Centro de prensa

Enfermedades transmitidas por vectores


Encefalitis japonesa

El virus de la encefalitis japonesa se transmite a las personas a través del mosquito Culex.

Se estima que, anualmente, la encefalitis japonesa provoca unos 50 000 casos y 10 000 defunciones, la mayoría de ellas en menores de cinco años.

Es prevalente en Asia, desde las islas del Pacífico occidental hasta la frontera del Pakistán, y desde Corea hasta Papua Nueva Guinea.

La mayor parte de las infecciones en el ser humano son asintomáticas o solo se manifiestan a través de síntomas leves. Sin embargo, un pequeño porcentaje de personas infectadas padecen encefalitis, con síntomas tales como cefaleas repentinas, fiebre elevada, desorientación, coma, temblores y convulsiones. Una cuarta parte de los casos graves pueden ser mortales, y el 30% de los supervivientes de la infección grave sufren daños permanentes del sistema nervioso central.

El virus de la encefalitis japonesa se transmite principalmente en zonas agrícolas rurales, en particular en proximidades de campos de arroz anegados, pero puede transmitirse también cerca de centros urbanos. En las zonas templadas de Asia, la transmisión del virus es estacional.

El virus se transmite entre mosquitos, en particular Culex tritaeniorhynchus, y animales, especialmente cerdos y aves acuáticas. Las personas son receptores incidentales o “destinatarios finales”, dado que generalmente no presentan en la sangre concentraciones del virus suficientemente elevadas para infectar a los mosquitos que las piquen.

No existe ningún tratamiento específico para la enfermedad; la atención de sostén y el tratamiento de las complicaciones pueden proporcionar algún alivio.

La vacuna contra la encefalitis japonesa es la medida de prevención más eficaz contra la enfermedad.

Compartir