Centro de prensa

Enfermedades transmitidas por vectores


Filariasis linfática

La filariasis linfática, conocida generalmente como elefantiasis, se transmite a través de mosquitos que depositan parásitos filiformes en el ser humano.

La filariasis linfática es transmitida por diferentes tipos de mosquitos, por ejemplo, Culexgeneralizado en las zonas urbanas y semiurbanas; Anopheles, principalmente en zonas rurales; y Aedes, mayormente en las islas del Pacífico y partes de Filipinas. Hay tres tipos de parásitos causantes de la enfermedad (Wuchereria bancrofti, que provoca el 90% de los casos, Brugia malayi y B. timori).

Los parásitos (gusanos microscópicos) se alojan en el sistema linfático y alteran el sistema inmunitario. Los parásitos viven de 6 a 8 años, y durante ese tiempo producen millones de microfilarias (pequeñas larvas) que circulan en la sangre.

Más de 120 millones de personas padecen filariasis linfática, y unos 40 millones de ellas están desfiguradas e incapacitadas por la enfermedad. La filariasis linfática afecta a más de 25 millones de hombres con afectación genital y a más de 15 millones de personas con linfedema.

La mayoría de las infecciones son asintomáticas, pero provocan daños silentes en el sistema linfático y los riñones, así como en el sistema inmunitario. El linfedema crónico (inflamación tisular) suele acompañarse de episodios agudos de inflamación local en la piel, así como en los ganglios y vasos linfáticos.

Aproximadamente un 65% de las personas infectadas viven en la Región de Asia Sudoriental de la OMS, un 30% en la Región de África y las demás en otras zonas tropicales.

El tratamiento recomendado para eliminar los parásitos del torrente sanguíneo es una dosis única de albendazol, administrada junto con dietilcarbamacina o ivermectina. La interrupción de la transmisión se podría lograr si al menos un 65% de la población en riesgo se tratara durante cinco años.

Compartir