Centro de prensa

El Codex adopta más de 20 normas alimentarias

Nuevas directrices sobre complementos vitamínicos y creación de grupo de trabajo sobre la resistencia a los antimicrobianos

Nota para los medios de información conjunto OMS/FAO/17

Un anciano compra vitaminas
Corbis
Las nuevas directrices adoptadas mejorarán la información del público sobre complementos vitamínicos y minerales

La Comisión del Codex Alimentarius (CAC) adoptó en su reunión anual más de 20 normas alimentarias destinadas a proteger la salud del consumidor y promover reglas más justas en el comercio mundial de alimentos, según anunció la FAO.

Entre las normas destacan las directrices sobre los complementos de vitaminas y minerales y un código de prácticas para minimizar y frenar la resistencia a los antimicrobianos.

Unos 120 países estuvieron representados en el período de sesiones de este año del Codex, además de la Comunidad Europea. El Codex es una comisión que fija las normas internacionales sobre los alimentos, instituido por la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cuenta con 172 miembros.

Complementos de vitaminas y minerales

La adopción de directrices sobre los complementos de vitaminas y minerales fue una de las primeras decisiones tomadas este año por la Comisión. En ellas se establece que el etiquetado debe ofrecer información sobre los niveles máximos de consumo de los complementos, de modo que éstos puedan ser utilizados de una forma segura y efectiva.

Según la OMS, las directrices permiten aprovechar mejor los efectos beneficiosos para la salud de las vitaminas y los minerales.

La nueva normativa promueve la elección de una dieta equilibrada que contenga la cantidad suficiente de vitaminas y minerales. Los complementos solo deberían usarse en los casos en los alimentos no proporcionen la cantidad adecuada de estos componentes.

Resistencia a los antimicrobianos

El Codex acordó en forma provisional la creación de un grupo de trabajo para tratar la cuestión de la resistencia a los antimicrobianos. La decisión formal sobre la cuestión deberá tomarse el año próximo.

La OMS, la FAO y la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) han desarrollado directrices en las que se aconseja un uso moderado de antimicrobianos en las enfermedades humanas y la producción animal. El grupo de trabajo será el encargado de aplicar estas medidas para garantizar la inocuidad de los alimentos.

La resistencia antimicrobiana ha sido tema de debate durante años sin que se alcanzara un consenso, lo que requiere la colaboración de diferentes sectores: sanidad y producción animal, salud humana y la industria farmacéutico. El nuevo grupo de trabajo tratará de reunir a todos los sectores implicados y plantear una solución global a un problema que cada vez adquiere mayor envergadura.

La resistencia a los antimicrobianos, como los antibióticos, es una amenaza creciente para la salud pública cuyo origen se encuentra en diversos factores. Entre ellos figura el uso inadecuado de antibióticos por parte de la población y su empleo en los animales destinados al consumo humano, ya sea para tratar enfermedades o para acelerar su crecimiento. El uso de antimicrobianos como pesticidas es otro factor que hace aumentar la resistencia.

Los microorganismos resistentes que se desarrollan en el ganado se pueden transmitir al hombre a través de los alimentos contaminados. Por ejemplo, cada vez son más frecuentes las cepas resistentes de salmonela y otros microorganismos de los alimentos. Este hecho limita las posibilidades de un tratamiento eficaz a las personas que resultan infectadas, lo que en algunos casos puede provocar la muerte.

En otro orden de cosas, en la reunión de este año se decidió dividir el Comité del Codex para los Aditivos alimentarios y Contaminantes en dos comités separados a partir del comienzo de 2007, con el objetivo de lograr una mayor eficacia en sus respectivos sectores.

No se plantean normas para el queso parmesano

Los participantes en la reunión del Codex no alcanzaron un consenso en la cuestión de los derechos de propiedad intelectual sobre la composición y etiquetado del queso parmesano. La Comisión decidió dejar la decisión en suspenso para permitir a las partes implicadas continuar sus negociaciones. Por el momento no se ha fijado una fecha en la cual la Comisión deba volver a examinar la cuestión.

En referencia a la reunión del Codex, que se desarrolló del 4 al 9 de julio en Roma, el Dr. Stuart Slorach, presidente saliente de la Comisión, aseguró que "se ha tratado de un encuentro extremadamente productivo. A pesar de tan solo ha pasado un año desde la última reunión, hemos adoptado más de 20 nuevas normas, que utilizadas de forma apropiada, protegerán mejor la salud del consumidor y mejorarán su confianza en los productos que adquiere. Además, hemos dado pasos importantes para implicar a otras organizaciones en la elaboración de estas normas y hacer más eficiente la estructura del Codex".

En su 28º periodo anual de sesiones, la Comisión del Codex eligió su primer presidente procedente de un país africano: el Dr. Claude Mosha, de Tanzania, que ocupará el cargo durante un año, con la posibilidad de renovar su mandato por un segundo año.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Mr Gregory Hartl
Asesor de Comunicación, Desarrollo Sostenible y Ambientes Saludables
OMS/Ginebra
Teléfono: +41 22 791 4458
Teléfono móvil: +41 79 203 6715
Fax: +41 22 791 4725
e-mail: hartlg@who.int

Mr John Riddle
Teléfono: +39 348 257 2921
e-mail: john.riddle@fao.org

Cristiana Salvi
Oficial de información
Teléfono: +39 348 019 2305
e-mail: csa@ecr.euro.who.int