Centro de prensa

La amenaza del SIDA aumenta en Europa

Las Naciones Unidas, el Banco Mundial y el Fondo Mundial piden a los ministros europeos que amplíen los programas de prevención y tratamiento del VIH

El SIDA se está propagando con rapidez en Europa oriental y está aumentando de nuevo en Europa occidental, debido a que en muchos lugares se carece de programas integrados de prevención y tratamiento o, donde existen, no se han mantenido. Los países de Europa oriental, donde la epidemia está propagándose a una velocidad sin precedentes en el mundo, estarán dentro de poco al otro lado de la frontera de la Unión Europea, tras su ampliación el 1 de mayo de 2004. Los Estados bálticos, que en breve también formarán parte de la Unión Europea, están experimentando igualmente un rápido avance de las infecciones por VIH/SIDA.

Los principales organismos de las Naciones Unidas, el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, y el Banco Mundial han pedido a los ministros europeos que tomen medidas eficaces con carácter urgente para detener la propagación del SIDA en Europa y proporcionar tratamiento a quienes lo necesitan. Advierten de que los jóvenes y otros grupos tales como los trabajadores sexuales, los hombres que mantienen relaciones homosexuales y los usuarios de drogas inyectables corren un mayor riesgo de contraer el VIH. Estos organismos participan en una conferencia ministerial organizada por la presidencia irlandesa de la Unión Europea sobre la lucha contra el VIH/SIDA en Europa oriental y Asia central en el marco de una alianza creada para ese fin, que hoy se inaugura en Dublín.

«Europa y Asia central constituyen el foco de mayor propagación de la epidemia del VIH en el mundo. No hay tiempo que perder, los ministros europeos deben ampliar y poner en marcha urgentemente programas eficaces de prevención y tratamiento del VIH», ha dicho el Dr. Peter Piot, Director Ejecutivo del ONUSIDA. «Dado que la Unión Europea constituirá el mayor bloque económico del mundo, con 500 millones de habitantes, es la primera interesada en impedir que la epidemia del SIDA paralice su desarrollo económico y social.»

Aunque actualmente la mayor parte de la población de Europa occidental tiene acceso a tratamiento gratuito a través del sistema nacional de salud, muchos gobiernos no se han centrado tanto en la prevención como lo hicieron durante el decenio de 1990, y las tasas de infección están volviendo a aumentar. Es urgente que se pongan en marcha programas integrados de prevención y tratamiento con el fin de garantizar que los tratamientos que prolongan la vida no se vean como un remedio y que los enfermos de VIH/SIDA sigan protegiéndose a sí mismos y a sus parejas.

En Europa occidental y en Asia central más de 1,5 millones de personas son seropositivas, frente a sólo 30 000 en 1995. La mayoría de los seropositivos usuarios de drogas inyectables se cuentan entre los jóvenes, que representan el 40% de la población de la región. Además, una gran parte de éstos mantienen relaciones sexuales de riesgo, lo que aumenta la probabilidad de contraer el VIH. También hay pruebas fehacientes de que la población empieza a tener relaciones sexuales a una edad mucho más joven, y que no se protege. Por otro lado, el porcentaje de personas que declaran haber mantenido relaciones sexuales prematrimoniales aumentó en más del doble entre 1993 y 1999, pasando del 9% al 22%. En Tayikistán solamente el 10% de la población joven femenina ha oído hablar en su vida del VIH/SIDA.

«La escuela es la mejor defensa contra la infección por el VIH», ha dicho Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del UNICEF. «Constituye el mejor medio para suministrar la información necesaria para la prevención, así como la preparación educativa y social a largo plazo para protegerse contra la infección. Dado que la información es esencial en la lucha contra el VIH/SIDA, la mejor forma de defenderse contra la epidemia es hacer que los jóvenes vulnerables, en especial las chicas, sigan yendo a la escuela.»

En Europa oriental y en Asia central sólo han recibido tratamiento antirretroviral contra el SIDA 7000 personas, es decir el 9% de los que lo necesitan en la región. Para muchos el tratamiento es demasiado caro, o ni siquiera está disponible. Con el fin de subsanar este desequilibrio, la Organización Mundial de la Salud y el ONUSIDA han puesto en marcha una ambiciosa iniciativa destinada a proporcionar tratamiento antirretroviral a tres millones de personas en los países en desarrollo y en las economías emergentes antes del final de 2005. El Dr. LEE Jong-wook, Director General de la OMS, ha declarado: «El tratamiento salva vidas, y sin éste millones de personas infectadas por el VIH morirán prematuramente. La prevención debe ir acompañada del tratamiento. Europa no puede dividirse con relación al tema del SIDA, y proporcionar tratamiento únicamente en los países ricos. Éste ha de ser un derecho de todos, incluidos los trabajadores sexuales y los usuarios de drogas inyectables».

En muchos países de Europa occidental están aumentando las tasas de infecciones de transmisión sexual, lo que indica la reaparición de prácticas sexuales de riesgo, principalmente entre la población joven heterosexual. Solamente en 2003, entre 30 000 y 40 000 personas fueron infectadas por el VIH, lo que hizo que el número de seropositivos pasara de 520 000 a 680 000. «Salvo que los dirigentes políticos conviertan sus compromisos verbales en medidas concretas sobre el terreno, la nueva Unión Europea y sus vecinos podrían tener que enfrentarse pronto a una fase más pertinaz de la epidemia», ha afirmado en su intervención en la conferencia Lars Kallings, Enviado Especial del Secretario General para el VIH/SIDA en Europa oriental.

«Los datos de la región apuntan de forma inequívoca a las dimensiones socioeconómicas de la epidemia y a la importancia de adoptar políticas adecuadas. Los miembros de los grupos de riesgo son a menudo objeto de exclusión social, pobreza, estigmatización y encarcelamiento, factores que, en realidad, aumentan la propagación de la enfermedad», ha dicho Kalman Mizsei, Administrador Auxiliar del PNUD y Director Regional para Europa y la Comunidad de Estados Independientes.

Además del aumento de los fondos destinados a la lucha contra el SIDA aplicado por los gobiernos nacionales, el Banco Mundial y la Unión Europea, el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria ha aprobado una asignación de más de US$ 400 millones durante un periodo de cinco años, con el fin de financiar 22 programas en 16 países de Europa oriental y Asia central. La mayor parte de esos fondos se destinará a programas de prevención y tratamiento del VIH y a programas para combatir la tuberculosis, principal causa de mortalidad entre los seropositivos. «Es posible poner en marcha programas con celeridad, como se ha demostrado en Estonia, donde en sólo 12 semanas se ha pasado de la firma de subvenciones al primer desembolso para la ejecución de programas muy específicos de prevención y tratamiento. Es urgente intervenir en toda la región a fin de invertir la tendencia de la enfermedad», ha dicho el Dr. Richard Feachem, Director Ejecutivo del Fondo Mundial.

«Para que los programas de prevención y atención del VIH/SIDA sean eficaces, es necesario que aumente la financiación de todas las procedencias hasta aproximadamente US$ 1500 millones de aquí a 2007. Pero el dinero no es el único aspecto importante. Es fundamental mejorar la información en que se basan los programas, favorecer las medidas que funcionan en la lucha contra el VIH/SIDA y eliminar los obstáculos políticos y sociales en favor de la adopción de medidas eficaces en toda la región», ha afirmado Shigeo Katsu, Vicepresidente del Banco Mundial para Europa y Asia central.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Ms Dominique de Santis
Teléfono: +41 (22) 791 4509

Ms Samantha Bolton
Teléfono: +41 22 791 1970
Teléfono móvil: +41 79 239 2366
e-mail: boltons@who.int

Lynn Geldorf
Teléfono: +41 22 909 5429
Teléfono móvil: +41 79 431 1537