Centro de prensa

Según nuevas publicaciones, más de cinco millones de personas mueren anualmente como consecuencia de traumatismos

Los accidentes de tráfico son la causa de una de cada cinco muertes asociadas a traumatismos

En dos publicaciones nuevas de la OMS se destaca que, a nivel mundial cada año mueren por traumatismos más de cinco millones de personas, lo cual representa cerca de una de cada 10 defunciones. Además, decenas de millones de personas acuden anualmente a servicios de urgencias debido a traumatismos. Sean involuntarios - por ejemplo resultantes de accidentes de tráfico, ahogamiento, o caídas - o intencionales - causados por agresiones, intentos de suicidio o actos de violencia asociados a guerras, los traumatismos afectan a personas de todas las edades y grupos económicos.

En las publicaciones Injury Chartbook e Injury: A Leading Cause of the Global Burden of Disease - se revelan algunas conclusiones sorprendentes sobre la naturaleza y la magnitud de la mortalidad y la morbilidad ocasionadas por traumatismos. En estas publicaciones se establecen comparaciones entre los diferentes tipos de lesiones que sufren las personas en el mundo, así como entre los traumatismos y otras causas principales de mortalidad.

De los cinco millones de personas que murieron por traumatismos en 2000, aproximadamente 1,2 millones fallecieron como consecuencia de accidentes de tráfico, 815 000 por suicidio y 520 000 por homicidio. Además de un número considerable de defunciones, se registran millones de casos de personas heridas o cuya salud sufre otras consecuencias no mortales de algún traumatismo. La magnitud del problema varía sustancialmente según la edad, el sexo, la región y los ingresos.

Los traumatismos pueden tener serias repercusiones económicas. Muchas víctimas de éstos son el principal sostén de su familia. A nivel mundial, casi el 50% de la mortalidad asociada a traumatismos se registra entre personas de 15 a 44 años de edad. De hecho, siete de las 15 causas principales de mortalidad entre personas de cinco a 29 años de edad están relacionadas con traumatismos, a saber: accidentes de tráfico, suicidios, homicidios, guerras, ahogamientos, intoxicaciones y quemaduras.

«La muerte o la discapacidad tienen graves consecuencias para las víctimas, las familias de éstas y las personas a su cargo, por ejemplo disminución de la calidad de vida, sufrimiento y pobreza. Desde un punto de vista estrictamente económico, los costos de la cirugía, la hospitalización prolongada y la rehabilitación a largo plazo de las víctimas de traumatismos y violencia, así como los de la pérdida de productividad, representan decenas de millones de dólares cada año,» manifestó la Dra. Gro Harlem Brundtland, Directora General de la OMS. «Debemos multiplicar nuestros esfuerzos a fin de prevenir la mortalidad por traumatismos resultantes de colisiones de tráfico, violencia interpersonal, guerras y conflictos, o daños autoinfligidos.»

Diferencias de género y regionales
A nivel mundial, la mortalidad por traumatismos es dos veces superior entre los hombres que entre las mujeres. A consecuencia de las colisiones de tráfico mueren tres veces más hombres que mujeres. Las cifras también indican que el número de asesinatos de hombres es tres veces más elevado que el de mujeres. No obstante, en las regiones del Pacífico Occidental y Asia, las tasas de suicidio y de quemaduras son superiores entre las mujeres.

Las características de la mortalidad por traumatismos difieren de una región a otra. Mientras que las tasas de mortalidad vinculadas a los accidentes de tráfico, quemaduras y ahogamientos son especialmente elevadas en África y Asia, las tasas de mortalidad asociadas a caídas son superiores en Europa occidental. En África y las Américas, las tasas de homicidio son tres veces superiores a las tasas de suicidio. Por el contrario, en Europa y en Asia Sudoriental, las tasas de suicidio superan con creces las tasas de homicidio. La OMS calcula que cerca del 90% de las muertes por traumatismos se producen en los países más pobres. En los nuevos Estados independientes de Europa se registran las mayores tasas mundiales de mortalidad por traumatismos, mientras que América del Norte, Europa occidental, y Australia/Nueva Zelandia tienen las tasas más bajas de mortalidad por traumatismos del mundo.

Durante las últimas décadas se han extraído importantes enseñanzas acerca de los traumatismos; una de ellas es que éstos no son inevitables, pero sí prevenibles. Muchas estrategias han demostrado ser eficaces. Entre las medidas que han contribuido a reducir la carga de traumatismos se encuentran: el uso de cinturones de seguridad cuando se viaja en automóvil y de cascos cuando se viaja en motocicleta, la moderación de la velocidad del tráfico en beneficio de la seguridad de los peatones, la observancia de políticas contra la conducción en estado de ebriedad o contra el exceso de velocidad, la capacitación de padres y las visitas domiciliarias destinadas a poner fin a los malos tratos, el uso de equipos de protección en el lugar de trabajo o durante la práctica de deportes, la colocación de las armas de fuego y las municiones en lugares cerrados con llave, el uso de indumentaria resistente al fuego, y la utilización de embalajes especiales para prevenir intoxicaciones.

La OMS ha intensificado sus esfuerzos con objeto de responder a los traumatismos y la violencia mediante el suministro de abundantes datos sobre la magnitud y las repercusiones de esos graves problemas de salud pública y toda la información disponible sobre las estrategias de prevención de los mismos existentes en el mundo. La OMS está cooperando con los Estados Miembros y con ONG en la elaboración de directrices detalladas en materia de investigación, prevención y prestación de servicios a las víctimas.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Ms Laura Sminkey
Teléfono: +41 22 791 4547
Teléfono móvil: +41 79 249 3520
e-mail: sminkeyl@who.int