Centro de prensa

La OMS pide más fondos para la salud a fin de evitar una segunda oleada de muertes por el terremoto del Pakistán

Hasta ahora, los fondos para la salud han salvado vidas y paliado el sufrimiento

Con la llegada del invierno, cientos de miles de afectados por el terremoto del Pakistán hacen frente a un innecesario riesgo de muerte, enfermedad y nuevas heridas. Ahora y durante todo el invierno la gente necesita refugio, agua potable y asistencia sanitaria para poder sobrevivir.

El terremoto y las subsiguientes réplicas han dejado tras de sí más de 53 000 muertos y, según las estimaciones, unas 75 000 heridos. Entre las víctimas hay mucho personal sanitario. A tenor de las últimas evaluaciones disponibles, de los 564 centros de salud que había en la zona, 291 han quedado destruidos y otros 74 han resultado parcialmente dañados. Menos de la mitad siguen funcionando.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con otros asociados en el terreno de la salud, está tomando medidas y ya ha conseguido resultados apreciables con ayuda de donaciones que llegaron sin tardanza. Con ello ha sido posible ofrecer a decenas de miles de personas servicios quirúrgicos, medicamentos y vacunas y adoptar otras medidas importantes de salud pública.

Para extender la asistencia sanitaria a los miles de personas que aún lo necesitan, para seguir atendiendo a los afectados durante todo el invierno y para prevenir y afrontar eventuales brotes, la OMS pide un total de 27,57 millones de dólares estadounidenses como parte del llamamiento revisado de las Naciones Unidas. Los fondos prometidos a la OMS desde el 8 de octubre hasta la fecha ascienden en total a 11 millones de dólares.

"Si no llega más ayuda inmediatamente, se avecina una segunda oleada de muertes en Pakistán. No podemos sentarnos a esperar las imágenes de personas muertas de frío o de enfermedades prevenibles antes de intervenir. Con el dinero recibido hasta ahora, la OMS, sus asociados y el Ministerio de Salud han podido mejorar las condiciones en que vive la gente. El llamamiento revisado tendrá un efecto multiplicador en el apoyo de la OMS", dijo el Dr. Ala Alwan, representante del Director General de la OMS para la Acción Sanitaria en las Crisis.

El llamamiento revisado se traducirá en un mayor apoyo de la OMS al Ministerio de Salud para trabajar en cuatro grandes ámbitos de la salud.

Mayor acceso a la atención sanitaria

Hasta la fecha, decenas de miles de personas han recibido tratamiento médico en centros de salud civiles o militares, pero en zonas aisladas se sigue encontrando a mucha gente que necesita importantes intervenciones médicas y quirúrgicas. Los heridos graves requieren seguimiento médico, y los enfermos crónicos, por ejemplo de diabetes, cardiopatías o afecciones renales, deben recibir tratamiento regularmente.

La OMS ya ha enviado suministros y medicamentos en cantidad suficiente para cubrir las necesidades de atención sanitaria de 270 000 personas durante un mes, y se está preparando el envío de más material médico y quirúrgico.

Prevenir enfermedades y sufrimiento

La deficiente calidad del agua y de los sistemas de saneamiento ha acrecentado el riesgo de enfermedades transmisibles como las diarreicas o el sarampión. Para detectar eventuales brotes y prevenir epidemias rápidamente, la OMS ha ayudado al Ministerio de Salud a crear un sistema de vigilancia sanitaria en el que participan más de 200 personas, entre expertos médicos y personal de otro tipo, sistema que va a aplicarse en todas las zonas afectadas.

Como medida preventiva, la OMS y el UNICEF apoyan al Ministerio de Salud y otros asociados en la realización de campañas de vacunación contra el tétanos y el sarampión. Hasta ahora han sido vacunados más de 50 000 niños, y se están entregando más vacunas y otros suministros.

Responder a las necesidades de salud mental

De los 3,5 millones de afectados por el terremoto, muchos han sufrido pérdidas extremadamente dolorosas (vivienda, allegados, medios de vida, etc.). El hecho de que no se hayan encontrado muchos de los cuerpos, que quizá nunca lleguen a aparecer, puede también agravar el estado de angustia de las víctimas.

A juzgar por la experiencia adquirida en otros desastres, pueden observarse graves trastornos mentales (psicosis, depresión profunda y trastornos de ansiedad) en un 3 a 4% de la población afectada. En el caso del terremoto del Pakistán, ello significa que entre 120 000 y 160 000 personas pueden necesitar tratamiento para trastornos mentales de gravedad. Cabe prever que hasta un 15%, es decir, 600 000 personas, podrían padecer trastornos mentales entre leves y moderados.

Para responder a esas agudas necesidades en el terreno de la salud mental y el apoyo psicosocial, la OMS colabora estrechamente con el Ministerio de Salud y otros asociados en la formación de agentes de salud mental para que presten asistencia psicosocial a los supervivientes del terremoto. El Ministerio de Salud ya ha desplazado cuatro equipos de especialistas a las zonas más afectadas.

Coordinación sanitaria

La OMS, por medio de su red de empleados nacionales y expatriados en Islamabad y en cinco oficinas locales (Muzaffarabad, Mansehra, Balakot, Bagh y Rawalakot), sigue ayudando al Ministerio de Salud a coordinar su labor con la de decenas de entidades relacionadas con la salud que ya trabajan en las zonas afectadas.

Para ayudar a las instancias humanitarias a orientar mejor su trabajo en el terreno de la salud, la OMS ha creado un sitio web www.whopak.org/disaster/ en el que ofrece información práctica sobre el tema, por ejemplo directrices sobre prácticas óptimas, listas de suministros médicos necesarios e informes sobre la situación. La OMS sigue respondiendo a consultas relacionadas con la salud mediante una dirección de correo electrónico, health@whopak.org, y un servicio telefónico permanente: tel: +92 51 250 5176 / 926 3240.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Dr Fadéla Chaib
OMS/Ginebra
Teléfono: +41 22 791 3228
Teléfono móvil: +41 79 477 1738
e-mail: chaibf@who.int

Chris Black
Teléfono: +88 216 51 191 015
Teléfono móvil: +41 79 472 60 54