Centro de prensa

Adoptada la nueva carta de Bangkok para la promoción de la salud, a fin de afrontar los rápidos cambios de la salud mundial

Termina la 6ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, Tailandia, 7-11 de agosto

Los participantes en la 6ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, copatrocinada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud Pública de Tailandia, han adoptado hoy la nueva Carta de Bangkok para la Promoción de la Salud. En ella se establecen los principales retos, medidas y compromisos necesarios para abordar los determinantes de la salud en un mundo globalizado involucrando a numerosos agentes e interesados directos que son fundamentales para alcanzar la salud para todos.

La Carta destaca las transformaciones de la salud mundial y los problemas que hay que superar para alcanzar sus objetivos, entre ellos la creciente carga doble de enfermedades transmisibles y crónicas, en particular las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer y la diabetes. Es necesario además abordar y controlar los efectos que tiene la globalización en la salud, como consecuencia del aumento de las desigualdades, la rápida urbanización y el deterioro del medio.

La Carta de Bangkok brinda una nueva orientación para la promoción de la salud preconizando políticas coherentes, inversiones y alianzas entre los gobiernos, las organizaciones internacionales, la sociedad civil y el sector privado a fin de asumir cuatro compromisos fundamentales; a saber: que la promoción de la salud constituya una pieza clave de la agenda de desarrollo mundial, que sea una responsabilidad básica de todos los gobiernos, que forme parte de las buenas prácticas institucionales, y que sea un foco de iniciativas de la comunidad y de la sociedad civil.

"La Carta de Bangkok para la Promoción de la Salud será el fruto de la intervención de numerosas organizaciones, redes, grupos e individuos en muchos países. Instará a todos los interesados directos a que colaboren en una alianza mundial para cumplir sus compromisos y aplicar sus estrategias", dijo el del Dr. LEE Jong-wook, Director General de la Organización Mundial de la Salud, en su discurso de apertura de la conferencia, "Las medidas que tomen a raíz de esta Carta pueden mejorar radicalmente las perspectivas para la salud en comunidades y países de todo el mundo".

La Carta ha sido elaborada mediante un proceso de consultas abierto entre participantes de una gran variedad de grupos y organizaciones de todo el mundo. Las conversaciones han llegado a su término esta semana en la conferencia, que ha contado con 700 participantes de más de un centenar de países, entre ellos eminentes expertos en promoción de la salud, altos funcionarios de los gobiernos, organizaciones no gubernamentales, especialistas en salud y representantes del sector privado.

En la Carta de Ottawa de 1986 se establecían los principios básicos de la promoción de la salud, que aspiran a identificar las causas últimas, o determinantes, de la salud y a influir positivamente en ellos. Se trata de factores sociales y económicos que determinan el estado de salud, como los ingresos, la educación, la profesión, las condiciones de trabajo o el estado mental, factores todos ellos que influyen a su vez en factores de riesgo como son el hábito de fumar, el consumo de alcohol, una dieta poco sana y la inactividad física.

Mediante la promoción de la salud se pretende capacitar a la gente para que tenga un mayor control sobre su salud y sus determinantes, para lo cual se fomentan sus aptitudes personales, se aprovecha la acción de la comunidad y se potencian las políticas públicas idóneas, los servicios de salud y los entornos favorables. La promoción de la salud orienta hoy día políticas sanitarias mundiales, nacionales y comunitarias, contribuyendo así a reducir los riesgos para la salud. El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco y La Estrategia Mundial OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud son sólo dos ejemplos de ello.

No obstante, sigue habiendo grandes inequidades a nivel mundial, sobre todo en el mundo en desarrollo. En su intervención en la Conferencia de Bangkok, el Profesor Sir Michael Marmot, Presidente de la Comisión de la OMS sobre Determinantes Sociales de la Salud, se refirió a un motivo de grave preocupación: "No es inevitable que, en lo que respecta a la esperanza de vida, haya unas diferencias de 48 años entre los países y de 20 o más años dentro de los países. Crece sin cesar el número de investigaciones que detectan factores sociales en el origen de gran parte de esas desigualdades en salud". El reto de la Carta de Bangkok ha sido determinar la mejor manera de responder a los muchos cambios y tendencias mundiales que están afectando críticamente a la salud y el bienestar, así como las posibles opciones para desarrollar estrategias de promoción de la salud que aborden esas desigualdades y afronten de forma más pertinente las exigencias del nuevo milenio.

En la conferencia se han examinado también muchas otras cuestiones relacionadas con esos desafíos. Los debates han abarcado desde los convenios comerciales y la salud pública hasta la regulación de los productos nocivos para la salud, y desde las experiencias de grupos marginados en el terreno de la salud hasta el papel de las fundaciones del sector privado. La conferencia ha demostrado ser un valioso foro para difundir resultados y lecciones sobre la eficacia de las medidas de promoción de la salud y sobre la manera de adaptarlas a fin de encarar mejor las actuales desigualdades.

El copatrocinador de la conferencia, el Ministerio de Salud Pública de Tailandia, ha demostrado su firme compromiso en la promoción de la salud acogiendo el "Día de Tailandia", en el que se explicaron en mayor detalle sus muchos programas y proyectos. El país ha lanzado este año una campaña titulada "Tailandia sana", con un enfoque centrado en el principio de "crear" en lugar de "reparar" la salud. En su intervención en la ceremonia de apertura de la conferencia, el Primer Ministro de Tailandia, el Dr. Thaksin Shinawatra, señaló que "está claro que la buena salud es un componente clave del progreso. Las sociedades donde las personas gozan de salud pueden confiar en progresar en muchos aspectos. Crear salud se ha convertido por tanto en una prioridad de las agendas de salud nacionales y mundiales".

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Mike Shaw
Coordinador de Comunicación de la Conferencia
Bangkok
Teléfono: + 66 9 534 5177

Jane McElligott
OMS
Ginebra
Teléfono: +41 22 791 3353
Teléfono móvil: +41 79 477 17 40
e-mail: mcelligottj@who.int