Centro de prensa

Cobertura vacunal

Nota descriptiva
Septiembre de 2016


Datos y cifras

  • La inmunización previene enfermedades, discapacidades y defunciones por enfermedades prevenibles mediante vacunación, tales como el cáncer cervical, la difteria, la hepatitis B, el sarampión, la paroditis, la tos ferina, la neumonía, la poliomielitis, las enfermedades diarreicas por rotavirus, la rubéola y el tétanos.
  • La cobertura vacunal mundial se mantiene en general con firmeza.
  • El uso de vacunas nuevas o infrautilizadas está aumentando.
  • Se calcula que la inmunización previene unos 2 a 3 millones de muertes anuales, pero si se mejorara la cobertura vacunal mundial se podrían evitar otros 1,5 millones.
  • Se estima que 19,4 millones de lactantes de todo el mundo aún no reciben las vacunas básicas.

Antecedentes

La inmunización previene cada año entre 2 y 3 millones de defunciones por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión. Sin embargo, si se mejorara la cobertura vacunal mundial se podrían evitar otros 1,5 millones. La cobertura vacunal mundial —la proporción de niños de todo el mundo que reciben las vacunas recomendadas— se ha mantenido estable en los últimos años.

Durante 2015, se administraron tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP3) al 86% de los niños de todo el mundo (unos 116 millones), a fin de protegerlos contra graves enfermedades infecciosas que podrían provocarles trastornos y discapacidades graves, e incluso la muerte. Para 2015, 126 países habían alcanzado por lo menos el 90% de cobertura con la vacuna DTP3.

Cobertura vacunal mundial en 2015

La Haemophilus influenzae tipo b (Hib) provoca meningitis y neumonía. A finales de 2015, la vacuna contra la Hib se había introducido en 191 países. Se estima que la cobertura mundial con tres dosis de la vacuna contra Hib es de un 64%. Hay grandes disparidades entre las regiones. En las Américas, se calcula que la cobertura es del 90%, mientras que en las regiones del Pacífico Occidental y Asia Sudoriental es solo del 25% y el 56%, respectivamente.

La hepatitis B es una infección viral que afecta al hígado. A finales de 2015, la vacunación de los lactantes contra la hepatitis B se había introducido a escala nacional en 185 países. Se estima que la cobertura mundial con tres dosis de vacuna contra la hepatitis B es del 83%, y asciende hasta el 90% en el Pacífico Occidental. Además, 96 países han introducido la vacunación de los recién nacidos con una dosis en las primeras 24 h de vida, y la cobertura mundial es del 39%.

El papilomavirus humano —la infección viral más común del aparato reproductor— puede provocar cáncer cervicouterino y otros tipos de cáncer y verrugas genitales tanto en hombres como en mujeres. A finales de 2015, la vacuna contra el papilomavirus humano se había introducido en 66 países.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa, causada por un virus que, generalmente, provoca fiebre alta y erupción, y puede ocasionar ceguera, encefalitis y defunción. A finales de 2015, el 85% de los niños habían recibido una dosis de la vacuna contra el sarampión antes de cumplir los 2 años; por otra parte 160 países habían incluido una segunda dosis como parte de la inmunización sistemática, y el 61% de los niños recibieron dos dosis de conformidad con el calendario vacunal de su país.

La meningitis A es una infección que puede provocar daño cerebral grave y suele ser mortal. A finales de 2015, cinco años después de su introducción, más de 235 millones de personas en los países africanos afectados por la enfermedad habían sido vacunadas con MenAfriVac, la vacuna desarrollada por la OMS y el PATH.

La parotiditis es una enfermedad viral muy contagiosa que causa una dolorosa inflamación en los laterales de la cara, debajo de los oídos (las glándulas parótidas), fiebre, cefalea y dolores musculares. Puede desencadenar una meningitis viral. A finales de 2015, la vacuna contra la parotiditis se había introducido a escala nacional en 121 países.

Las enfermedades por neumococos son la neumonía, la meningitis y la bacteriemia febril, además de la otitis media, la sinusitis y la bronquitis. A finales de 2015, la vacuna antineumocócica se había introducido en 129 países, y la cobertura mundial estimada era del 37%.

La poliomielitis es una enfermedad viral altamente infecciosa que puede provocar parálisis irreversible. En 2015, el 86% de los lactantes de todo el mundo recibieron tres dosis de la vacuna antipoliomielítica. La poliomielitis, que es objeto de medidas para su erradicación mundial, se ha eliminado en todos los países salvo en dos: Afganistán y el Pakistán. Algunos países libres de poliomielitis se han infectado por virus importados, y todos los países, especialmente los que padecen conflictos e inestabilidad, siguen en situación de riesgo hasta que la enfermedad se haya erradicado completamente.

Los rotavirus son la causa más común de enfermedades diarreicas graves entre los niños pequeños en todo el mundo. A finales de 2015, la vacuna contra los rotavirus se había introducido en 84 países y la cobertura mundial estimada era del 23%.

La rubéola es una enfermedad viral generalmente leve en los niños, si bien la infección al comienzo del embarazo puede dar lugar a muerte fetal o síndrome de rubéola congénita, que a su vez puede provocar daños en el cerebro, el corazón, los ojos y los oídos. A finales de 2015, la vacuna contra la rubéola se había introducido a escala nacional en 147 países y la cobertura mundial estimada era del 46%.

El tétanos es una enfermedad provocada por una bacteria que crece en ausencia de oxígeno, por ejemplo, en heridas sucias o en el cordón umbilical si no se lo mantiene limpio. La bacteria produce una toxina capaz de causar graves complicaciones, e incluso la muerte. A finales de 2015, la vacuna contra el tétanos materno y neonatal se había introducido en 106 países. Aproximadamente el 83% de los recién nacidos estaban protegidos mediante inmunización. El tétanos materno y neonatal sigue siendo un problema de salud pública en 19 países, principalmente en África y Asia.

La fiebre amarilla es una enfermedad hemorrágica viral grave transmitida por mosquitos infectados. Hasta 2015, la vacuna contra la fiebre amarilla se había introducido en los programas de inmunización sistemática de lactantes de 35 de los 42 países y territorios de África y las Américas amenazados por esa enfermedad.

Principales retos

El año pasado, el Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico en materia de inmunización (SAGE) identificó cinco factores para lograr resultados en relación con la cobertura vacunal:

  • calidad y uso de los datos
  • participación de la comunidad
  • mejor acceso de las poblaciones marginadas y desplazadas a los servicios de inmunización
  • sistemas de salud sólidos
  • acceso a las vacunas en todas partes y en todo momento.

Se calcula que en 2015, 19,4 millones de lactantes de todo el mundo quedaron fuera del alcance de los servicios de inmunización sistemática, por ejemplo la DTP3. Alrededor del 60% de ellos viven en 10 países, a saber: Angola, Etiopía, Filipinas, India, Indonesia, Iraq, Nigeria, Pakistán, República Democrática del Congo y Ucrania.

El seguimiento de los datos a nivel subnacional es fundamental para ayudar a los países a priorizar y adaptar las estrategias de vacunación y los planes operacionales para colmar las lagunas en materia de inmunización y hacer llegar a todas las personas vacunas que pueden salvarles la vida.

Respuesta de la OMS

La OMS está colaborando con los países y los asociados a fin de mejorar la cobertura vacunal mundial, en particular mediante las iniciativas adoptadas por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2012.

Plan de acción mundial sobre vacunas

El Plan de Acción Mundial sobre Vacunas es una hoja de ruta destinada a prevenir millones de defunciones mediante el acceso más equitativo a las vacunas. Los países están procurando alcanzar para 2020 una cobertura vacunal ≥90% a escala nacional y ≥80% en cada distrito. Si bien el Plan debería acelerar el control de todas las enfermedades prevenibles mediante vacunación, la erradicación de la poliomielitis se ha fijado como el primer hito. Además, el plan se orienta a impulsar la investigación y el desarrollo de la próxima generación de vacunas.

La OMS está dirigiendo los esfuerzos destinados a apoyar a las regiones y los países en la adaptación del Plan de acción mundial sobre vacunas, con miras a su aplicación. En abril de 2016, la OMS advirtió de que cinco de cada seis objetivos del GVAP no iban en camino de cumplirse, y que solo se habían hecho progresos suficientes respecto de uno de ellos —el referente a la introducción de vacunas infrautilizadas—. Esta conclusión emana del informe de evaluación independiente del Grupo de Expertos de la OMS en Asesoramiento Estratégico (SAGE) en materia de inmunización.

En el GVAP se recomiendan tres medidas clave para eliminar las disparidades en materia de inmunización:

  • integrar la inmunización en otros servicios de salud, como la atención posnatal para madres y recién nacidos;
  • reforzar los sistemas de salud de modo que las vacunas se sigan administrando incluso en periodos de crisis; y
  • velar por que las vacunas sean accesibles y asequibles para todas las personas.

Semana Mundial de la Inmunización

La OMS y los asociados celebran en la última semana de abril de cada año la Semana Mundial de la Inmunización, cuyos objetivos consisten en aumentar la concienciación sobre la inmunización y su demanda, y en mejorar los servicios de vacunación, de modo que todas las personas, vivan donde vivan, puedan estar protegidas frente a enfermedades mortales.

En 2016, bajo el lema mundial "Cerrar las brechas en inmunización", la campaña se centró en la inmunización para todos a lo largo de toda la vida. Más de 180 países, territorios y áreas participaron mediante actividades, entre las que figuraban campañas de vacunación, talleres de capacitación, mesas redondas y campañas de información pública.