Centro de prensa

La Asamblea Mundial de la Salud se compromete a fortalecer los servicios de rehabilitación para las personas discapacitadas

En el mundo hay 600 millones de personas que viven con algún tipo de discapacidad, a menudo en condiciones precarias y sin recursos para satisfacer sus necesidades básicas. Hoy, la Asamblea Mundial de la Salud ha adoptado por unanimidad una resolución que podría mejorar considerablemente la vida de esas personas.

«Con la adopción de esta resolución sobre las discapacidades, el mundo rechaza la opinión de que las personas discapacitadas tienen poco que ofrecer a sus sociedades», ha dicho el Dr. LEE Jong-wook, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS). «Es indispensable integrar a las personas discapacitadas y proporcionarles acceso a los servicios de salud y rehabilitación. Debemos trabajar para que este mundo sea un mundo para todos.»

La resolución adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud llama la atención hacia las personas que padecen discapacidades físicas, sensoriales y mentales de diversos tipos, sus necesidades sanitarias y de rehabilitación, y el costo de su exclusión de la sociedad. La resolución también manifiesta la preocupación por el rápido aumento del número de personas discapacitadas que han traído consigo las enfermedades crónicas, las lesiones, la malnutrición, el VIH/SIDA, el crecimiento de la población y los avances de la medicina, que permiten conservar y prolongar la vida. Cerca del 80% de las personas discapacitadas viven en países de bajos ingresos, donde la pobreza limita aún más su acceso a servicios de salud básicos, entre ellos los servicios de rehabilitación.

La resolución exhorta a los Estados Miembros a que fortalezcan la aplicación de las Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad adoptadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 48/96; fomenten los derechos y la dignidad de las personas discapacitadas; apoyen los programas de rehabilitación basados en la comunidad, e incluyan un componente de discapacidad en sus políticas y programas de salud. Asimismo, pide al Director General de la OMS que apoye a los Estados Miembros en ese esfuerzo y en la recolección de datos más fiables sobre todos los aspectos pertinentes de la discapacidad, especialmente en los niños.

La disponibilidad de servicios de rehabilitación en los hospitales y comunidades locales; el suministro de dispositivos auxiliares, como sillas de ruedas, prótesis o audífonos, y el acceso a la educación y al empleo se encuentran entre las medidas que los gobiernos pueden adoptar para mejorar la vida de las personas discapacitadas. Otra prioridad consiste en hacer frente a la estigmatización y a la discriminación, pues son dos de los mayores obstáculos a la integración y a la participación plena de las personas discapacitadas en sus sociedades.

La OMS ofrecerá a los Estados Miembros pleno apoyo para que apliquen la resolución. En este sentido, la OMS y sus asociados, entre ellos los representantes de las organizaciones de personas discapacitadas, han iniciado el proceso de elaboración de un Informe mundial sobre discapacidad y rehabilitació basado en las mejores pruebas científicas disponibles, cuyos resultados y recomendaciones orientarán en los años venideros la labor en esta esfera.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Ms Laura Sminkey
Funcionaria Técnica
Departmento de Prevención de los Traumatismos y la Violencia, OMS
Teléfono: +41 22 791 4547
Teléfono móvil: +41 79 249 3520
e-mail: sminkeyl@who.int

Enlaces conexos