Centro de prensa

Diez años después de declarar la tuberculosis emergencia mundial, la OMS señala que 10 millones de afectados por la enfermedad han sido tratados satisfactoriamente con DOTS

No obstante, persiste la urgente necesidad de esfuerzos y recursos financieros para frenar la doble carga de tuberculosis y VIH que soporta el África subsahariana

Con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis, el 24 de marzo de 2003, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado el logro de un hito importante en la lucha mundial contra la epidemia reemergente de tuberculosis: más de 10 millones de afectados por esta enfermedad terminaron con éxito el tratamiento DOTS,* estrategia de control de la tuberculosis recomendada internacionalmente. De esos pacientes, más del 90% vive en países en desarrollo donde la enfermedad causa los mayores estragos en forma de sufrimiento, pérdidas económicas y mortalidad.

El anuncio tiene lugar 10 años después de que en 1993 la OMS declarase que la tuberculosis representaba una «emergencia mundial». La Directora General de la OMS, Dra. Gro Harlem Brundtland, indicó que: «El tratamiento y la curación de tantas personas en el marco del programa DOTS ha salvado millones de vidas y está frenando la propagación de la infección, pero ahora debemos redoblar nuestros esfuerzos. Si se aporta financiamiento adicional para los programas de control de la tuberculosis, especialmente en los 22 países con elevada morbilidad por esa causa, que albergan el 80% de los casos mundiales, podemos esperar ver dentro de tres años una reducción global de la morbilidad y la mortalidad atribuibles a la tuberculosis».**

Según el Informe mundial sobre el control de la tuberculosis 2003 de la OMS, hoy publicado, la tasa de crecimiento de la incidencia mundial de esta enfermedad se ha reducido al 0,4% anual. El número de países que han adoptado la estrategia DOTS ha aumentado a 155 (de 192 Estados Miembros de la OMS), y más del 60% de la población mundial tiene ahora acceso a estos servicios de tratamiento. China y la India, que en conjunto reúnen casi el 40% de todos los casos de tuberculosis, han hecho grandes progresos para ampliar rápidamente la cobertura de la población manteniendo al mismo tiempo altas tasas de curación.

Sin embargo, en el informe de la OMS se indica que la epidemia de tuberculosis sigue propagándose de manera pertinaz en el África subsahariana, donde está estrechamente asociada al VIH/SIDA y la pobreza, así como en muchos de los Estados que obtuvieron recientemente la independencia tras la disolución de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, donde la pobreza y los disturbios sociales la exacerban. En algunos países del África subsahariana que soportan una alta morbilidad por VIH, las tasas de tuberculosis se han cuadruplicado desde mediados de los años ochenta y amenazan con desbordar los programas de control más afianzados.

«La tuberculosis y el VIH se han convertido en epidemias ligadas, lo que las hace más devastadoras en todo el mundo», dijo el Dr. Peter Piot, Director Ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA). «El tratamiento eficaz de la tuberculosis no solucionará la crisis del SIDA pero salvará vidas y, a la larga, reducirá la carga que soportan las sociedades por esta enfermedad.»

La OMS y la Alianza Alto a la Tuberculosis están mostrando, por medio de sus proyectos «ProTEST» en Malawi, Sudáfrica y Zambia, de qué forma los trabajadores que atienden a los afectados por la tuberculosis y el VIH pueden colaborar eficazmente para reforzar el tratamiento DOTS entre las personas con VIH, detectar más precozmente los casos de tuberculosis y aplicar terapia preventiva. A medida que el mundo consigue prolongar cada vez más la vida de la gente afectada por el VIH gracias a los antirretrovirales, este mismo enfoque brinda una excelente oportunidad para proporcionar el DOTS.

Entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, adoptados por unanimidad en 2000 por todos los Miembros de las Naciones Unidas, figura el de reducir la creciente carga que representan las enfermedades transmisibles más importantes, especialmente el VIH/SIDA, el paludismo y la tuberculosis. Los países con alta morbilidad están aportando ingentes recursos en forma de ayuda financiera y asesoramiento técnico para vencer la tuberculosis, con resultados positivos y verificables. Al mismo tiempo, miembros de la Alianza Alto a la Tuberculosis, entre ellos el Banco Mundial, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, la Agencia del Canadá para el Desarrollo Internacional, el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, los Gobiernos del Japón y de los Países Bajos y otros gobiernos, están colaborando estrechamente para identificar y colmar los déficit de financiamiento del Plan mundial 2001-2005 para detener la tuberculosis.

Éxitos logrados en la lucha contra la tuberculosis

  • Algunos de los logros ejemplares de los últimos años a nivel de país demuestran que los programas de control de la tuberculosis están empezando a contener esta epidemia:
  • En la India, desde la expansión de la estrategia DOTS iniciada a fines de 1998, más de un millón de enfermos de tuberculosis han recibido tratamiento, y actualmente 50 000 nuevos pacientes comienzan el tratamiento cada mes. Gracias al programa DOTS, a principios de 2002 se habían salvado 200 000 vidas y economizado más de $ 400 millones en costos indirectos.
  • En China, que ocupa el segundo puesto en la lista de países con elevada morbilidad, 1,3 millones de personas con tuberculosis infecciosa fueron tratadas con DOTS durante el decenio pasado, y el 90% se han curado. Como resultado de ello, desde 1993 los casos activos de tuberculosis se han reducido en un 35% en las zonas que aplican ese tratamiento, mientras que en las que no lo hacen se ha observado un ligero aumento. Tanto en China como en la India, los programas de expansión del DOTS se han financiado con préstamos del Banco Mundial.
  • Dos países con alta morbilidad, Viet Nam y el Perú, ya han conseguido superar las metas mundiales de control de la tuberculosis para 2005, que consisten en identificar el 70% de todos los casos y curar el 85% de los casos identificados. Gracias a eso, el Perú dejó de figurar en la lista de países más afectados en 2000, y actualmente los casos de tuberculosis están disminuyendo a razón de un 6% anual. Filipinas, Myanmar y Camboya están consiguiendo importantes avances y se encuentran cerca de las metas de 2005.
Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Ms Georgina Kenyon
Teléfono: (+41 22) 791 3983
e-mail: kenyong@who.int