Centro de prensa

la OMS coordina la respuesta a los brotes de meningitis en cuatro países africanos

Transcurridos dos meses de estación seca en el "cinturón africano de la meningitis", cuatro países (Burkina Faso, República Democrática del Congo, Sudán y Uganda) han notificado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) 15 595 casos de meningitis, de los cuales 1670 han sido mortales. Dos de esos países (República Democrática del Congo y Uganda) se encuentran en el extremo meridional del "cinturón de la meningitis", que se extiende desde el Senegal al oeste hasta Etiopía al este y en el que viven unos 300 millones de personas. Las muestras obtenidas revelan que los casos son debidos a Neisseria meningitidis del serogrupo A, el serogrupo más frecuente en África.

En varias zonas del norte de Uganda se han notificado 2961 casos (105 mortales). La campaña de vacunación se ha terminado en algunas zonas, pero continúa en otras. La OMS y Médecins sans Frontières (MSF) están colaborando en la contención del brote. Se han notificado 6946 casos (430 mortales) en nueve de los diez estados del Sudán meridional, 4958 (432 mortales) en Burkina Faso y 730 (84 mortales) en la República Democrática del Congo.

El Grupo internacional de coordinación (GIC)* del suministro de vacunas para el control de la meningitis epidémica ha distribuido ya 1,1 millones de dosis para hacer frente al brote en el Sudán meridional, y está preparado para proporcionar más dosis si fuera necesario. Las campañas de vacunación masiva organizadas por las autoridades nacionales, la OMS, MSF, International Medical Services y otras ONG presentes en la zona, y apoyadas por el UNICEF, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, de las Naciones Unidas (OCAH) y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea (ECHO) han estado dirigidas a una población de aproximadamente 1,5 millones de personas de los distritos afectados. En las zonas afectadas hay gran número de repatriados y de poblaciones desplazadas que viven en zonas de difícil acceso y asentamientos dispersos.

En Burkina Faso, donde el GIC ha distribuido ya 530 000 dosis, se están realizando campañas de vacunación. La OMS está presente sobre el terreno en todos los países afectados, prestando asistencia en las medidas de vigilancia y control. La OMS y sus asociados han proporcionado medicamentos para el tratamiento de los casos, suministros de emergencia para la investigación del brote, y orientación técnica para su control y tratamiento.

En el "cinturón africano de la meningitis" el control de las epidemias se basa en la intensificación de la vigilancia epidemiológica y el tratamiento rápido de los casos con cloranfenicol oleoso (el antibiótico de referencia). Al mismo tiempo, la OMS y sus asociados recomiendan la realización de campañas de vacunación masiva dirigidas a los grupos con mayor riesgo, que generalmente son las personas de 2 a 30 años. Debe procederse a la vacunación en todo distrito que se encuentre en fase epidémica, así como en los distritos adyacentes que estén en fase de alerta. Se calcula que una campaña de inmunización masiva puesta en marcha rápidamente puede prevenir un 70% de los casos.

Para esta temporada, el GIC ha dispuesto de una reserva de emergencia de aproximadamente 8 millones de dosis de vacuna. Quedan disponibles 5,5 millones de dosis. A pesar del temor a una escasez de vacunas, la OMS calcula que en el mercado todavía quedan unos 15 millones de dosis que los países podrían comprar. Además, para poder hacer frente rápidamente a una posible escasez de vacunas, la OMS ha decidido evaluar la capacidad de producción de los fabricantes de vacunas de polisacáridos en todo el mundo. Se ha concluido que el fabricante Bio-Manguinhos (Brasil) es la alternativa más sólida y rápida para aumentar el suministro de la vacuna a corto y medio plazo. En asociación con el Instituto Finlay de Cuba, Bio-Manguinhos está colaborando con la OMS para asegurar el suministro de hasta 10 millones de dosis de vacuna antimeningocócica bivalente AC para la próxima temporada epidémica.

Información general sobre la meningitis

La meningitis es una infección de las meninges, es decir, las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Hay varias bacterias diferentes que pueden causar meningitis. N. meningitidis es una de las más importantes porque puede ocasionar grandes epidemias. La enfermedad meningocócica se describió por vez primera en 1805, cuando un brote asoló Ginebra (Suiza).

Estas bacterias se transmiten de una persona a otra a través de pequeñas gotas de secreciones respiratorias o faríngeas. El contacto cercano y prolongado −besos, estornudos y tos, dormitorios comunes (militares, estudiantes), uso compartido de cubiertos y vasos, etc.− facilitan la propagación de la enfermedad. El periodo de incubación oscila entre 2 y 10 días (4 días por término medio). N. meningitidis sólo infecta al ser humano; no hay reservorios animales.

Los síntomas más frecuentes son rigidez de la nuca, fiebre elevada, sensibilidad a la luz, confusión, cefaleas y vómitos. Incluso cuando se diagnostica tempranamente y se instaura el tratamiento adecuado, un 5 a 10% de los pacientes fallecen, generalmente en las 24 a 48 h siguientes a la aparición de los síntomas. La enfermedad meningocócica es potencialmente mortal y debe considerarse como una urgencia médica. En el tratamiento se puede utilizar una amplia gama de antibióticos.

La mayor carga de enfermedad meningocócica se registra en el África subsahariana, en el llamado "cinturón de la meningitis". Esta zona hiperendémica se caracteriza por su clima y hábitos sociales peculiares. Durante la estación seca, entre diciembre y junio, los vientos cargados de polvo y las infecciones respiratorias debidas al frío nocturno reducen la inmunidad local faríngea, aumentando el riesgo de meningitis. La transmisión de N. meningitidis se ve facilitada por el hacinamiento familiar y los grandes desplazamientos de población con motivo de peregrinaciones y mercados regionales tradicionales.

La OMS propugna una estrategia de doble vertiente: la preparación y la respuesta frente a las epidemias. La preparación se centra en la vigilancia, desde la detección e investigación de los casos hasta la confirmación mediante pruebas de laboratorio. La respuesta a las epidemias consta del tratamiento rápido y apropiado de los casos y la vacunación masiva a tiempo.

Para 2010 se espera disponer de una vacuna conjugada mejorada y asequible que proporcione una protección más duradera y permita la inmunización preventiva. La OMS apoya el desarrollo de esa vacuna a través del Proyecto de vacuna contra la meningitis (alianza entre el Programa de Tecnología Sanitaria Apropiada −PATH− y la OMS).


*Tras los grandes brotes registrados en África en 1995-96, la OMS tuvo una intervención decisiva en la creación del Grupo internacional de coordinación (GIC) del suministro de vacunas para el control de la meningitis epidémica, cuya función consiste en asegurar un acceso rápido e igualitario a las vacunas y al material de inyección, así como en racionalizar su uso cuando las reservas sean insuficientes. En el GIC participan la OMS, el UNICEF, MSF y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Si desea más información puede ponerse en contacto con:

Dr Eric Bertherat
Medical Officer
WHO, Geneva
Tel.: +41 22 791 46 08
E-mail: bertherate@who.int

Fadéla Chaib
Communications Officer
WHO, Geneva
Tel.: +41 22 791 32 28
Mobile: +41 79 475 55 56
E-mail: chaibf@who.int

Media line
Tel.: +41 22 791 2222
E-mail: mediainquiries@who.int

Compartir