Centro de prensa

Una encuesta pone de manifiesto que en Darfur la mortalidad supera el umbral de emergencia

La acción humanitaria llevada a cabo hasta la fecha en Darfur ha impedido que las tasas de mortalidad sean aún más elevadas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud del Sudán acaban de realizar una encuesta sobre la mortalidad en dos de los estados de la región sudanesa de Darfur. La encuesta ha puesto de manifiesto que las tasas de mortalidad entre los desplazados en el interior del país sigue superando el umbral de emergencia humanitaria, lo que subraya la necesidad de reforzar con carácter urgente la asistencia prestada a las personas desplazadas en la región y de centrar la atención en dicha asistencia.

En la región de Darfur, 1,2 millones de personas han huido de sus aldeas y se han instalado en 129 asentamientos dispersos en una zona del tamaño de Francia. La «tasa bruta de mortalidad» que suele emplearse para definir las crisis humanitarias es de una muerte por 10 000 personas por día. Según la encuesta de la OMS, en Darfur septentrional la tasa bruta de mortalidad es de 1,5 muertes por 10 000 personas por día, y de 2,9 en el oeste de la región. En el marco de la encuesta, se examinó el conjunto de defunciones registradas entre el 15 de junio y el 15 de agosto de 2004 y sus causas. Los resultados muestran que la tasa de mortalidad de los desplazados en Darfur septentrional y occidental es entre tres y seis veces superior a la prevista.

«Esta encuesta confirma lo que la comunidad humanitaria lleva sospechando desde hace algunas semanas. Los resultados, así como otra información recopilada por nuestro personal, nos dicen que las personas de Darfur necesitan más asistencia. Millares de personas, entre ellas miles de niños menores de cinco años, mueren cada mes de enfermedades que pueden prevenirse y tratarse fácilmente. En estos momentos, resulta crucial llevar a cabo una acción más amplia y mejor orientada», ha dicho el Dr. LEE Jong-wook, Director General de la OMS.

El equipo que realizó la encuesta recabó los datos hablando directamente con las personas desplazadas de 1500 hogares de Darfur septentrional y occidental. La encuesta también se inició en el sur de la región, pero por ahora la información es incompleta. El equipo se vio obligado a suspender su labor al producirse un atraco y un robo a las puertas mismas de Nyala, capital de Darfur meridional, a principios de septiembre. Los datos obtenidos en el campamento de Kalma, cerca de Nyala, apuntan a la existencia de altas tasas de mortalidad y destacan la necesidad urgente de ultimar la recopilación de datos en el sur.

La encuesta pone de manifiesto que la diarrea, en particular, es causante de la muerte de entre la mitad y tres cuartas partes de la población de niños menores de cinco años. Esta enfermedad viene a menudo provocada por el agua insalubre y un saneamiento deficiente. La combinación de las condiciones de hacinamiento en los asentamientos, la escasez de agua no contaminada, las deficientes letrinas, la insuficiencia de jabón y el lodo formado por la lluvia caída sobre el barro mezclado con excrementos han hecho de la higiene un objetivo imposible para las personas que viven en pequeñas cabañas con cubierta de lona.

Algunos hogares notificaron casos de muertes producidas por violencia, particularmente entre hombres de edades comprendidas entre los 15 y los 49 años. Un 15% del total de defunciones estaban relacionadas con traumatismos y actos violentos. Estos datos indican la permanente necesidad de mejorar los servicios de atención de salud en Darfur, a fin de que las personas lesionadas puedan ser tratadas con el material y las competencias adecuadas en clínicas y hospitales.

En los meses que siguieron a la flexibilización por el Gobierno del Sudán de los trámites de obtención de visados y las restricciones al acceso, los organismos de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y el Gobierno del Sudán aumentaron las operaciones de socorro de emergencia. En agosto se suministraron alimentos en cantidad suficiente para más de 900 000 desplazados. En la actualidad, 700 000 tienen acceso a agua no contaminada. Se han construido cerca de 30 000 letrinas, y existen 127 instalaciones de salud para atender a 950 000 personas. Un sistema de alerta temprana detecta en su fase inicial y notifica los brotes de enfermedades, que se están conteniendo mediante amplias campañas de vacunación contra el sarampión y la poliomielitis, prevención del cólera y control del paludismo. Todas estas intervenciones ayudan a mantener bajas las tasas de mortalidad.

«En junio del presente año, una masiva campaña contra el sarampión dirigida a dos millones de niños de todo Darfur permitió disminuir la incidencia, y la mortalidad, de esta enfermedad. Hemos comprobado que las intervenciones encaminadas a proteger la salud de las poblaciones vulnerables funcionan, y esta encuesta subraya la necesidad de ampliar estas intervenciones de salud pública en Darfur», ha dicho el Dr. Hussein Gezairy, Director Regional de la OMS para el Mediterráneo Oriental.

«La comunidad humanitaria ha trabajado ya considerablemente para reducir la mortalidad y favorecer la supervivencia. Entre las medidas adicionales que se necesitan ahora figuran el aumento del abastecimiento de agua y la mejora del saneamiento en los campos, el acceso a la atención primaria de salud, la seguridad de los desplazados y los trabajadores humanitarios, y el mejoramiento de la gestión de los campamentos, así como garantizar la disponibilidad de recursos financieros suficientes durante muchos meses. Me consterna comprobar que los fondos obtenidos para ofrecer una respuesta internacional en Darfur sólo alcanzan a la mitad de las sumas necesarias. Esta falta de financiación se traduce en pérdida de vidas», ha declarado el Dr. Gezairy.

La OMS, el Gobierno del Sudán, el UNICEF y los demás organismos de socorro que trabajan en Darfur aumentarán sus esfuerzos conjuntos para hacer frente a las causas subyacentes de la mortalidad, en particular en lo que se refiere al agua y el saneamiento.

Metodología de la encuesta

La encuesta, fruto de la colaboración entre la OMS y el European Programme for Intervention Epidemiology (EPIET), está basada en un muestreo realizado al azar en un grupo de hogares. Cada grupo abarcaba 30 hogares. El objetivo era estimar la tasa bruta de mortalidad entre los desplazados internos dentro del grupo durante los 62 días anteriores a la encuesta. Se contaron las personas presentes en los hogares en el momento de realizar la encuesta a fin de describir las características demográficas de la población objeto de estudio, y se les hicieron preguntas acerca de los miembros del hogar que habían muerto, las principales causas de fallecimiento (fiebre, infecciones respiratorias, diarrea, muertes relacionadas con traumatismos y violencia) y la disponibilidad de servicios básicos para las poblaciones de desplazados internos en Darfur. Las preguntas también se refirieron a la disponibilidad de agua y saneamiento, los artículos no alimentarios, las raciones alimentarias y el acceso a medicación.

La población objeto de estudio abarca todos los desplazados internos ubicados en las zonas accesibles de los tres estados del Gran Darfur, que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) estima en 498 528 en Darfur occidental, 382 626 en Darfur septentrional y 288 539 en Darfur meridional. En la encuesta participaron 1500 hogares por estado. El hogar se definió como el grupo de personas que habitualmente vivían juntas y compartían las mismas comidas y zonas para dormir en el momento en que se realizó la encuesta.

Las cifras de mortalidad son de suprema importancia para supervisar las intervenciones humanitarias en situaciones de emergencia complejas. En la región de Darfur, la información fidedigna sobre la mortalidad es esporádica y escasa. Una encuesta retrospectiva sobre mortalidad en la que se utilicen métodos epidemiológicos y estadísticos apropiados puede proporcionar una evaluación inicial de los actuales índices de mortalidad. La realización del estudio constituyó un complejo desafío para los sudaneses y el personal internacional, así como para el European Program for Intervention Epidemiology Training (EPIET), el Ministerio Federal de Salud, la OMS y los demás organismos que se unieron a la empresa. La responsabilidad de los resultados obtenidos corresponde a la Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Dr Guido Sabatinelli
Teléfono: 249 11 780 190
Teléfono móvil: 249 121 39 448
Fax: 249 11 77 62 82
e-mail: whosud@sudanmail.net.sd

Fadéla Chaib
Teléfono: +41 22 791 3228
Fax: +41 22 791 4181
e-mail: chaibf@who.int

Dr David Nabarro
Teléfono: +41 79 217 3446
e-mail: nabarrod@who.int

Encuesta sobre la mortalidad en Darfur