiento

El tratamiento depende de la localización de la mordedura y de si el animal está vacunado contra la rabia. Los principios básicos de la atención son los siguientes:

  • buscar supervisión médica inmediata y limpiar la herida;
  • administrar antibióticos profilácticos para reducir el riesgo de infección;
  • aplicar un tratamiento antirrábico posexposición en función de si el animal está vacunado contra la rabia;
  • administrar la vacuna contra el tétanos si la persona no está debidamente vacunada.
Prevención de las mordeduras de gato y de sus graves consecuencias para la salud

Las comunidades deben conocer los riesgos de las mordeduras de gato y cómo prevenirlas, incluida la vacunación de los gatos contra la rabia.

Los dispensadores de atención de salud deben estar capacitados para tratar adecuadamente estas lesiones. Las autoridades de salud y los responsables políticos deben garantizar la lucha contra la rabia en la población animal y el suministro adecuado de vacunas antirrábicas y antibióticos profilácticos para las víctimas de mordeduras. Asimismo, deben apoyar iniciativas de investigación dirigidas a obtener más información sobre la carga del problema.

Mordeduras de mono

Magnitud del problema

Las mordeduras de mono representan entre el 2% y el 21% de las lesiones por mordeduras de animal. En la India, por ejemplo, en dos estudios se halló que, después de los perros, los monos son la segunda fuente principal de lesiones producidas por mordeduras de animal.

¿Quiénes son las personas más afectadas?

Las mordeduras de mono representan un riesgo importante para los viajeros, ya que después de las mordeduras de perro son la segunda causa más común de mordeduras de animal en esta población.

Tratamiento

El tratamiento depende del estado de salud del paciente, la localización de la mordedura y la sospecha de que el mono tenga rabia o no. Los principios básicos de la atención son los siguientes:

  • buscar supervisión médica inmediata y limpiar la herida;
  • administrar antibióticos profilácticos para reducir el riesgo de infección;
  • aplicar un tratamiento antirrábico posexposición en función de si el animal está vacunado contra la rabia;
  • administrar la vacuna contra el tétanos si la persona no está debidamente vacunada.
Prevención de las mordeduras de mono y de sus graves consecuencias para la salud

Las comunidades y los viajeros deben conocer los riesgos de las mordeduras de mono y la forma de prevenirlas.

Los dispensadores de atención de salud deben estar capacitados para tratar adecuadamente este tipo de lesiones. Las autoridades de salud y los responsables políticos deben garantizar la lucha contra la rabia en la población de monos y el suministro adecuado de vacunas antirrábicas y antibióticos profilácticos para las víctimas de mordeduras. Asimismo, deben apoyar iniciativas de investigación dirigidas a obtener más información sobre la carga de las mordeduras de mono.

Respuesta de la OMS

La OMS está trabajando para hacer frente al problema de salud pública que plantean las mordeduras de animales.

Respecto de las mordeduras de serpiente, la Organización ha creado varias herramientas para orientar la adecuada elaboración, distribución y administración de antitoxinas.

Respecto de la rabia, la OMS recomienda mejorar el acceso al tratamiento posexposición aumentando la producción de productos biológicos antirrábicos, la formación continua en materia de prevención y control de la rabia, y la inmunización generalizada de la población canina.

Respecto de cualquier lesión causada por la mordedura de un animal, la OMS:

  • da prioridad a las iniciativas dirigidas a recopilar datos para ayudar a determinar la carga y los factores de riesgo de este tipo de lesiones;
  • aboga por el fortalecimiento de los servicios de intervención de urgencia para las personas heridas;
  • alienta las iniciativas de investigación que se centran en la eficacia de las intervenciones de prevención y las poblaciones más afectadas.
Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

WHO Media centre
Centro de prensa de la OMS
Teléfono: +41 22 791 2222
e-mail: mediainquiries@who.int