Centro de prensa

Los gobiernos acuerdan dar más relieve a las personas con discapacidad en las estrategias de desarrollo

Nota para los medios de información

La Organización Mundial de la Salud acoge con beneplácito el próximo acuerdo de una reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas que aumentará el acceso a la asistencia sanitaria y los servicios conexos de las personas con discapacidad y propiciará que estas contribuyan al desarrollo sostenible de su comunidad.

Está previsto que el 23 de septiembre los jefes de Estado, con motivo de su primera reunión mundial sobre este tema, recomienden lo siguiente:

  • Incluir a las personas con discapacidad al establecer y llevar a cabo su agenda para el desarrollo después de 2015.
  • Allanar las innumerables barreras con que estas personas tropiezan en la vida cotidiana, como las dificultades para recibir asistencia sanitaria, en particular los servicios de rehabilitación y los dispositivos de ayuda.
  • Impulsar la actuación urgente de todas las partes interesadas, en particular el sector de la salud, para lograr que todas las políticas de desarrollo beneficien a las personas con discapacidad.
  • Mejorar la recopilación y el análisis de los datos sobre discapacidad e idear formas de usarlos más eficazmente para orientar la formulación de políticas y programas.

Mejorar el acceso a la asistencia sanitaria

En el mundo hay alrededor de 1000 millones de personas con discapacidad, y todas ellas tienen las mismas necesidades generales en materia de salud que las personas sin discapacidad, tales como vacunas, detección del cáncer y servicios de salud reproductiva. Pero además pueden tener otras necesidades especiales relacionadas con la discapacidad, como úlceras cutáneas, infecciones de vías urinarias, parálisis y depresión relacionadas con lesiones de la médula espinal. Muchas personas con discapacidad necesitan rehabilitación; por ejemplo, el apoyo para recuperar las fuerzas después de una hospitalización a causa de un coma diabético o la colocación de una prótesis después de la amputación de un miembro.

«Las personas con discapacidad se enfrentan muy a menudo con obstáculos para recibir los servicios de salud y rehabilitación», afirma la doctora Margaret Chan, Directora General de la OMS. «Entre ellas sobresalen el estigma y la discriminación, la falta de medios especiales que les permitan el acceso y la incapacidad de pagar por los servicios. El nuevo acuerdo de las Naciones Unidas puede ayudar a derribar esos obstáculos.»

Hoy en día, las personas con discapacidad indican con una frecuencia dos veces mayor que las aptitudes del personal sanitario y las características de los establecimientos asistenciales no satisfacen sus necesidades. Con una frecuencia tres veces mayor se les niega la asistencia sanitaria, y con una frecuencia cuatro veces mayor son tratadas de mala manera en el sistema sanitario por comparación con quienes no tienen discapacidad.

En todo el mundo, la mitad de las personas con discapacidad no pueden pagar la asistencia sanitaria que necesitan. Tienen un 50% más de probabilidades que las personas sin discapacidad de incurrir en gastos médicos catastróficos que las hunden en la pobreza.

Muchas personas con discapacidad no pueden conseguir los dispositivos de ayuda ni los servicios de rehabilitación conexos que necesitan. Por ejemplo, se calcula que 360 millones de personas padecen pérdida de la audición entre moderada y profunda, pero la producción de audífonos apenas basta para satisfacer un 10 de las necesidades a escala mundial y un 3% de las necesidades en los países en desarrollo; unos 200 millones de personas necesitan anteojos u otros dispositivos contra las deficiencias visuales pero no tienen acceso a ellos. Alrededor de 70 millones de personas necesitan una silla de ruedas, pero solo la consiguen entre un 5 y un 15% de ellas.

En el documento de la reunión de alto nivel se pondrá de relieve la importancia de:

  • Poner al alcance de las personas con discapacidad, sin importar quiénes sean ni dónde vivan, servicios de salud de buena calidad y asequibles.
  • Formular políticas y programas nacionales en materia de discapacidad que atiendan las necesidades de asistencia sanitaria y rehabilitación de las personas con discapacidad, y asignar los recursos apropiados.
  • Mejorar el acopio de datos para conocer mejor estas necesidades asistenciales y de rehabilitación, y vigilar y evaluar los efectos de las políticas y los programas.

La OMS ha venido redoblando sus esfuerzos a tono con el documento y para ello está preparando un plan de acción a siete años para mejorar la salud de las personas con discapacidad. El plan está basado en métodos de comprobada eficacia para mejorar la salud y el bienestar de estas personas.

También se apoya en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y en las recomendaciones formuladas en el Informe mundial sobre la discapacidad de 2011. En estos momentos, el proyecto de plan es objeto de una serie de consultas regionales específicas, incluido un proceso consultivo en línea que terminará el 11 de octubre de 2013. Una vez finalizado, el plan se someterá a la consideración del Consejo Ejecutivo de la OMS en su reunión de enero de 2014, antes de presentarlo a la 67.ª Asamblea Mundial de la Salud en mayo del mismo año.

Contacto para los medios de comunicación:

Gregory Hartl
Coordinador de Comunicaciones, OMS
Teléfono: +41 22 7914458
Móvil: +41 79203 6715
E-mail: hartlg@who.int

Compartir