Centro de prensa

Un aumento de la demanda hace escasear el tratamiento antimalárico combinado basado en la artemisinina

Todo indica que el fuerte incremento de la demanda de artemetero-lumefantrina va a provocar una escasez de este tratamiento antimalárico combinado basado en la artemisinina (TCA), y que esa situación puede prolongarse como mínimo hasta marzo de 2005. El TCA es actualmente uno de los medicamentos más eficaces disponibles para tratar la malaria por falciparum, que es la forma más mortífera de la enfermedad.

Desde 2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS) viene recomendando a los países donde la malaria es resistente a los tratamientos convencionales, como la cloroquina, que utilicen los TCA. En estos momentos la OMS recomienda cuatro TCA: artemetero-lumefantrina, artesunato-mefloquina, artesunato-amodiaquina y artesunato-sulfadoxina/pirimetamina.

Desde 2001, 40 países (20 de ellos africanos) han adoptado oficialmente estos medicamentos para tratar la malaria. Sólo en 2004, lo han hecho 18 países. Catorce han optado por el artemetero-lumefantrina como principal tratamiento antimalárico de primera línea.

En 2001, la OMS suscribió con Novartis Pharma AG un acuerdo por el cual dicha empresa se comprometía a proporcionar a la OMS un producto compuesto por artemetero-lumefantrina (Coartem®) a precio de costo para suministrarlo al sector público de los países en desarrollo con malaria endémica.

Hoy por hoy, el Coartem® es el único TCA que ha sido precalificado por la OMS. Esto significa que la OMS se ha ocupado de la evaluación del dossier del producto y del proceso de fabricación, y que de resultas de esta evaluación se ha concluido que el medicamento es en principio aceptable para que lo adquieran organismos de las Naciones Unidas.

La demanda de artemetero-lumefantrina ha aumentado vertiginosamente desde 2001, año en que la OMS solicitó 220 000 tratamientos para el sector público. Para 2004, estaba prevista una demanda de 10 millones de tratamientos, y para 2005 los proyectos de la OMS solicitan 60 millones.

Novartis ha informado a la OMS de que el suministro insuficiente de artemetero por parte de sus proveedores chinos ha provocado una escasez de Coartem®, lo que le impedirá proporcionar a los países las cantidades de artemetero-lumefantrina necesarias en los próximos meses.

El artemetero es un derivado de la artemisinina, producto extraído de la planta Artemisia annua. El cultivo de la Artemisia annua requiere un mínimo de seis meses, y la extracción, transformación y fabricación del producto final requieren entre tres y cinco meses más. El repentino aumento de la demanda de artemisinina ha generado una presión temporal sobre el mercado de este producto, y es probable que la escasez se prolongue por lo menos hasta marzo de 2005.

Países y ONG están cursando pedidos que totalizan 4,5 millones de tratamientos de artemetero-lumefantrina para ese periodo, y en estos momentos no se sabe cuántos se podrán proporcionar.

La OMS recomienda a todos los países afectados por esta situación de penuria que incrementen la adquisición de tratamientos antimaláricos de segunda línea, como la quinina. La quinina, fabricada a partir de la corteza de chinchona, era antes el pilar del tratamiento contra la malaria. Contrariamente a la cloroquina, la quinina sigue siendo eficaz contra la malaria por falciparum, pero su utilización es menos ventajosa porque el tratamiento es más largo.

La OMS brindará asistencia técnica a todos los países que se vean afectados por la interrupción en el suministro de artemetero-lumefantrina. Asimismo, irá informando a todos los países que hayan encargado este medicamento acerca de las cantidades previstas ya disponibles y de los plazos de suministro.

La OMS se ha comprometido a intensificar la prevención de la malaria, colaborando con otros asociados para conseguir que se proporcionen, de forma gratuita con subvenciones importantes, mosquiteros tratados con insecticidas a las personas con mayor riesgo de morir o sufrir daños graves a causa de la enfermedad, como los niños y las mujeres embarazadas.

Ante este problema de suministro, la OMS establecerá un sistema para determinar qué solicitudes de Coartem® son prioritarias, basándose en diversos criterios específicos (además de los criterios de elegibilidad ya aplicados).

La OMS difundirá datos actualizados sobre la situación del suministro de artemetero-lumefantrina antes de que finalice el mes en curso.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Judith Mandelbaum-Schmid
Teléfono: +41 22 791 2967
e-mail: schmidj@who.int

Enlaces conexos