Centro de prensa

Actualización sobre la circuncisión masculina: Los ensayos clínicos en curso son fundamentales para validar datos sobre la conexión entre la circuncisión masculina y la protección contra la infección por VIH

Mientras prosiguen las pruebas, los organismos de las Naciones Unidas procuran conseguir que las prácticas actuales de circuncisión masculina sean seguras

Nota para los medios informativos conjunto OMS/ONUSIDA/UNICEF/UNFPA/BM

En junio de 2006, tras un examen provisional, los Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU. señalaron que era necesario proseguir dos pruebas en curso en Uganda y Kenya en las cuales se examina la conexión entre la circuncisión masculina y el riesgo de infección por VIH en hombres. Su finalización está programada, respectivamente, para julio de 2007 y septiembre de 2007. Los datos procedentes de esos estudios serán importantes para validar los resultados notificados en julio de 2005 sobre la prueba de intervención en Orange Farm, Sudáfrica, financiada por la Agencia nacional francesa de investigaciones sobre el SIDA (ANRS), que revelaron una reducción del 60% o más del riesgo de contraer infección por VIH entre hombres circuncisos.

La Data and Safety Monitoring Board (DSMB) examinó en junio de 2006 datos provisionales de las pruebas en curso en Uganda y Kenya y recomendó que prosiguieran los estudios porque aún no había suficientes datos para sacar conclusiones firmes. La DSMB propuso además que en el transcurso del próximo año se realizara otro análisis provisional de los datos procedentes de esos dos estudios.

«Los resultados de las dos pruebas en curso ayudarán a aclarar la relación entre la circuncisión masculina y el riesgo de infección por VIH en diferentes contextos, lo que es fundamental para determinar la reproducibilidad y la aplicación de los resultados de Orange Farm», observó el Dr. Kevin De Cock, Director del Departamento de VIH/SIDA de la OMS. «Mientras aguardamos esos importantes resultados, los asociados de las Naciones Unidas y otros están tratando de proporcionar orientación y apoyo coordinados a los países para contribuir a mejorar la seguridad de las prácticas actuales de circuncisión masculina.»

En Uganda se está realizando otra prueba, coordinada por investigadores de la Johns Hopkins University, destinada a evaluar las repercusiones de la circuncisión masculina en el riesgo de transmisión de VIH a las compañeras; se esperan resultados para finales de 2007. El efecto de la circuncisión masculina en la reducción del riesgo de transmisión de VIH entre hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres se ha estudiado, pero no se ha sometido a prueba.

Actividades de orientación y apoyo en marcha

La OMS, el FNUAP, el UNICEF y la Secretaría del ONUSIDA recalcan que no han cambiado de posición normativa y en la actualidad no recomiendan la promoción de la circuncisión masculina para prevenir la infección por VIH. Sin embargo, las Naciones Unidas reconocen la importancia de prever un posible aumento de la demanda de circuncisión en caso de que las pruebas confirmen su efecto protector, y de prepararse para ello. Según un modelo matemático reciente basado en la hipótesis según la cual la transmisión de VIH entre los hombres circuncisos sería un 60% menor, si este nivel de protección se confirma y si la circuncisión masculina se practicara extensamente, el número de infecciones y defunciones asociadas al VIH podría reducirse considerablemente en el África subsahariana en el transcurso de 20 años.

Los países que están considerando la posibilidad de mejorar la seguridad de los servicios actuales deberán velar por que quienes realicen circuncisiones masculinas sean profesionales debidamente capacitados, utilicen equipo adecuado en entornos higiénicos, sigan de cerca al operado y le presten atención posoperatoria. Los países deben conseguir que el procedimiento se practique en condiciones de consentimiento fundamentado, confidencialidad y asesoramiento adaptado al individuo, e insistir en la necesidad continua de medidas múltiples de prevención de la infección por VIH.

«Aunque haya más pruebas que demuestren un menor riesgo de infección por VIH entre los hombres circuncisos, la circuncisión masculina no protegerá completamente de esa infección», afirma Catherine Hankins, Asesora Científica Principal del ONUSIDA. «Los hombres circuncisos pueden contraer VIH y transmitirlo a sus parejas. Si se demuestra la eficacia de la circuncisión masculina, ésta se debe considerar como un solo elemento de un conjunto integral de medidas de prevención de la infección por VIH entre las cuales figuran las siguientes: uso correcto y sistemático de condones, reducción del número de parejas sexuales, retraso del inicio de las relaciones sexuales y asesoramiento y pruebas confidenciales voluntarias de detección de VIH para conocer el propio estado serológico. Así como la combinación de tratamientos es más eficaz que la sola farmacoterapia para las personas con VIH, la combinación de medidas de prevención es más eficaz que la adopción de un único método de prevención de la infección por VIH.»

Desde la notificación de los resultados del estudio de Orange Farm, la Secretaría del ONUSIDA, la OMS, el FNUAP, el UNICEF, el Banco Mundial y otros asociados colaboran en la preparación de una diversidad de documentos de orientación y materiales prácticos destinados a países o instituciones que decidan mejorar la seguridad de los servicios de circuncisión masculina y/o aumentar la escala de éstos en el presente o el futuro.

El plan de trabajo de las Naciones Unidas sobre la circuncisión masculina, establecido con apoyo financiero de los Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU., la Secretaría del ONUSIDA, la ANRS y la Fundación Bill y Melinda Gates, comprende el desarrollo de asesoramiento técnico y de metodologías de encuesta que puedan ayudar a los países a determinar sus necesidades y su capacidad para mejorar los servicios y seguir de cerca la aplicación de medidas y los cambios de comportamiento sexual. Como parte del plan de las Naciones Unidas se están organizando varias reuniones entre interesados directos de los países a fin de ayudar a estos últimos a evaluar la situación actual en materia de circuncisión masculina, incluidos los aspectos de derechos humanos, éticos y culturales, evaluar la capacidad clínica y determinar las lagunas de conocimientos.

Mientras este programa y la labor normativa siguen su curso, algunos países con alta prevalencia de infección por VIH ya están tratando de mejorar la seguridad de las prácticas actuales de circuncisión masculina y algunos de ellos están considerando la posibilidad de ofrecer la circuncisión masculina en un marco de prevención de la infección por VIH, y examinando la manera de hacerlo. Los organismos de las Naciones Unidas recalcan que los resultados finales de las pruebas en curso serán esenciales a fin de determinar la eficacia de la circuncisión para prevenir la infección por VIH en hombres de diferentes entornos sociales y culturales. Una vez anunciados y examinados los resultados de estas pruebas en 2007, la OMS, la Secretaría del ONUSIDA y sus asociados definirán políticas específicas y recomendaciones programáticas.

Para más información puede ponerse en contacto con:

OMS
Anne Winter
Teléfono: +41 79 440 6011
E-mail: wintera@who.int

Cathy Bartley
Teléfono: +44 7958 561 671
E-mail: cathy.bartley@ukonline.co.uk

Iqbal Nandra
Teléfono: +41 22 791 5589
Teléfono móvil: +41 79 509 0622
E-mail: nandrai@who.int

Tunga Namjilsuren
Teléfono: +41 22 791 1073
E-mail: namjilsurent@who.int

ONUSIDA
Sophie Barton-Knott
Teléfono: +41 22 791 1697
Teléfono móvil: +41 79 472 7917
E-mail: bartonknotts@unaids.org

UNICEF
Gerrit Beger
Teléfono: +1 212 326 7116
Teléfono móvil: +1 646 764 0200
E-mail: gbeger@unicef.org

FNUAP
Patricia Leidl
Teléfono: +1 212 297 5088
Teléfono móvil: +1 917 535 9508
E-mail: leidl@unfpa.org

Banco Mundial
Phil Hay
Teléfono: +1 202 473 1796
Teléfono móvil: +1 202 409 2909
E-mail: phay@worldbank.org

Compartir