Centro de prensa

Las personas con enfermedades respiratorias son más vulnerables a los efectos de la ceniza, informa la OMS

Nota para los medios de información

La nube de cenizas generada por la erupción volcánica en Islandia contiene partículas finas que son semejantes a las emitidas por otras fuentes de materia particulada. Pero mientras las cenizas permanezcan en la parte alta de la atmósfera no es probable que aumente el riesgo de efectos sobre la salud, según informa la Organización Mundial de la Salud.

«La materia particulada se clasifica según su tamaño. Las partículas pequeñas de menos de 10 micras de diámetro son más peligrosas porque pueden penetrar más profundamente en los pulmones», explica la doctora Maria Neira, directora del Departamento de Salud Publica y Medio Ambiente de la OMS.

El análisis de las cenizas ha revelado que, hasta ahora, aproximadamente un 25% de las partículas tienen menos de 10 micras de diámetro.

Las personas aquejadas de enfermedades respiratorias como asma bronquial, enfisema o bronquitis pueden ser más vulnerables a la irritación de las vías respiratorias si las cenizas están presentes en concentraciones elevadas en la parte baja de la atmósfera.

«Como la concentración de cenizas puede variar de un país a otro por efecto de los vientos y la temperatura del aire, aconsejamos prestar atención a los avisos de las autoridades sanitarias locales para conocer la mejor orientación en cada circunstancia particular», agrega la doctora Neira. «Si las personas están a la intemperie y sienten irritación de la garganta y los pulmones, rinorrea o escozor ocular, deben volver al interior de la casa y limitar sus actividades al aire libre.»

Si llegara a producirse un aumento de la contaminación atmosférica, se aconseja tomar las precauciones normales; por ejemplo, las personas que padecen asma y presentan síntomas respiratorios deben abstenerse de realizar ejercicios agotadores los días en que la contaminación es elevada.

La OMS informa que seguirá en contacto con los expertos que están vigilando la calidad del aire en la región afectada, y aconseja a las personas que sigan las orientaciones más recientes proporcionadas por las autoridades sanitarias locales.

Para más información pueden ponerse en contacto con:

Nada Osseiran
Oficial de comunicaciones
OMS, Ginebra
Teléfono: +41 22 791 4475
Móvil: +41 79 445 1624
Correo electrónico: osseirann@who.int

Dan Epstein
Responsable de información
OMS, Ginebra
Móvil: +41 79 476 7027
Correo electrónico: epsteinda@who.int

Christy Feig
Directora del Departamento de Comunicaciones
OMS, Ginebra
Teléfono: +41 22 791 3075
Móvil: +41 79 251 7055
Correo electrónico: feigc@who.int

Compartir