Centro de prensa

Las muertes por sarampión baten mínimos históricos con los frágiles avances logrados hacia su eliminación mundial

Nota para los medios de comunicación

Las nuevas estimaciones sobre mortalidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que el número anual de muertes por sarampión ha batido mínimos históricos, ya que ha pasado de más de 562000 en 2000 a 122000 en 2012, lo que supone una reducción del 78%. Durante este periodo, se calcula que se han prevenido 13,8 millones de muertes mediante vacunación, y los datos de vigilancia muestran que los casos notificados disminuyeron un 77%, desde los 853 480 hasta los 226 722.

Estos avances han sido posibles gracias a que la cobertura mundial de inmunización sistemática contra el sarampión se ha mantenido en el 84%1 y a que 145 países han introducido una segunda dosis sistemática de la vacuna contra la enfermedad para lograr la inmunidad y prevenir los brotes. Además de la inmunización sistemática, los países vacunaron en 2012 a 145 millones de niños mediante campañas masivas contra el sarampión y han vacunado a más de 1000 millones desde 2000, con el apoyo de la Iniciativa de Lucha contra el Sarampión y la Rubéola.

Avances frágiles

Pese a los impresionantes avances logrados hacia la eliminación del sarampión2 , estos siguen siendo desiguales, ya que algunas poblaciones continúan desprotegidas. El sarampión sigue siendo una amenaza mundial: cinco de las seis regiones de la OMS continúan experimentando grandes brotes, y la Región de las Américas sigue haciendo frente a numerosas importaciones de casos de sarampión. Las Regiones de África, el Mediterráneo Oriental y Europa tienen pocas probabilidades de cumplir a tiempo sus objetivos de eliminación del sarampión. La Región de las Américas ha conseguido eliminar la enfermedad y sigue manteniendo esta situación, mientras que la Región del Pacífico Occidental está acercándose a su objetivo.

La cobertura de vacunación sistemática contra el sarampión es un importante indicador de los progresos hacia el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) 43 debido a su potencial de reducción de la mortalidad infantil, y está ampliamente reconocida como indicador del acceso a los servicios de salud infantil.

Sin una mejor cobertura de inmunización mediante servicios sistemáticos y campañas masivas, seguirá habiendo brotes, lo que socavará los esfuerzos por alcanzar las metas mundiales de eliminación y prevenir muertes adicionales. La capacidad para contener los brotes mediante el aumento de la cobertura sistemática y, cuando sea necesario, la puesta en marcha de campañas de vacunación de alta calidad requiere que los países concedan una alta prioridad a los objetivos de eliminación e inviertan considerables recursos en la mejora de los sistemas de salud.

Grandes brotes de sarampión en 2012, por región de la OMS

Iniciativa de Lucha contra el Sarampión y la Rubéola

La Iniciativa de Lucha contra el Sarampión y la Rubéola, puesta en marcha en 2001, es una alianza mundial encabezada por la Cruz Roja Americana, la Fundación de las Naciones Unidas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos de América (CDC, por sus siglas en inglés), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la OMS.

La Iniciativa tiene como finalidad garantizar que ningún niño muera por sarampión o nazca con el síndrome de rubéola congénita; reducir las muertes por sarampión en un 95% de aquí a 2015; y lograr la eliminación del sarampión y la rubéola en al menos cinco regiones para 2020. La Región de las Américas de la OMS ha mantenido la eliminación del sarampión desde 2002, y la Región del Pacífico Occidental va camino de alcanzar su objetivo. Las seis regiones han establecido objetivos relativos a la eliminación del sarampión.

Los datos más recientes aparecen publicados en el informe de los CDC sobre morbilidad y mortalidad (Morbidity and Mortality Weekly Report), y en el informe epidemiológico de la OMS (Weekly Epidemiological Report) de esta semana.

La Iniciativa de Lucha contra el Sarampión y la Rubéola se suma a las celebraciones de la Semana Mundial de la Inmunización (24 a 30 de abril) para promover una de las herramientas mundiales más poderosas a favor de la salud: el uso de vacunas para proteger a las personas de todas las edades contra la enfermedad.

Para más información, puede ponerse en contacto con:

WHO, Geneva
Fadéla Chaib
Communications Officer/WHO Spokesperson
Telephone: +41 22 791 3228
Mobile: +41 79 475 5556
E-mail:chaibf@who.int

UNICEF, New York
Karen Mah
Communications Specialist
Measles & Rubella Initiative
Telephone: +1 917 265 4603
Mobile: +1 917 412 6166
E-mail:kmah@unicef.org


1 Cobertura con la primera dosis de vacuna antisarampionosa (MCV1) entre los niños de hasta un año de edad o, si la MCV1 se administra una vez cumplido el primer año de edad, entre los niños de 24 meses.

2 En mayo de 2012, 194 países asistentes a la Asamblea Mundial de la Salud refrendaron el Plan de Acción Mundial sobre Vacunas (GVAP, por sus siglas en inglés). En el GVAP figura el compromiso de reducir para finales de 2015 la mortalidad mundial por sarampión en un 95% como mínimo en comparación con 2000, así como de eliminar el sarampión y la rubéola en al menos cinco regiones de la OMS para finales de 2020.

3 Entre 1990 y 2015, reducir en dos tercios la tasa de mortalidad de los niños menores de cinco años. Uno de los indicadores del ODM4 es la proporción de niños de un año inmunizados contra la rubéola.

Compartir

Enlaces conexos