Centro de prensa

La OMS aconseja actuar urgentemente contra la propagación de la gonorrea resistente a los antibióticos

Nota para los medios de información

Millones de personas aquejadas de gonorrea podrían quedarse sin opciones de tratamiento a menos que se adopten medidas sanitarias urgentes, informa la Organización Mundial de la Salud (OMS). A día de hoy, varios países —como Australia, Francia, el Japón, Noruega, el Reino Unido y Suecia— han notificado casos de resistencia de esta infección a las cefalosporinas, la clase de antibióticos que representa la última opción contra la gonorrea. Se calcula que, en un año determinado, unos 106 millones de personas contraen la gonorrea, que se transmite por la vía sexual.

Una elevada incidencia de infecciones

«La gonorrea se está convirtiendo en un grave problema de salud pública debido a la elevada incidencia de infecciones contra las que cada vez hay menos opciones de tratamiento», informa la doctora Manjula Lusti-Narasimhan, del Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas de la OMS. «Los datos reunidos solo muestran la punta del iceberg.»

Si la vigilancia epidemiológica no es adecuada, no conoceremos la magnitud de la gonorrea resistente a los antibióticos, y si la investigación y el desarrollo no se dirigen a obtener nuevos antibióticos, en poco tiempo nos quedaremos sin un tratamiento eficaz para los pacientes aquejados de esta infección.

Un plan de acción mundial para controlar los efectos de la resistencia

En las nuevas directrices dadas a conocer hoy, la OMS hace un llamado a ejercer una vigilancia más estrecha del uso correcto de los antibióticos y a realizar más investigaciones en torno a otras opciones de tratamiento de las infecciones gonocócicas. El plan de acción mundial de la OMS para controlar la propagación y los efectos de la resistencia de Neisseria gonorrhoeae a los antibióticos también recomienda aumentar la vigilancia y notificación de las cepas farmacorresistentes, así como mejorar la prevención, el diagnóstico y el control de las infecciones causadas por esta bacteria.

La gonorrea es una de las cuatro infecciones de transmisión sexual que pueden curarse (las otras son sífilis, clamidiasis y tricomoniasis), y causa la cuarta parte de los casos 1. Desde el advenimiento de los antibióticos, este microorganismo patógeno ha adquirido resistencia a muchos antibióticos comunes, como la penicilina, las tetraciclinas y las quinolonas.

«Nos tienen muy preocupados los informes recientes sobre casos de fracaso del tratamiento con la última opción eficaz, las cefalosporinas, pues no se están obteniendo nuevos medicamentos», acota la doctora Lusti-Narasimhan. «Si la gonorrea acaba por volverse intratable, las consecuencias sanitarias serán graves.»

Acceso irrestricto a los antibióticos

La resistencia a los antibióticos es consecuencia del acceso irrestricto a estos fármacos, de su uso excesivo y, a veces, del empleo de antibióticos de mala calidad; también intervienen en la aparición del fenómeno ciertas mutaciones genéticas del microorganismo patógeno. Por si fuera poco, las cepas de gonococo conservan la resistencia de carácter genético que han adquirido a antibióticos usados con anterioridad, aunque estos ya no se utilicen. Se desconoce la magnitud de la resistencia a escala mundial porque en muchos países no hay datos fiables acerca de la gonorrea ni se realizan suficientes investigaciones.

Diversas afecciones a hombres y mujeres

La gonorrea que se deja sin tratar puede causar diversas afecciones a hombres y mujeres, pero también a los recién nacidos, a saber:

  • infección de la uretra, el cuello uterino o el recto;
  • esterilidad tanto masculina como femenina;
  • un aumento considerable del riesgo de infectarse con el VIH y transmitirlo;
  • embarazo ectópico, aborto espontáneo, mortinatos y partos prematuros;
  • en un 30 a 50% de los bebés nacidos de mujeres que padecen gonorrea sin tratar se producen graves infecciones oculares que pueden desembocar en la ceguera.

La gonorrea se puede prevenir mediante la práctica de relaciones sexuales seguras. La detección temprana y el tratamiento oportuno, con inclusión de los compañeros sexuales, son esenciales para controlar las infecciones de transmisión sexual.

Para obtener más información:

Tarik Jasarevic,
Responsable de Comunicación, OMS
Celular: +41 793 676 214
E-mail: jasarevict@who.int


1 Entre las infecciones de transmisión sexual que son evitables se incluyen la sífilis, la gonorrea, clamidia y tricomoniasis.

Compartir