Centro de prensa

Se reúne la comisión de las Naciones Unidas encargada de las normas de inocuidad y calidad de los alimentos

Se prevé la adopción, en este periodo de sesiones, de nuevas normas para los suplementos vitamínicos y los productos alimenticios

La Comisión del Codex Alimentarius celebra desde hoy hasta el 9 de julio su periodo anual de sesiones, al que asistirán representantes de más de 100 países. El propósito que se persigue es adoptar una serie de normas de inocuidad y calidad de los alimentos nuevas o revisadas que contribuyan a proteger la salud de los consumidores en el mundo entero y a mejorar la calidad de los alimentos y las oportunidades de comercio agropecuario.

Uno de los proyectos de norma que está previsto examinar, relativo a la inclusión en el etiquetado de información sobre las vitaminas y minerales, se ha convertido recientemente en motivo de controversia. Su finalidad es informar al consumidor sobre los niveles máximos de ingesta correspondientes a los suplementos vitamínicos y minerales presentes en los alimentos, habida cuenta del hecho de que una ingesta demasiado elevada puede causar problemas de salud. El proyecto de norma también tiene por objeto garantizar que los niveles mínimos de suplementos vitamínicos y minerales indicados en la etiqueta efectivamente estén presentes en el producto.

La base para las nuevas directrices internacionales propuestas ya existe como parte del marco nacional en algunos Estados Miembros del Codex. De ser adoptadas por el Codex, las directrices no sustituirían las normas nacionales en vigor, ni crearían legislación nacional nueva en lugares donde ésta es inexistente. Sin embargo, podrían ser utilizadas como orientación por los países deseosos de ampliar la información facilitada al consumidor con respecto a los niveles máximos de ingesta de suplementos vitamínicos y minerales. Ninguna actuación del Codex podría hacer que los suplementos vitamínicos y minerales que actualmente se venden sin receta pasasen a estar sujetos a prescripción médica.

Según Kazuaki Miyagishima, Secretario de la Comisión del Codex Alimentarius, “las directrices tienen por objeto ayudar a las instancias nacionales a la hora de examinar qué normas conviene adoptar para sus respectivos países. Las directrices ayudarían a los consumidores a hacer un uso eficaz y seguro de esos suplementos, ya que mejoraría la información facilitada en las etiquetas”.

El Codex, una comisión conjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), examinará asimismo dos nuevos códigos de prácticas centrados en la higiene de la carne, cuya finalidad es reducir la resistencia antimicrobiana al mínimo y asegurar su contención.

Unos 10 códigos individuales con indicaciones para la manipulación de productos cárnicos pueden quedar sustituidos por un nuevo código de higiene de la carne basado en criterios científicos. Ambos códigos han sido preparados en colaboración con el Office international des Epizooties (OIE), así como con la FAO y la OMS.

"Aguardamos con interés la posible adopción de estas normas, ya que la labor realizada por el Codex en esta y en otras esferas es fundamental para crear un marco equitativo para las normas alimentarias", ha observado la Dra. Kerstin Leitner, Subdirectora General de Desarrollo Sostenible y Ambientes Saludables de la OMS.

En el periodo de sesiones que el Codex celebra esta semana también se examinarán nuevas normas de seguridad para la prevención y reducción de la contaminación por aflatoxinas en los frutos secos; se prevé asimismo adoptar principios para la certificación de alimentos por medios electrónicos, lo que contribuiría a hacer menos engorrosas las tramitaciones relacionadas con el comercio internacional de productos alimenticios.

Otro asunto que la Comisión tiene ante sí es la cuestión de las indicaciones geográficas y la relación del Codex con otros acuerdos internacionales que abarcan este concepto. Aunque el tema se ha planteado en el contexto específico del queso parmesano, la forma en que se resuelva esta cuestión afectará a todas las normas de calidad del Codex para productos con indicación geográfica. El asunto lleva ya varios años pendiente de solución en el Codex porque las opiniones de los Estados Miembros a este respecto, por ahora, están divididas.

Más de 30 países en desarrollo han recibido apoyo financiero del Fondo Fiduciario FAO/OMS del Codex para asistir al actual periodo de sesiones de la Comisión del Codex.

El Dr. Hartwig de Haen, Subdirector General de la FAO, ha apuntado que ambas Organizaciones seguirán tratando de mejorar la participación de los países en desarrollo en el proceso de adopción de decisiones fortaleciendo sus capacidades a nivel nacional para crear y administrar sistemas de control alimentario.

“Los programas de asistencia técnica de la FAO y la OMS respaldan los esfuerzos desplegados por los países en desarrollo para robustecer sus sistemas nacionales de salud alimentaria, con miras a proteger a los consumidores locales y aprovechar las oportunidades comerciales internacionales relacionadas con los alimentos”, ha añadido el Dr. de Haen.

El 28° periodo de sesiones de la Comisión del Codex Alimentarius se celebra del 4 al 9 de julio en la Sede de la FAO, en Roma.

Para más información puede ponerse en contacto con:

Mr Gregory Hartl
Asesor de Comunicación, Desarrollo Sostenible y Ambientes Saludables
OMS/Ginebra
Teléfono: +41 22 791 4458
Teléfono móvil: +41 79 203 6715
Fax: +41 22 791 4725
e-mail: hartlg@who.int

Mr John Riddle
Teléfono: +39 348 257 2921
e-mail: john.riddle@fao.org