Centro de prensa

La Comisión Mixta FAO/OMS del Codex Alimentarius adopta más de 50 nuevas normas alimentarias

La Comisión Mixta FAO/OMS del Codex Alimentarius ha adoptado un convenio sin precedentes sobre la evaluación de los riesgos que acarrean a los consumidores los alimentos derivados de la biotecnología, incluidos los genéticamente modificados, señala hoy una declaración conjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). La Comisión ha adoptado, en total, más de 50 normas nuevas sobre inocuidad y calidad de los alimentos, algunas de las cuales son revisiones de normas anteriores.

La Comisión adoptó directrices innovadoras para evaluar los riesgos que presentan los alimentos derivados de la biotecnología. En ellas se exponen principios generales para el análisis y la gestión uniformes de los riesgos relacionados con los alimentos derivados de la biotecnología en los 169 países miembros de la Comisión. Las directrices se refieren a la inocuidad de los alimentos y no a los riesgos ambientales.

Las directrices prevén evaluaciones de inocuidad anteriores a la comercialización, y la localización de los productos para fines de retirada del mercado y seguimiento posterior a la comercialización. Abarcan la evaluación científica de plantas cuyo ADN ha sido modificado, como las de maíz, soya o papas, y de alimentos y bebidas derivados de microorganismos cuyo ADN ha sido modificado, como quesos, yogures y cervezas. Comprenden asimismo evaluaciones que permiten determinar si los productos pueden provocar alergias inesperadas en los consumidores.

«Estas directrices representan un paso muy importante hacia el conocimiento de los riesgos asociados a los alimentos derivados de la biotecnología,» ha dicho Alan Randell, Secretario de la Comisión del Codex Alimentarius. «Cualquier país, órgano normativo, organización o individuo podrá ahora comparar sus evaluaciones de los riesgos de determinados alimentos derivados de la biotecnología con las evaluaciones efectuadas por otros. Siempre que respete el rigor científico, un país que desee utilizar o introducir alimentos derivados de la biotecnología no se verá obligado a repetir los análisis, sino que podrá decidir directamente cómo se comercializarán esos alimentos. Los consumidores podrán estar seguros de que los alimentos evaluados por estos métodos serán aptos para el consumo.»

La Comisión también adoptó una nueva norma para alimentos irradiados que permite la aplicación de dosis más altas. Los alimentos se irradian para prolongar su durabilidad. El proceso, que recurre la aplicación de rayos gamma, destruye las bacterias y posibilita que los alimentos permanezcan almacenados durante más tiempo. La Comisión determinó que la aplicación de dosis más altas de radiación permitiría eliminar esporas y bacterias patógenas resistentes, como Clostridium botulinum. El proceso también reduce la necesidad de utilizar métodos químicos más tóxicos para combatir las bacterias, algunos de los cuales pueden resultar nocivos para el medio ambiente.

«Ésta es una conquista realmente importante,» afirma Randell. «Para el consumidor significa posibilidades de mayor inocuidad de los alimentos merced a la protección que confiere la irradiación de los alimentos. Por ejemplo, se puede aplicar a especias que podrían resultar contaminadas por bacterias resistentes a otros tratamientos. Está comprobado que los alimentos irradiados son seguros y no contienen restos radiactivos.»

En respuesta a las preocupaciones de los consumidores sobre la carne, la Comisión adoptó normas que permitirán mejorar la seguridad de la carne mediante el establecimiento de principios de higiene. En el Código de Prácticas sobre Buena Alimentación Animal se estipularán controles más estrictos y más sistemáticos de las fuentes de contaminación.

La Comisión adoptó nuevas normas de calidad sobre muchos alimentos. Por ejemplo, en un futuro próximo los consumidores conocerán la cantidad de cacao que contienen el chocolate y sus productos y sabrán si un producto se puede llamar «chocolate». En la nueva norma se fija un mínimo del 35% de extracto seco total de cacao en los productos comercializados como «chocolate» y del 20% en algunos «tipos de chocolate», como el «chocolate en escamas». La nueva norma estipula que el contenido mínimo de cacao debe estar claramente indicado en el envase de todos los productos con sabor de chocolate.

«La Comisión adoptó algunas decisiones muy importantes sobre la inocuidad de los alimentos. La más importante de ellas consiste en hacer extensivos los sistemas de promoción de la inocuidad de los alimentos a las empresas pequeñas y medianas, especialmente en los países en desarrollo porque contribuirá a que éstas produzcan alimentos inocuos para los consumidores y mejoren sus perspectivas comerciales,» sostiene Alan Randell.

La Comisión examinó sus estructuras y procedimientos para acelerar su labor y abrirla más a los países en desarrollo y las organizaciones internacionales no gubernamentales. La OMS y la FAO solicitaron que la Comisión priorizara mejor las peticiones de asesoramiento científico por sus órganos de expertos. A su vez, la FAO y la OMS redoblarán sus esfuerzos a fin de aportar oportunamente los conocimientos científicos que sirven de base para las normas del Codex.

La FAO y la OMS exhortaron a que los países desarrollados contribuyeran al Fondo Fiduciario para ayudar a aumentar la participación de los países en desarrollo en el proceso de establecimiento de normas del Codex. La Comisión eligió a su nuevo Presidente, Stuart Slorach, de Suecia. La Comisión Mixta FAO/OMS del Codex Alimentarius es el órgano internacional más importante en materia de normas alimentarias. La Comisión es un órgano subsidiario de la FAO y la OMS. El Codex Alimentarius es la compilación de todas las normas, los códigos de prácticas, directrices y recomendaciones de la Comisión Mixta FAO/OMS del Codex Alimentarius.

La Comisión está integrada por 169 países miembros. En su 26º periodo de sesiones participaron delegados de 127 países miembros, el mayor número alcanzado hasta el momento.


Para mayor información, diríjase a Erwin Northoff, Oficial de información, FAO, tel: +39 06 570 53105, e-mail: erwin.northoff@fao.org o al Gregory Hartl, OMS, Asesor de medios de difusión, tel: +41 22 791 4458, móvil desde el 29 de junio: +41 79 203 6715, e-mail: hartlg@who.int.

Compartir