Centro de prensa

Foro mundial para mejorar el acceso a los dispositivos médicos en los países en desarrollo

Nota para los medios de información

Más de 350 expertos en salud de reconocido prestigio de más de cien países se reúnen hoy en un foro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebrado en Bangkok, Tailandia, para examinar la evidencia más reciente con vistas a determinar la manera de mejorar el acceso de los países en desarrollo a dispositivos médicos que salvan vidas.

"La industria de los dispositivos médicos alberga grandes promesas para la salud pública, promesas a veces espectaculares, a veces atractivas", ha dicho la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. "Funcionarios de salud y gerentes de hospitales de todos los países, con independencia del nivel de desarrollo, necesitan asesoramiento al respecto. También hemos organizado este foro porque los efectos beneficiosos de los dispositivos médicos, si bien incuestionables, están distribuidos de forma desigual e injusta."

Tipos de dispositivos médicos

Actualmente hay en el mercado unos 10 500 tipos distintos de dispositivos médicos, desde equipos diagnósticos y terapéuticos de alta tecnología y elevado costo, como aceleradores lineales para tratar el cáncer, hasta estetoscopios y otras tecnologías básicas para la atención que dispensan los médicos y enfermeras en su quehacer diario. También incluyen objetos que mejoran la vida de millones de personas, como sillas de ruedas, audífonos, anteojos, marcapasos y prótesis. Un nuevo estudio de la OMS, Medical devices: managing the mismatch, y una encuesta en curso que ha cartografiado hasta ahora el uso de dispositivos médicos en 140 países revelan que son demasiadas las personas que no se benefician aún de ellos.

Problemas de acceso a los dispositivos médicos

Los ingresos reportados por la venta de dispositivos médicos a nivel mundial en 2008 se estiman en alrededor de US$ 210 000 millones. Cuatro quintas partes de esos ingresos corresponden a ventas realizadas en las Américas y en Europa. La encuesta en curso de la OMS muestra que la disponibilidad de escáneres de tomografía computadorizada (TC) es como promedio de un aparato por 64 900 personas en los países de ingresos altos, pero de uno por 3,5 millones de personas en los países de ingresos bajos. Hasta hora, diez países han notificado a la OMS que no disponen de ninguna unidad de radioterapia, lo que priva a casi 100 millones de personas de acceso al tratamiento del cáncer.

Uno de los problemas guarda relación con la asequibilidad. A nivel mundial, el gasto público anual en salud se sitúa entre una cifra bastante superior a US$ 7000 dólares por persona y menos de US$ 10. Los bajos niveles de gasto en salud en general entrañan un nivel igualmente bajo de gasto en dispositivos médicos. Eso determina a su vez una inversión insuficiente en todo tipo de dispositivos médicos: en algunos países, la escasez de agujas, jeringuillas y equipos de esterilización hace que hasta un 40% de las inyecciones sean inseguras.

Un segundo problema es que la mayoría de los equipos médicos utilizados en los entornos con pocos recursos son importados o donados por los países industrializados, y muchos de esos dispositivos no funcionan correctamente.

Un tercer problema es la falta de capacidad. En muchas zonas no es posible explotar al máximo los dispositivos debido a la irregularidad del suministro eléctrico, la dudosa calidad del agua, la falta de personal sanitario, la limitada capacidad de formación, las dificultades para conseguir piezas de repuesto o el mal mantenimiento.

Un cuarto problema es la falta de un sistema de denominación único, de procedimientos de regulación armonizados y de dispositivos médicos normalizados a nivel mundial. Y todo ello se ve agravado a menudo por la escasa eficacia de la gestión de los dispositivos médicos por parte de las autoridades y en los centros de salud.

El quinto problema radica en la necesidad de procurar aprovechar al máximo las posibilidades de mejora de la salud pública que brindan estos dispositivos. Eso significa aumentar el acceso a los dispositivos médicos requeridos para dispensar servicios básicos: equipos de transfusión sanguínea para evitar que las mujeres sufran complicaciones en el parto, equipos de anestesia, suministros de oxígeno y material quirúrgico básico. Y eso significa también afrontar nuevos retos de salud pública, en particular el aumento constante de enfermedades crónicas como las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer y la diabetes, y suministrar dispositivos médicos que permiten a los pacientes autocontrolar su salud.

Efecto en la salud pública

Para tener efecto en la salud pública, los dispositivos deben ser seguros, asequibles, accesibles y apropiados. El nuevo estudio destaca las ventajas de las tecnologías que usan fuentes de energía alternativas, que son resistentes al calor, la humedad y el polvo, que alivian la carga de trabajo, que requieren poco mantenimiento, y que pueden ser manejadas, sin riesgo para la seguridad del paciente, por personal con escasa formación especializada, como por ejemplo simples glucómetros y tiras reactivas para diabéticos que funcionen bien incluso en viviendas con problemas de calor y humedad.

La reunión se centrará resueltamente en la mejora de la evaluación de las necesidades y la ampliación del acceso a dispositivos prioritarios, sobre todo en los entornos de bajos recursos. Se intentará acordar un conjunto de medidas a recomendar para mejorar la disponibilidad, accesibilidad, idoneidad y seguridad de los productos, y elaborar una recopilación de las prácticas óptimas, los recursos, los instrumentos y las directrices disponibles para integrar los dispositivos médicos en los planes nacionales de salud, así como de medidas de regulación y de vigilancia del cumplimiento.

Para más información, pueden ponerse en contacto con:

Deirdre Dimancesco
Technical Officer
WHO Geneva
Telephone: +41 79 476 7132
E-mail: dimancescod@who.int

Sarah Russell
Communications Officer
WHO Geneva
Telephone: +41 79 598 6823
E-mail: russellsa@who.int

Compartir