Centro de prensa

El paludismo sigue activo y mata a más de 3000 niños africanos por día

La OMS y el UNICEF exhortan a redoblar con urgencia los esfuerzos para hacer retroceder el paludismo

El Africa Malaria Report, dado a conocer hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), dice que la mortalidad por paludismo sigue siendo inaceptablemente elevada ya que por causa de esta enfermedad mueren cada día más de 3000 niños africanos. Además, subraya que quienes necesitan los nuevos medicamentos antipalúdicos eficaces no tienen aún acceso a ellos y que sólo una pequeña proporción de los niños que corren riesgo de paludismo están protegidos por los muy eficaces mosquiteros tratados con insecticida. El informe, presentado oficialmente por el Presidente Mwai Kibaki de Kenya en conmemoración del Día Africano contra el Paludismo, ofrece una panorámica continental de la lucha contra esta enfermedad y destaca la urgente necesidad de que el tratamiento antipalúdico eficaz se ponga a disposición de quienes corran mayores riegos.

«La iniciativa para hacer retroceder el paludismo ha adelantado considerablemente desde su lanzamiento en 1998, pero tenemos que redoblar los esfuerzos para combatir una enfermedad devastadora que está frenando el desarrollo de muchos países africanos», afirma la Dra. Gro Harlem Brundtland, Directora General de la OMS. «El paludismo no ceja en África, pero si intensificamos nuestros esfuerzos podemos revertir esta tendencia.»

Aproximadamente un 20% de la población mundial, principalmente en los países más pobres del mundo, corren riesgo de contraer paludismo. Cada año hay más de 300 millones de casos agudos de esta enfermedad que causa por lo menos un millón de defunciones. El 90% de la mortalidad por paludismo se registra en África, al sur del Sáhara, y afecta sobre todo a los menores de cinco años de edad.

«El paludismo mata a un niño africano cada 30 segundos y sigue siendo una de las amenazas más importantes para la salud de las embarazadas y sus bebés», sostiene Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del UNICEF. «Tenemos conocimientos y posibilidades que nos permitirían alcanzar nuestra meta de reducir a la mitad para 2010 la carga mundial del paludismo, pero necesitamos inversiones mucho mayores y un compromiso político.»

El Africa Malaria Report intima a la comunidad mundial a dar mayor impulso a la lucha y, para ello, a hacer lo siguiente:

  • aumentar las inversiones mundiales para financiar la aplicación de programas de lucha contra el paludismo en los países endémicos;
  • dar mayor prioridad al paludismo en los programas de salud de los países endémicos;
  • alentar al sector privado a que participe más en el suministro y la distribución, a nivel de los países, de medicamentos antipalúdicos de calidad y mosquiteros tratados con insecticida;
  • velar por que las poblaciones expuestas dispongan de la nueva generación de tratamientos farmacológicos antipalúdicos combinados. El informe Africa Malaria Report reconoce la contribución de los esfuerzos mundiales al logro de adelantos sustanciales en varios países que han adoptado estrategias costoeficaces de lucha contra esta enfermedad y han prestado una atención especial a los grupos más vulnerables, como las mujeres y los niños pequeños.

El informe Africa Malaria Report reconoce la contribución de los esfuerzos mundiales al logro de adelantos sustanciales en varios países que han adoptado estrategias costoeficaces de lucha contra esta enfermedad y han prestado una atención especial a los grupos más vulnerables, como las mujeres y los niños pequeños.

La buena nueva es que los mosquiteros tratados con insecticida ofrecen una protección importante contra el paludismo. La utilización adecuada de los mismos, combinada con un tratamiento rápido del paludismo en la comunidad, puede reducir hasta un 60% la transmisión de éste y reducir asimismo casi una quinta parte la mortalidad general de los niños pequeños.

En Tanzanía, gracias a un proyecto piloto comunitario de tres años de duración, la proporción de niños que duermen protegidos por mosquiteros tratados con insecticida aumentó del 10% al 50% y la mortalidad infantil disminuyó más del 25%. También en Zambia, merced a un programa comunitario se ha conseguido que más del 60% de las personas expuestas utilicen esos mosquiteros.

Los trabajadores de salud de la comunidad y las madres de niños pequeños en más de 10 distritos de Uganda han recibido adiestramiento para reconocer los síntomas del paludismo y buscar tratamiento inmediato en el marco de una modalidad de gestión del paludismo orientada hacia las familias. Ésta promueve la participación activa de vendedores locales de medicamentos y de la industria farmacéutica en los esfuerzos de control de la morbilidad. Los resultados provisionales sugieren una disminución clara del número de casos ambulatorios de paludismo entre los niños menores de cinco años. Ghana y Nigeria también han introducido este enfoque orientado hacia las familias.

«El informe sobre el paludismo en África muestra que la alianza establecida para hacer retroceder el paludismo está prestando mayor apoyo a los países endémicos en su lucha continua contra esta enfermedad. La alianza mundial se encuentra en una coyuntura decisiva; tiene que mantener y aumentar el apoyo conseguido hasta la fecha. Nos encontramos ante el desafío de cumplir con los compromisos asumidos hace cinco años y no traicionar a otra generación de niños africanos. Ello sería inaceptable», sostuvo el Dr. Nafo-Traoré, Secretario Ejecutivo de la Alianza para hacer Retroceder el Paludismo.

Antecedentes para hacer retroceder el paludismo

La iniciativa para hacer retroceder el paludismo se emprendió en 1998 con el objetivo declarado de reducir a la mitad la carga mundial de paludismo para 2010. Sus fundadores, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el UNICEF, el Banco Mundial y la OMS, acordaron compartir conocimientos, experiencia y recursos en un esfuerzo concertado para combatir el paludismo en el mundo, prestando especial atención al África.

Desde el lanzamiento de la iniciativa, los gastos internacionales destinados a combatir el paludismo se han triplicado con creces hasta llegar a la cifra actual de US$ 200 millones por año. Se han establecido planes estratégicos integrales contra el paludismo en más de 30 países africanos endémicos y se han conseguido recursos adicionales significativos para aplicar esos planes con cargo al nuevo Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria (FMSTM).

La iniciativa consiste en una alianza mundial en la que participan países con paludismo endémico, donantes bilaterales y multilaterales, el sector privado y ONG y ha conseguido una mayor sensibilidad mundial acerca de esta enfermedad, más recursos y un consenso acerca de los instrumentos y las intervenciones prioritarias que se necesitan para combatirla.

En la Cumbre de Abuja, celebrada en Nigeria el 25 de abril de 2000, 44 dirigentes africanos reafirmaron su compromiso de hacer retroceder el paludismo y establecieron metas provisionales para África. Instaron a otros dirigentes del mundo a que se unan a ellos en el reconocimiento de la importancia de combatir el paludismo como enfermedad de la pobreza.

Después de la Cumbre de Abuja se declaró que el 25 de abril sería el «Día Africano contra el Paludismo»; subsiguientemente, una resolución de las Naciones Unidas determinó que 2001-2010 sería el «Decenio para lograr la regresión del paludismo, en particular en África» y esta enfermedad pasó a ocupar un lugar primordial en los Objetivos de Desarrollo del Milenio establecidos por las Naciones Unidas.

De los 44 países que firmaron la Declaración de Abuja en 2000, 25 países africanos endémicos han presentado al Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria buenas propuestas con solicitudes de financiación para aumentar la escala de aplicación de sus planes nacionales de lucha contra el paludismo.

Dieciocho países endémicos han reducido o eliminado ya los impuestos y los derechos de aduana aplicados a los productos antipalúdicos, incluidos los mosquiteros e insecticidas, para contribuir a que estos productos esenciales sean más accesibles.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Pru Smith
Teléfono: +41 22 791 4586
e-mail: smithp@who.int

Mohammad Jalloh
Teléfono: (+1 212) 326-7516
e-mail: mjalloh@unicef.org

Victor Chinyama
Teléfono: +254 2 62 22 18
e-mail: vchinyama@unicef,org