Centro de prensa

Tracoma

Nota descriptiva
Abril de 2017


Datos y cifras

  • El tracoma es una enfermedad ocular que resulta de la infección por Chlamydia trachomatis, una bacteria.
  • Constituye un problema de salud pública en 42 países y es la causa de la ceguera o la incapacidad visual de 1,9 millones de personas. Hay casi 182 millones de personas que viven en zonas donde el tracoma es endémico y que están en riesgo de padecer ceguera por esta causa.
  • La ceguera causada por el tracoma es irreversible.
  • La infección se transmite mediante el contacto personal (a través de manos, ropas o ropa de cama) y a través de moscas que han estado en contacto con secreciones oculares y nasales de personas infectadas. Cuando se producen episodios repetidos de la infección durante varios años, es posible que el borde del párpado haga frotar las pestañas contra el globo ocular, lo que provoca dolores y malestar, así como daños permanentes en la córnea.
  • La Asamblea Mundial de la Salud adoptó en 1998 la resolución WHA51.11, que tenía como objetivo la eliminación mundial del tracoma como problema de salud pública.
  • La estrategia de eliminación (denominada SAFE por su acrónimo en inglés) se basa en la corrección quirúrgica para los casos de enfermedad avanzada, el uso de antibióticos para eliminar la infección por C. trachomatis, la higiene facial y las mejoras ambientales para reducir la transmisión.
  • En 2016, más de 260 000 casos avanzados de tracoma recibieron tratamiento quirúrgico, y 86 millones de personas fueron tratadas con antibióticos. La cobertura mundial con antibióticos fue del 47%, lo cual supone un aumento considerable en comparación con la cobertura del 29% alcanzada en 2015.

El tracoma es la principal enfermedad infecciosa causante de ceguera a nivel mundial. Está causada por un microorganismo intracelular obligado llamado Chlamydia trachomatis. La enfermedad se transmite por contacto con secreciones oculares y nasales de personas infectadas, especialmente niños pequeños que son reservorio de la infección. También se propaga a través de moscas que han estado en contacto con los ojos o la nariz de una persona infectada.

Cuadro clínico y morbilidad

En zonas en las que el tracoma es endémico, el tracoma activo es común entre los niños de edad preescolar, con tasas de prevalencia que pueden llegar a ser del 60% al 90%. A partir de esa edad la infección se vuelve menos frecuente y más breve.

Por lo general se adquiere cuando se establece un contacto próximo con una persona que tenga la enfermedad activa, y la familia es el principal entorno de transmisión. El sistema inmunitario puede resolver un solo episodio de infección, pero en comunidades donde el tracoma es endémico son frecuentes las reinfecciones.

Después de años de infecciones reiteradas, el interior de párpado puede quedar gravemente marcado de cicatrices (cicatrices conjuntivales) que lo plieguen hacia adentro, de modo que el borde del párpado haga frotar las pestañas contra el globo ocular (triquiasis), lo que puede dar lugar a molestias constantes e intolerancia a la luz; estas y otras alteraciones del ojo pueden originar cicatrices en la córnea. Si no se trata, este trastorno puede dar lugar a la formación de opacidades irreversibles que causarán discapacidad visual y ceguera.

La edad a la que esto ocurre depende de varios factores, entre ellos la intensidad local de la transmisión. En las comunidades muy endémicas puede ocurrir en la infancia, aunque lo más frecuente es que la discapacidad visual se produzca entre los 30 y los 40 años.

La discapacidad visual o la ceguera provocan un empeoramiento de la experiencia vital de las personas afectadas y de sus familias, que suelen ser las más pobres entre las pobres. El número de mujeres ciegas cuadruplica el de los hombres, debido probablemente a su estrecho contacto con niños infectados y, por consiguiente, a episodios de infección más frecuentes.

Los factores de riesgo ambientales que influyen en la transmisión de la enfermedad incluyen:

  • higiene deficiente;
  • hogares hacinados;
  • escasez de agua; y
  • acceso inapropiado a letrinas y servicios de saneamiento.

Distribución

El tracoma es hiperendémico en muchas de las zonas más pobres y rurales de 42 países de África, Asia, América Central y del Sur, Australia y el Oriente Medio. Es causa de ceguera o disfunción visual en aproximadamente 1,9 millones de personas. Esto representa aproximadamente el 1,4% de los casos mundiales de ceguera.

En general, África sigue siendo el continente más afectado y el que mayores esfuerzos de control realiza. En 2016, en los 27 países de la Región de África de la OMS en los que el tracoma constituye un problema de salud pública se operaron de triquiasis cerca de 247 000 personas (el 95% de las operadas en todo el mundo). Por otra parte, en África más de 83 millones de personas fueron tratadas de tracoma con antibióticos (el 97% de las tratadas en todo el mundo).

A fecha de 1 de abril de 2017, 10 países habían comunicado que habían alcanzado los objetivos de eliminación, lo cual supone un importante hito en la campaña para eliminar el tracoma. Esos países son: Camboya, China, Gambia, Ghana, Marruecos, México, Myanmar, la República Democrática Popular Lao, la República Islámica del Irán y Omán.

Desde 2012, la OMS ha validado la eliminación del tracoma como problema de salud pública en tres países (México, Marruecos y Omán).

Consecuencias económicas

La carga de morbilidad del tracoma en las personas y comunidades afectadas es enorme. El costo económico anual por pérdida de productividad por ceguera o disfunción visual se estima entre US$ 2900 y US$ 5300 millones, y alcanzaría los US$ 8000 si se incluyese la triquiasis.

Prevención y control

En los países endémicos se están ejecutando programas de eliminación mediante la estrategia SAFE recomendada por la OMS. Esa estrategia consiste en:

  • cirugía para tratar la fase de la enfermedad que causa ceguera (triquiasis palpebral tracomatosa);
  • antibióticos para eliminar la infección, en particular la administración masiva de azitromicina, donada por el fabricante a los programas de eliminación a través de la Iniciativa Internacional contra el Tracoma;
  • higiene facial; y
  • mejoras medioambientales, en particular del acceso al agua y al saneamiento.

La mayoría de los países en los que la enfermedad es endémica han convenido en acelerar la aplicación de esa estrategia con el fin de alcanzar sus respectivos objetivos de eliminación para el año 2020.

Los datos notificados a la OMS por los Estados Miembros muestran que en 2016 se trató quirúrgicamente a más de 260 000 personas con triquiasis tracomatosa y que 86 millones de personas de las comunidades endémicas recibieron antibióticos para eliminar la enfermedad en 2016.

Los trabajos de eliminación deben continuar para alcanzar la meta fijada por la Asamblea Mundial de la Salud en su resolución WHA51.11, consistente en eliminar el tracoma como problema de salud pública.1 Especialmente importante será la plena participación de sectores relacionados con el agua, el saneamiento y el desarrollo socioeconómico.

Respuesta de la OMS

En 1993 la OMS adoptó la estrategia SAFE. Su mandato consiste en ejercer el liderazgo y coordinar los esfuerzos internacionales orientados a eliminar el tracoma como problema de salud pública, y en informar sobre los progresos realizados hacia la consecución de este objetivo.

En 1996 la OMS puso en marcha la Alianza de la OMS para la Eliminación Mundial del Tracoma para 2020 (GET 2020). GET 2020 es una alianza que apoya a los Estados miembros en la aplicación de la estrategia SAFE y el fortalecimiento de la capacidad nacional mediante estudios epidemiológicos, el seguimiento, la vigilancia de la enfermedad, el examen de proyectos y la movilización de recursos.


1 La eliminación del tracoma como problema de salud pública se define como:
1) una prevalencia de triquiasis tracomatosa de menos del 0,2% en adultos mayores de 15 años (aproximadamente 1 caso por 1000 personas); y 2) una prevalencia de inflamación folicular tracomatosa de menos del 5% en niños de 1 a 9 años.