Centro de prensa

La OMS presenta la iniciativa mundial en pro de la seguridad del paciente y publica unas directrices sobre higiene de las manos en la atención sanitaria

Para luchar contra la propagación de las infecciones asociadas a la atención de salud, que se cobran muchas vidas y afectan a cientos de millones de pacientes en todo el mundo cada año, la Organización Mundial de la Salud y sus asociados han presentado la Iniciativa Mundial en pro de la Seguridad del Paciente bajo el lema «Una atención limpia es una atención más segura». En el marco de la presentación, se pone a disposición un borrador avanzado de las Directrices de la OMS sobre Higiene de las Manos en la Atención Sanitaria, destinadas a fomentar medidas sencillas de prevención de la propagación de esas infecciones.

Ministros de salud y funcionarios superiores, expertos técnicos y la OMS anuncian hoy una serie de medidas fundamentales para luchar contra las infecciones asociadas a la atención sanitaria, también conocidas como infecciones nosocomiales, que ponen en peligro los avances obtenidos con grandes esfuerzos en los ámbitos de la salud y la esperanza de vida. Esas infecciones son un problema mundial que afecta tanto a los países en desarrollo como a los países desarrollados.

Según una nueva publicación de la Iniciativa Mundial en pro de la Seguridad del Paciente, «Una atención limpia es una atención más segura», en todo momento hay en el mundo más de 1,4 millones de personas gravemente enfermas a consecuencia de esas infecciones. Entre el 5% y el 10% de los pacientes que son ingresados en hospitales en los países desarrollados contraen estas infecciones, según el informe. En algunos países en desarrollo, el porcentaje de pacientes afectados puede superar el 25%.

Al considerable sufrimiento humano que producen esas infecciones se suma su impacto económico. Los estudios realizados en tres países de la OCDE, uno de ellos de ingresos medianos, han mostrado que esos tres países pierden en total entre US$ 7000 y 8200 millones a causa de las infecciones asociadas a la atención de salud.

«La Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente de la OMS ha desarrollado estrategias de bajo costo para combatir este problema mundial», ha dicho el Director General de la OMS, Dr. LEE Jong-wook. «Aplicar esas estrategias es la mejor manera de prevenir las infecciones asociadas a la atención sanitaria y mejorar la seguridad de los pacientes.»

La Iniciativa Mundial en pro de la Seguridad del Paciente, un programa básico de la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente, reúne las Directrices de la OMS sobre Higiene de las Manos en la Atención Sanitaria (borrador avanzado) y la labor continuada en materia de seguridad de la sangre, seguridad de las inyecciones y de la inmunización, prácticas clínicas más seguras, y agua salubre, saneamiento y gestión de los desechos. Las medidas sencillas incluidas en estas estrategias de bajo coste también han demostrado ser muy eficaces en la reducción de la carga de la infección.

Según Sir Liam Donaldson, Presidente de la Alianza, Director General de Salud de Inglaterra y Asesor Principal en Materia de Salud del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, «en los sistemas de salud de todo el mundo ya se considera prioritaria la seguridad del paciente. El programa de trabajo de la Alianza ha obtenido de los países, los órganos profesionales y los usuarios de la atención sanitaria un grado sin precedentes de adhesión a la causa de que la atención de salud sea más segura para los pacientes. La primera Iniciativa Mundial en pro de la Seguridad del Paciente está abordando un área de riesgo fundamental. La infección asociada a la atención sanitaria puede reducirse, y la recompensa de ello es la posibilidad de salvar miles de vidas en el mundo entero». Durante los últimos 12 meses, más de 100 expertos técnicos de todo el mundo han participado en la elaboración de las Directrices de la OMS sobre Higiene de las Manos en la Atención Sanitaria (borrador avanzado). Las Directrices sólo se finalizarán después de haber sido ensayadas en diferentes centros de atención sanitaria de las seis regiones de la OMS. Lavarse las manos, una acción muy sencilla, sigue siendo la medida principal para reducir las infecciones asociadas a la atención sanitaria y la propagación de la resistencia a los antimicrobianos, y aumentar así la seguridad de la atención en todos los centros, desde los complejos hospitales modernos hasta los puestos de salud más sencillos. En caso de que se produzca una nueva pandemia de gripe, la enorme cantidad de pacientes que solicitarán cuidados supondrá un desafío para los servicios de salud y aumentará notablemente el riesgo de propagación en el marco de los servicios de atención de salud. El desarrollo de mecanismos y recursos eficaces para reducir la transmisión del virus de la gripe pandémica en el momento de prestar asistencia sanitaria es una necesidad inmediata. Aunque la transmisión a través de grandes gotículas cuando las personas tosen o estornudan se considera la principal vía de propagación de la gripe, también puede contribuir a esa propagación la contaminación de las manos. Por consiguiente, además de otras acciones para el control de las infecciones, las medidas de higiene de las manos propuestas en las directrices deben incluirse entre las medidas indispensables para responder a la gripe pandémica.

La Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente trata de ayudar a los países a que hagan del lema «Una atención limpia es una atención más segura» el núcleo de su agenda sanitaria, y apoya las iniciativas de los países fomentando la sensibilización y el compromiso para priorizar las respuestas encaminadas a reducir las infecciones asociadas a la atención sanitaria y promover estrategias preventivas. La Iniciativa Mundial está ensayando la aplicación de las Directrices de la OMS sobre Higiene de las Manos en la Atención Sanitaria en seis distritos de las diferentes regiones de la OMS, en el marco del conjunto integrado de acciones en los ámbitos de la seguridad de la sangre, seguridad de las inyecciones y de la inmunización, prácticas clínicas más seguras, y agua salubre, saneamiento y gestión de los desechos.

Varios países han logrado controlar el problema de la infección asociada a la atención de salud y disminuir los riesgos para los pacientes en sus centros sanitarios. Sin embargo, no todos los países han obtenido resultados satisfactorios. Hay un desfase entre las mejoras potenciales de la seguridad de los pacientes y las que realmente se están logrando. «Ese desfase se debe a que los instrumentos y estrategias disponibles no se están aplicando de forma sensata y generalizada», ha dicho el Profesor Didier Pittet, principal responsable de la Iniciativa Mundial en pro de la Seguridad del Paciente y Director del Programa de Control de Infecciones de los Hospitales de la Universidad de Ginebra. «Cada vez que se aplican esas estrategias para prevenir la propagación de infecciones, los servicios de salud correspondientes registran una mejora espectacular.»

La Iniciativa Mundial en pro de la Seguridad del Paciente aprovecha las actividades e iniciativas en curso de los países para luchar contra las infecciones asociadas a la atención sanitaria. Reducir la propagación de esas infecciones será un paso fundamental para aumentar la seguridad de la atención sanitaria a largo plazo.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Dr Agnès Leotsakos
Alianza Mundial en pro de la Seguridad del Paciente
Teléfono móvil: +41 79 221 7802
e-mail: leotsakosa@who.int