Centro de prensa

La Organización Mundial de la Salud y un conjunto de colaboradores dan a conocer un nuevo plan coordinado para tratar a millones de personas que sufren enfermedades tropicales desatendidas


Ostras citas de colaboradores

Dr. James Mwanzia, Director de la División de Prevención y Control de Enfermedades Transmisibles de la Oficina Regional de la OMS para África, Harare (Zimbabwe)
«El próximo paso será la adaptación del manual a las necesidades específicas de los países para que pue-dan aplicar la estrategia integrada de la OMS, aprovechando los puntos fuertes de su sistema de salud pú-blica en beneficio de los colectivos afectados por enfermedades tropicales desatendidas.»

Dra. Regina Rabinovich, Directora de Enfermedades Infecciosas en la Fundación Bill y Melinda Ga-tes, Seattle (Estados Unidos)
«Aplaudimos el liderazgo de la OMS en la lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas. Estamos deseando trabajar con la OMS y otros colaboradores para demostrar el importante papel que puede desem-peñar la farmacoterapia preventiva a la hora de controlar esas terribles dolencias.»

Dr. Uche Amazigo, Director del Programa Africano de Lucha contra la Oncocercosis (Burkina Faso)
«Debemos actuar de forma concertada y coordinada y establecer alianzas para ayudar a las poblaciones más pobres a librarse del fardo de las enfermedades tropicales desatendidas. El hecho de que esas enfer-medades sigan causando estragos, cuando existen estrategias, herramientas y fármacos utilizables a gran escala para controlarlas, deja patente el fracaso de la salud pública a la hora de quebrar ciertas barreras. Para que nuestro esfuerzo colectivo rinda frutos es necesario responsabilizar a las comunidades, forjar alianzas sólidas y reforzar los sistemas de salud de forma que la lucha integrada contra las enfermedades permita cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio.»

Dr. J.-P. Garnier, Director General de GlaxoSmithKline, Londres (Reino Unido)
«Para GlaxoSmithKline es motivo de orgullo tomar parte en la lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas, en particular donando albendazol para conseguir eliminar la filariasis linfática. Nos felicitamos pues de la existencia de las directrices de la OMS, que ayudarán a los países a combinar distintas interven-ciones sanitarias utilizando varios medicamentos para obtener mejores resultados sanitarios con las pobla-ciones pobres del mundo en desarrollo.»

Dr. Jacob Kumaresan, Presidente de la International Trachoma Initiative, Nueva York (Estados Uni-dos)
«Lamentablemente, esas enfermedades tropicales desatendidas afectan a las poblaciones más pobres del mundo, causando un sufrimiento evitable, mermando la productividad y lastrando el desarrollo. Coordinan-do nuestras acciones para trabajar de forma sinérgica podemos atender con más rapidez a un mayor núme-ro de personas, mejorando con ello su estado de salud y ayudando a aliviar la pobreza.»

Profesor David Molyneux, Director del Lymphatic Filariasis Support Centre, Liverpool (Reino Unido)
«Hay que felicitar a la OMS por haber elaborado un documento interesante, oportuno, bien presentado y pertinente en el plano mundial. Se trata de un texto muy completo, que aborda los aspectos prácticos de la farmacoterapia antihelmíntica y facilita así a los responsables de los países donde estas enfermedades son endémicas información indispensable para elaborar sus programas. Llevando la teoría a la práctica con elegancia, la OMS y sus colaboradores ponen a los países en condiciones de aplicar de forma rentable pro-gramas directamente vinculados al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.»

Dr. Mark L. Eberhard, Director de la División de Enfermedades Parasitarias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Atlanta, Georgia (Estados Unidos)
«Un primer paso fundamental para controlar las enfermedades infecciosas es la elaboración de un conjunto completo y coherente de orientaciones que sirvan para llevar con facilidad las ideas a la práctica. Una vez más la OMS ha tomado la iniciativa de confeccionar un documento que sea el referente y marco estratégico en torno al cual la comunidad internacional pueda estructurar su labor de lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas, que forman parte de las dolencias más frecuentes y debilitantes, aunque controla-bles, que padecen grandes grupos de población del mundo.»

Profesor Alan Fenwick, Director del proyecto sobre enfermedades tropicales desatendidas (NTD Pro-ject) de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Washington, D.C. (Esta-dos Unidos)
«Estas directrices son exactamente lo que hace falta para contribuir a la lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas. Ahora, cuando tanto la Fundación Bill y Melinda Gates como la ADI de los Estados Unidos acaban de reforzar su apoyo a este combate y cuando otros donantes se están sumando a la empresa, es esencial que las estrategias de control se basen en datos y conocimientos científicos contrastados. En este sentido, las directrices de la OMS sientan sólidas bases para definir estrategias adecuadas.»

Profesor Peter Hotez, Director del Dpto. de Microbiología y Medicina Tropical de la Universidad George Washington, Washington, D.C. (Estados Unidos)
«Las nuevas directrices de la OMS representan un paso importante para luchar en todo el mundo contra las enfermedades tropicales desatendidas. Este nuevo documento satisface la acuciante necesidad de dispo-ner de una «hoja de ruta» para avanzar en la empresa mundial de hacer realidad los Objetivos de Desarro-llo del Milenio.»

Dr. Ralph H. Henderson, Decatur, Georgia (Estados Unidos) (ex Subdirector General para Enferme-dades Transmisibles de la Organización Mundial de la Salud, Ginebra, Suiza)
«Este manual es un avance importantísimo para coordinar los programas generales de tratamiento antihel-míntico. Con él se cubre una primera y fundamental etapa: la combinación de varios regímenes terapéuti-cos para atajar y eliminar enfermedades que, pese a ser distintas, requieren recursos y métodos de adminis-tración comunes. Ahora es preciso que estas directrices se concreten en programas nacionales a gran es-cala y que éstos se beneficien plenamente de los ahorros que puedan lograrse gracias a la coordinación.»

Dr. B. Thylefors, Director del Programa de donaciones de Mectizan® de Decatur, Georgia (Estados Unidos)
«Este manual de la OMS constituirá una importante herramienta para extender el uso de combinaciones apropiadas de fármacos antihelmínticos mediante terapias dirigidas al ámbito comunitario, como ya se está haciendo con éxito en países africanos para tratar la oncocercosis y la filariasis linfática. Además, estimula-rá la adquisición de toda la experiencia práctica necesaria para administrar de forma generalizada esas nuevas combinaciones de fármacos mediante intervenciones seguras y eficaces en diferentes contextos.»

Dr. Ousmane Bangoura, Responsable de la unidad de coordinación sobre la oncocercosis, Región África del Banco Mundial, Washington, D.C. (Estados Unidos)
«Las enfermedades tropicales desatendidas son un problema de interés general y alcance mundial. La in-tensificación de la lucha contra ellas es coherente con los Objetivos de Desarrollo del Milenio aprobados por la comunidad internacional a fin de aliviar la pobreza y reducir el sufrimiento humano. Cabe pensar que ello no entrañará costos muy elevados, gracias a las masivas donaciones de medicamentos y a la aplicación de medidas eficaces en relación con su costo. Ello tendrá también importantes repercusiones en el ámbito del desarrollo, puesto que aportará una mejor calidad de vida y una mayor productividad laboral y contribuirá así al crecimiento económico. El nuevo manual sobre farmacoterapia preventiva de las helmintiasis humanas llega en un buen momento. Resultará de gran ayuda para los profesionales sanitarios, administradores de programas, donantes y gobiernos de los países de endemicidad para abordar de forma integrada el control de esas enfermedades.»

Dr. Eric A. Ottesen, Director del Lymphatic Filariasis Support Center, Equipo Operativo para la Su-pervivencia y el Desarrollo del Niño, Decatur, Georgia (Estados Unidos)
«¡Qué oportuno resulta este documento! Las helmintiasis, dolencias extendidas y debilitantes donde las haya, agudizan los efectos de otras enfermedades mortíferas coendémicas y perpetúan el círculo vicioso de la pobreza en todo el mundo en desarrollo. Sin embargo hoy en día, gracias a la extraordinaria generosidad del sector privado, se pueden conseguir medicamentos eficaces gratuitamente o a muy bajo precio, con lo que esas afecciones son en buena medida, cuando no totalmente, prevenibles. No obstante, para aprove-char esta oportunidad excepcional se requería una «hoja de ruta» práctica y didáctica para orientar el des-pliegue en cada país de una nueva estrategia sanitaria basada en una farmacoterapia susceptible de preve-nir varias enfermedades. Este manual de la OMS no sólo ofrece este tipo de orientaciones prácticas, sino que expone también la lógica y los datos científicos que subyacen a la nueva estrategia con tal claridad que sin duda concitará una adhesión y un consenso muy amplios entre los profesionales de la salud pública y los propios ciudadanos.»

Dra. Nana A. Y. Twum-Danso, Directora interina de la Iniciativa de donaciones de Mebendazol, Equi-po Operativo para la Supervivencia y el Desarrollo del Niño, Decatur, Georgia (Estados Unidos)
«Este manual de la OMS abrirá sin duda el camino hacia programas más eficaces de administración gene-ralizada de medicamentos contra estas enfermedades, tan importantes como a menudo desatendidas. Lo difícil para todos nosotros, sin embargo, será velar por que no se dejen de lado otras facetas de los progra-mas que no guarden relación directa con los medicamentos, por ejemplo la mejora del saneamiento para controlar las helmintiasis transmitidas por el suelo.»

Compartir