Centro de prensa

La OMS se reunirá con representantes de las empresas de bebidas para examinar los problemas de salud relacionados con el alcohol

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebrará en Ginebra, el 12 de febrero de 2003, una reunión con un grupo de representantes de empresas de bebidas alcohólicas con el fin de intercambiar opiniones acerca de las repercusiones mundiales del alcohol en la salud. En conjunto, esas empresas representan más de la mitad del total de las ventas de bebidas alcohólicas. La reunión tendrá lugar después de más de seis meses de conversaciones oficiosas con varias compañías de bebidas alcohólicas, y refleja la determinación de la OMS de formular, junto con todas las partes interesadas, una política que aborde las consecuencias para la salud pública del consumo de alcohol en todo el mundo.

Las repercusiones del alcohol en la salud a nivel mundial han sido puestas de relieve por los datos obtenidos para el Informe sobre la salud en el mundo 2002 - Reducir los riesgos y promover una vida sana, de reciente aparición; en esta obra, el consumo de alcohol figura entre los 10 primeros riesgos para la salud. En algunos países en desarrollo, el alcohol es el primer riesgo sanitario, y en los países industrializados ocupa el tercer lugar. El alcohol provoca 1,8 millones de muertes en todo el mundo, que corresponden al 4% de la carga mundial de morbilidad; la proporción más alta se registra en las Américas y en Europa. Según el ISM 2002, el alcohol provoca entre el 20% y el 30% del cáncer de esófago, hepatitis, epilepsia, accidentes de circulación y homicidios y otros traumatismos intencionados. Esas conclusiones han reforzado la labor de la OMS para fortalecer su respuesta normativa en esa esfera.

«En todo el mundo, el 5% del total de las muertes de jóvenes de 15 a 29 años de edad son atribuibles al consumo de alcohol, y 140 millones de personas sufren dependencia del alcohol», ha dicho la Dra. Gro Harlem Brundtland, Directora General de la OMS. En la Conferencia Ministerial Europea de la OMS sobre los jóvenes y el alcohol, celebrada en febrero de 2001, la Dra. Brundtland pidió que un grupo de expertos internacionales realizara una revisión concertada de las prácticas de comercialización y promoción de bebidas alcohólicas dirigidas a los jóvenes.

En la reunión de expertos técnicos que se celebró subsiguientemente en Valencia (España) en mayo de 2002, se llegó a la conclusión de que los jóvenes de todas las partes del mundo viven en entornos que los inducen de forma agresiva y generalizada a iniciarse en la bebida y a beber abundantemente. En la declaración emanada de la reunión de Valencia se señala que se precisan nuevas respuestas para afrontar los problemas de la comercialización del alcohol entre los jóvenes. «La naturaleza mundial de la comercialización exige una respuesta en los niveles internacional, nacional y local.»

La reunión que se celebrará la próxima semana en Ginebra tiene como objetivos informar a los participantes acerca de las actividades actuales de la OMS en materia de política del alcohol; informar a la OMS acerca de las correspondientes iniciativas empresariales en materia de responsabilidad social; e intercambiar opiniones sobre el modo de realizar progresos en dos cuestiones: la bebida y la conducción, y la comercialización y promoción de bebidas alcohólicas entre los jóvenes.

«El alcohol es un grave problema mundial», ha dicho el Dr. Derek Yach, Director Ejecutivo de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental, de la OMS. «Tenemos que actuar ahora para prevenir los daños, ya muy elevados, que el alcohol está causando tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo.»

«Pero reconocemos que los problemas relacionados con el consumo de alcohol son complejos y exigen distintas respuestas en función de las culturas y los patrones locales y regionales de consumo de alcohol. Tendremos muy en cuenta los datos científicos disponibles al evaluar los mecanismos que pueden servir de mejor apoyo a la formulación de políticas eficaces en temas tales como la bebida y la conducción y la comercialización dirigida a los jóvenes. Entendemos que la reunión de la próxima semana ofrece a la OMS la oportunidad de colaborar de forma positiva y transparente con el sector de las bebidas alcohólicas, y a ese sector, la de ser proactivo y proponer alternativas para contribuir a la solución de algunos de esos problemas.»

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Ms Leanne Riley
Teléfono: +41 (22) 791 4319
e-mail: rileyl@who.int