Centro de prensa

Enfermedades transmitidas por vectores


Esquistosomiasis

La esquistosomiasis es una enfermedad parasitaria crónica causada por duelas sanguíneas (gusanos trematodos).

Las personas resultan infectadas cuando las formas larvarias del parásito, liberado por caracoles de agua dulce, penetran en la piel que entra en contacto con agua infestada.

En el organismo, las larvas se desarrollan hasta convertirse en esquistosomas adultos. Los gusanos adultos viven en los vasos sanguíneos, en los que las hembras depositan sus huevos. Algunos de los huevos salen del cuerpo con las heces o la orina para continuar el ciclo vital del parásito. Otros quedan atrapados en los tejidos y provocan una reacción del sistema inmunitario y daños progresivos a los órganos y los vasos sanguíneos.

En 2012, más de 42,1 millones de personas recibieron tratamiento contra la esquistosomiasis.

La enfermedad es prevalente en 78 países de zonas tropicales y subtropicales, mayoritariamente de África. Las personas están en riesgo de infección debido a actividades agrícolas, domésticas y recreativas que las exponen al contacto con agua infestada.

Los síntomas de la esquistosomiasis se deben a la reacción del organismo ante los huevos de los gusanos, y no por los huevos en sí mismos.

La esquistosomiasis intestinal puede provocar dolor abdominal, diarrea, sangre en las deposiciones, agrandamiento del hígado y el bazo, derrame peritoneal e hipertensión portal.

La esquistosomiasis urogenital provoca hematuria, lesiones y fibrosis en la vejiga, el uréter y los genitales, lesiones renales y, en ocasiones, cáncer de vejiga. También puede causar infertilidad.

En los niños, la esquistosomiasis puede provocar anemia y retraso del crecimiento, y reducir así sus aptitudes de aprendizaje.

El control de la esquistosomiasis se basa en el tratamiento periódico a gran escala de los grupos de población en riesgo, la ampliación del acceso al agua apta para el consumo, los servicios de saneamiento mejorados, la educación en materia de higiene y el control de los caracoles.

Compartir