Centro de prensa

Un informe de la Organización Mundial de la Salud explica los efectos sobre la salud del accidente nuclear civil más grave de la historia

El Director General de la OMS pide que se siga prestando apoyo a los supervivientes

El 26 de abril se cumplen 20 años del accidente nuclear de Chernobyl

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado hoy un documento histórico: el informe científico más completo elaborado hasta la fecha acerca de los efectos que ha tenido en la salud el accidente nuclear civil más grave de la historia.

Cuando se cumplen 20 años del accidente nuclear de Chernobyl, las Naciones Unidas están redoblando los esfuerzos para reactivar la vida social y económica de las regiones de Belarús, la Federación de Rusia y Ucrania, los países más afectados por la lluvia radiactiva que siguió a la explosión del reactor.

«A la vez que trabajamos por reconstruir el futuro de todos, no debemos olvidar a las familias de quienes murieron como consecuencia del accidente, ni a aquellos que siguen padeciendo los efectos de la exposición a las radiaciones y graves perjuicios en su vida», declaró el Dr. LEE Jong-wook, Director General de la OMS.

«El informe de la OMS acerca de los efectos del accidente de Chernobyl sobre la salud aporta a los países más afectados y a sus habitantes la información necesaria para poder adoptar decisiones cruciales de salud pública en el proceso de reconstrucción de sus comunidades, al que la OMS está contribuyendo», afirmó el Dr. Lee.

Según las estimaciones del informe de la OMS, en los países más afectados se ha diagnosticado cáncer tiroideo a unas 5000 personas que eran niños o adolescentes cuando se produjo el accidente. Además, es probable que se notifiquen nuevos casos de cáncer tiroideo en las próximas décadas. Por otro lado, la OMS estima en casi 9000 el exceso de defunciones por cáncer que ha causado el accidente entre las personas que trabajaban en las operaciones de limpieza, los evacuados y los residentes de las regiones muy o poco contaminadas de Belarús, la Federación de Rusia y Ucrania.

Tras el accidente, 116 000 personas fueron evacuadas de la zona, y en los años siguientes se trasladó a otras 230 000 personas de las zonas altamente contaminadas. La reubicación constituyó una experiencia profundamente traumática para muchas personas debido al desmantelamiento de las redes sociales y a la imposibilidad de regresar a su hogar. Además, muchos también han sufrido el estigma social asociado al hecho de ser una «persona expuesta».

Los afectados pasaron a ser calificados como «víctimas de Chernobyl». Pese a las indemnizaciones y ayudas gubernamentales para los evacuados y residentes de los territorios contaminados, muchas personas se consideran «víctimas» en lugar de «supervivientes», y sienten que han perdido las riendas de su propio futuro.

En la actualidad, más de cinco millones de personas viven en zonas todavía contaminadas con material radiactivo. Muchos de ellos sufren niveles más elevados de ansiedad, síntomas físicos muy diversos sin explicación médica y una mala salud subjetiva en comparación con los habitantes de zonas no expuestas.

La OMS recomienda que se emprendan nuevas iniciativas para facilitar al público y a los profesionales pertinentes información precisa sobre las consecuencias de la catástrofe en la salud, en el contexto de los esfuerzos encaminados a revitalizar a las poblaciones y zonas afectadas por el accidente de Chernobyl. En particular, la OMS sigue desplegando esfuerzos para mejorar la atención sanitaria dispensada a las poblaciones afectadas a través de programas educativos y de telemedicina, y prestando apoyo a la investigación.

Antecedentes

La Estrategia de las Naciones Unidas para la Recuperación, lanzada en 2002, ofreció a todos los organismos de las Naciones Unidas y a la comunidad internacional un marco de acción para reconstruir las zonas más afectadas de Belarús, la Federación de Rusia y Ucrania. En el Foro de Chernobyl, constituido a raíz de esa Estrategia, varios organismos elaboraron estudios independientes sobre las diversas repercusiones del accidente de Chernobyl: los efectos sobre la salud (OMS), las consecuencias ambientales (Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA) y las consecuencias socioeconómicas (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo). El informe de la OMS Health Effects of the Chernobyl Accident and Special Health Care Programmes es el resultado concreto de ese esfuerzo.

Enlaces relacionados

Para más información puede ponerse en contacto con:

Gregory Hartl
Responsable de Medios de Comunicación
Organización Mundial de la Salud
Teléfono: +41 22 791 4458
Teléfono móvil: +41 79 203 6715
e-mail: hartlg@who.int

Compartir