Centro de prensa

Reunión de Estados Miembros para ultimar un acuerdo histórico sobre el control internacional del tabaco

Estamos a punto de asistir a un momento sin precedentes en la historia de la salud pública: la próxima semana comienza en Ginebra la sexta y última ronda de negociaciones sobre el Convenio Marco para el Control del Tabaco. El Convenio forma parte de una estrategia mundial para reducir el número de muertes y enfermedades en el mundo ocasionadas por el consumo de tabaco.

Una vez que entre en vigor, este tratado mundial en materia de salud, el primero en la historia que se celebra bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecerá normas internacionales en materia de fiscalidad sobre el tabaco, prevención y tratamiento del consumo de tabaco, comercio ilícito, publicidad y promoción, y regulación de las labores del tabaco.

«La epidemia del tabaquismo se cobra 4,9 millones de vidas cada año, cifra que se duplicará en 20 años, si no hacemos nada para frenar esta epidemia. Sabemos que una parte importante de la respuesta se encuentra, en la promoción de programas para dejar de fumar, el aumento de los impuestos sobre el tabaco, una mejor educación, la prohibición de la publicidad del tabaco y la adopción de medidas enérgicas contra el contrabando,» afirma la Dra. Gro Harlem Brundtland, Directora General de la OMS. «Estamos muy cerca del final del proceso de elaboración del Convenio; la conclusión de un texto que favorezca una reducción real del consumo de tabaco será un triunfo para la salud pública.»

El Órgano de Negociación Intergubernamental, que se reúne del 17 al 28 de febrero, examinará el nuevo texto revisado, recientemente presentado por el Presidente de ese órgano, el Embajador brasileño Luiz Felipe de Seixas Corrêa. La Dra. Brundtland y el Embajador de Seixas Corrêa opinan que el texto proporciona una base sólida, que permitirá su aceptación general sin perder sus importantes efectos en la salud pública.

«El texto que he propuesto contiene cambios basados en las últimas negociaciones celebradas en octubre y en las reuniones mantenidas con los países desde entonces. Si bien hemos tenido en cuenta los intereses regionales, a la hora de elaborar un tratado eficaz que proteja la salud pública en todo el mundo, hemos de considerar, en última instancia, los intereses mundiales,» dijo el Embajador de Seixas Corrêa.

«Esto significa elaborar un texto que sea realmente efectivo, y al mismo tiempo aceptable para el mayor número posible de países. Si estas dos condiciones no se cumplen, el Convenio no tendrá ningún efecto.»

Se prevé que los Estados Miembros de la OMS lleguen a un consenso sobre el texto definitivo que se presentará a la Asamblea Mundial de la Salud para su adopción en mayo. Uno de los aspectos fundamentales de las negociaciones es la cuestión relativa a la prohibición total de la publicidad de tabaco. El texto prevé que la prohibición absoluta sea en última instancia el objetivo de todos los firmantes del Convenio, y alienta a que en breve se elabore un protocolo conexo sobre la eliminación de la publicidad y promoción transfronteriza.

«La OMS apoya la prohibición absoluta de la publicidad de tabaco. Estoy convencida de que el texto allana el camino para conseguir ese fin,» declaró la Dra. Brundtland.

Durante las negociaciones se debatirán, entre otras cosas, la elaboración de futuros protocolos al Convenio Marco para el Control del Tabaco destinados a robustecer la reglamentación sobre publicidad y comercio ilícito de los productos del tabaco.

Las actividades de lucha contra el tabaco han aumentado en todo el mundo como resultado del proceso de elaboración del Convenio Marco, que fomenta el establecimiento de políticas nacionales enérgicas en consonancia con la reglamentación internacional. En numerosos países se han puesto en marcha proyectos de creación de capacidad, con el fin de ayudarles a adoptar una legislación más enérgica en materia de lucha antitabáquica.

Además, se están estandarizando las encuestas de consumo de tabaco para que resulte más fácil hacer análisis comparativos. A través de la Encuesta Mundial sobre el Tabaco y los Jóvenes, que se inició en 1998 y mediante la que se hace un seguimiento del consumo de tabaco entre los jóvenes de todo el mundo, siguen recopilándose datos en un número de países cada vez mayor. La información que se obtiene con estas encuestas contribuye a que los países puedan implantar programas eficaces de prevención y control del consumo de tabaco.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Ms Julie Archer
Teléfono: (+41 22) 791 1426
e-mail: archerj@who.int