Centro de prensa

Los niños son quienes más sufren los efectos del agotamiento de la capa de ozono

La OMS, el PNUMA y otras entidades asociadas presentan nuevos productos educativos para combatir ese peligro para la salud pública

Cada año se producen en el mundo entre dos y tres millones de nuevos casos de cáncer de piel no melanocítico y más de 130 000 nuevos casos de cáncer de piel melanocítico, y se estima que anualmente mueren 66 000 personas por melanomas malignos y otros tipos de cáncer de piel .

La causa de muchos de esos cánceres de piel son las radiaciones ultravioletas (UV) del sol, que afectan de forma desproporcionada a los niños, pues son los más vulnerables y los que están más expuestos. En respuesta a ese problema, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y otras entidades asociadas al proyecto Intersun presentan hoy un nuevo paquete de material educativo. Este nuevo módulo contribuirá a que los niños se protejan del riesgo de desarrollar cánceres de piel malignos y no malignos, cataratas y otras enfermedades provocadas por las radiaciones UV, y ayudará a sus familias y educadores a protegerlos. El material sirve de complemento a las recomendaciones recogidas en una publicación sobre la función esencial de la protección solar en las escuelas promotoras de salud, que forma parte de la serie OMS de información sobre salud escolar.

«A medida que se acusa un mayor agotamiento de la capa de ozono y aumenta el hábito de tomar el sol entre la población de todo el mundo, el riesgo de desarrollar complicaciones para la salud por sobreexposición a las radiaciones UV se está convirtiendo en un problema importante de salud pública», afirmó el Dr. Lee Jong-wook, Director General de la OMS, en la sede de la OMS en Ginebra, Suiza.

«Estudios científicos recientes muestran que la capa de ozono está recuperándose, pero debemos permanecer alerta, y será preciso tomar más medidas antes de que podamos afirmar que el problema se ha resuelto para siempre», dijo Klaus Toepfer, Director Ejecutivo del PNUMA. «Hay que abordar cuestiones tales como la eliminación paulatina del uso de bromuro de metilo, un plaguicida que destruye el ozono, la lucha contra el comercio ilegal de CFC, y la plena aplicación del Protocolo de Montreal en los países en desarrollo. Solamente entonces podremos decir que el cielo sobre nuestras cabezas dejará de ser un peligro para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.»

«Las radiaciones UV son particularmente preocupantes porque la gente no suele ser consciente de los riesgos que suponen para la salud. Los efectos de la exposición a menudo no aparecen hasta muchos años después; además, la sobreexposición solar entraña un riesgo para toda la población y no únicamente para los que tienen la piel clara», declaró el Dr. Mike Repacholi, Coordinador de la Unidad de Radiaciones y Salud Ambiental de la OMS.

A fin de contribuir a que la población de todo el mundo sea más consciente de los riesgos de la exposición a las radiaciones UV, y con objeto de adoptar medidas destinadas a prevenir la sobreexposición, hoy se presenta un módulo escolar sobre protección solar en el marco del proyecto Intersun de la OMS. Este módulo consta de tres folletos: una guía dirigida a escuelas y profesores sobre por qué y cómo han de elaborarse programas eficaces de educación solar, material docente práctico para alumnos de enseñanza primaria, y material de evaluación para evaluar la eficacia de los programas de educación solar de enseñanza primaria.

«Sabemos que reduciendo la sobreexposición solar entre la población infantil y adolescente podemos reducir considerablemente el riesgo de sufrir cáncer de piel, cataratas y otras enfermedades que únicamente podrían aparecer mucho más tarde en la vida. Dado que una gran parte de la exposición UV que sufre una persona en su vida se produce antes de los 18 años, es evidente que instruir a los niños y a los jóvenes sobre los peligros de la exposición a las radiaciones UV es esencial para prevenir sus consecuencias, y los programas escolares han resultado ser el medio más efectivo de llegar a los niños y de instruirles», declaró el Dr. Lee.

«Si bien la mayoría de los melanomas conocidos incluidos en las estadísticas del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CICR) se producen en el mundo industrializado, ello no significa necesariamente que sea porque las radiaciones UV afectan únicamente a las poblaciones de piel clara. Si hubiera mecanismos de notificación adecuados, veríamos muchos más casos de melanoma en los países en desarrollo. Es más, la susceptibilidad a las cataratas no tiene nada que ver con el tipo de piel, y las poblaciones que viven cerca del Ecuador son las que más suelen verse afectadas», añadió el Dr. Repacholi.

Las cataratas son responsables de la pérdida de más de ocho millones de años de vida ajustados en función de la discapacidad en el mundo. En este momento se está realizando una evaluación comparativa del riesgo con el fin de estimar la carga de morbilidad atribuible a las radiaciones UV, y tratar de estimar cuántos de esos casos de cataratas son atribuibles a la exposición solar.

Intersun es un proyecto conjunto patrocinado por la OMS, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización Meteorológica Mundial y la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (véase el sitio web http://www.who.int/uv/). Los documentos del módulo escolar sobre protección solar, así como cualquier otra información sobre el proyecto Intersun figuran en el sitio web http://www.who.int/uv/.

El nuevo material educativo se presenta con ocasión del Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono, que este año tiene como tema: «Salvemos nuestro cielo: hagámoslo por los niños». Se puede encontrar más información sobre el Día del Ozono de este año en el sitio web de la Secretaría del Ozono, http://www.unep.org/ozone/ozone_day2003/, y en el del equipo del Programa AcciónOzono del PNUMA en París, http://www.uneptie.org/ozonaction/, que también incluye material complementario para sensibilizar a los niños.

1/ Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, Estudio Globocan, 2000.

2/ Informe sobre la salud en el mundo 2002.

3/ Sun Protection, An Essential Element of Health-Promoting Schools. WHO Information Series on School Health, 2003.

4/ Wakefield, Bonett, Med J Aus, 1990; Marks, Joelley, Kectsas, Foley, Med J Aus, 1990. 6/ Informe sobre la salud en el mundo 2002.


Para más información pueden ponerse en contacto con Gregory Hartl, Asesor de comunicación de la OMS en Ginebra. Tel. +41 22 791 4458; e-mail: hartlg@who.int; móvil a partir del 29 de junio: +41 79 203 6715; sitio web: http://www.who.int/home-page/; o con Robert Bisset Representante del PNUMA en Europa, París. Tel.: +33 1 4437 7613; móvil: +33 6 2272 5842; e-mail: robert.bisset@unep.fr; sitio web: http://www.unep.org

Compartir