Centro de prensa

La evaluación conjunta de las necesidades allana el camino hacia la paz y el desarrollo en Liberia

Se necesitan US$ 44 millones para proyectos prioritarios de salud y abastecimiento de agua durante dos años

Conferencia sobre la reconstrucción de Liberia, Nueva York, 5 y 6 de febrero

Entre hoy y el viernes, los liberianos sabrán si la comunidad internacional está dispuesta a invertir en la paz, la recuperación nacional y la normalización de la vida en su país. En estos dos días se reúne en Nueva York la comunidad internacional, que comprende países donantes, vecinos de Liberia y organizaciones no gubernamentales, para examinar planes encaminados a mejorar el acceso a los servicios básicos de salud, las escuelas, los sistemas de abastecimiento de agua, el desarrollo agrícola, las posibilidades de empleo, los sistemas de gobernanza y nuevas medidas para proteger los derechos humanos.

El Gobierno Nacional de Transición de Liberia (NTGL), las Naciones Unidas, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han establecido el plan de reconstrucción de Liberia. El documento de evaluación conjunta de las necesidades, de 105 páginas, es un proyecto de recuperación nacional. Hoy día, en la Conferencia sobre la Reconstrucción de Liberia, que se celebra en Nueva York, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), otros organismos de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, organizaciones no gubernamentales y organismos donantes presentarán ese plan y las prioridades de la reconstrucción para los próximos dos años. Saben que, si se pueden recaudar fondos y se establece la prevista junta internacional de seguimiento, habrán aportado una contribución importante para una paz duradera. Será el trampolín para la reducción de la pobreza, la transformación social y el desarrollo económico.

Entre los tres millones de habitantes de Liberia hay casi medio millón de desplazados internos. Aproximadamente 300 000 liberianos se han refugiado en países vecinos, mientras que 73 000 refugiados de esos países han buscado albergue en Liberia. Se estima que la prevalencia de VIH/SIDA es de un 10%-12% entre adultos y está aumentando. La violencia de género, muy extendida durante el conflicto, la situación difícil de la población, el aumento de las infecciones de transmisión sexual no tratadas y el desconocimiento de los riesgos son los principales factores que facilitan la propagación del VIH/SIDA.

En una evaluación de las necesidades realizada por el Banco Mundial y las Naciones Unidas conjuntamente con el Gobierno Nacional de Transición de Liberia (NTGL) se indican las prioridades para 2004-2005 y las estrategias para responder a ellas. La evaluación de las necesidades abarca 13 sectores prioritarios agrupados en nueve categorías. Se presta especial atención a siete cuestiones transversales: el género, el VIH/SIDA, el medio ambiente, los derechos humanos, la vivienda, la silvicultura y los medios de difusión.

Las prioridades son fortalecer la atención de salud (incluidas las intervenciones relacionadas con el VIH/SIDA), la educación, el abastecimiento de agua y el saneamiento, restablecer los sistemas comunitarios, el gobierno, la policía, el poder judicial y las cárceles y proteger los derechos humanos. Los análisis también esbozan medidas para mejorar la gestión económica y los sistemas de auditoría, restablecer el sector de la silvicultura y ocuparse del medio ambiente y de las cuestiones relativas al género.

Los costos proyectados son de US$ 487,7 millones durante los próximos dos años, además de los US$ 137 millones del llamamiento humanitario lanzado por las Naciones Unidas en noviembre de 2003. Los fondos se utilizarán para satisfacer necesidades humanitarias urgentes, así como para proyectos de reconstrucción. Por ejemplo, US$ 27 millones se utilizarán para proyectos de salud y US$ 17 millones para proyectos de abastecimiento de agua y saneamiento. Con esos fondos también se financiarán programas de desmovilización y reintegración de unos 50 000 ex combatientes, entre ellos 20 000 niños, y de apoyo a víctimas de la violencia sexual, se contribuirá a mitigar las repercusiones del VIH/SIDA y se prestará el apoyo necesario para la reintegración de los repatriados.

«La población de Liberia ha sufrido durante un cuarto de siglo por causa de conflictos generalizados, actos de violencia y violaciones de los derechos humanos. Gracias al restablecimiento de la paz, los liberianos se animan a abrigar alguna esperanza y expectativas para el futuro. Si no respondemos, perderemos esta ocasión de dar una oportunidad a la paz. No podemos abandonar a tres millones de liberianos», sostuvo el Dr. David Nabarro, Representante del Director General para la acción de salud en situaciones de crisis y Coordinador de la evaluación de las necesidades de Liberia en el marco del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (GNUD).

Reconstrucción del sistema de salud

De la infraestructura sanitaria existente antes de la guerra, muy poca queda actualmente en funcionamiento: 242 de los 293 establecimientos de salud pública han sido objeto de robos o se han visto obligados a cerrar por falta de personal o de suministros. La situación es peor aún fuera de las ciudades. Las enfermedades transmisibles, especialmente el paludismo, la diarrea, las infecciones respiratorias agudas y el sarampión, son las principales causas de morbilidad. La mortalidad materna llega a 578 por 100 000 nacidos vivos, principalmente debido a la falta de atención obstétrica de emergencia y a la nutrición deficiente de las embarazadas. Se estima que un 63% de los partos ocurren en el hogar. Menos del 10% de los liberianos - principalmente los de las áreas urbanas y seguras - tiene acceso a alguna clase de atención de salud.

Los fondos solicitados ayudarán a fortalecer la capacidad de las autoridades nacionales para mejorar el acceso a servicios eficaces de atención primaria de salud para atender problemas de salud prioritarios como el VIH/SIDA, el paludismo, la tuberculosis, las enfermedades mentales, la malnutrición, la morbilidad materna, las enfermedades diarreicas y afecciones asociadas a la violencia. Servirán para ayudar a rehabilitar los principales servicios de salud y capacitar al personal sanitario. Los fondos también se destinarán a la gestión de sistemas de alcantarillado y la eliminación de residuos sólidos en la capital, Monrovia, y otros lugares, para detener la propagación de enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera.

Se puede encontrar más información sobre la acción de salud de la OMS en situaciones de crisis en:disasters

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Fadéla Chaib
Teléfono: +41 22 791 3228
Fax: +41 22 791 4181
e-mail: chaibf@who.int