Centro de prensa

La Alianza Alto a la Tuberculosis dispensa tratamiento a 10 millones de personas en seis años

Reafirmando su carácter de instrumento defensivo indispensable contra el desarrollo y la propagación de la tuberculosis farmacorresistente, la Alianza Alto a la Tuberculosis anunció hoy que en los últimos seis años su sección de suministro de medicamentos, el Servicio Farmacéutico Mundial, ha proporcionado tratamiento con medicamentos antituberculosos a 10 millones de personas en 78 países.

«Éste es un hito importante porque el único medio para acabar con la epidemia consiste en proporcionar medicamentos antituberculosos a las personas que lo necesitan y asegurarse de que completen su tratamiento. Además, es la mejor arma que tenemos para prevenir una nueva epidemia de tuberculosis farmacorresistente, cuyo alcance podría ser muy consi-derable», afirmó el Dr. Marcos Espinal, Secretario Ejecutivo de la Alianza Alto a la Tubercu-losis. «Junto con los países y los asociados estamos avanzando hacia la consecución de nuestro objetivo de dispensar tratamiento a 50 millones de pacientes entre 2006 y 2015.»

En 2005 se registraron 8,8 millones de nuevos casos de tuberculosis y 1,6 millones de de-funciones por esa enfermedad. En la mayoría de los casos, la tuberculosis responde al tra-tamiento medicamentoso, lo que significa que puede curarse con cuatro medicamentos normalizados o de primera línea. La no observancia del tratamiento completo con esos me-dicamentos es el primer paso hacia el desarrollo de una tuberculosis polifarmacorresistente. El uso de medicamentos falsificados o de mala calidad también pueden dar lugar al desarro-llo de formas polifarmacorresistentes de la enfermedad.

La tuberculosis polifarmacorresistente exige un tratamiento más largo y sólo puede curarse con medicamentos de segunda línea, que resultan más costosos y provocan más efectos secundarios y de mayor gravedad. Si esos medicamentos de segunda línea se utilizan o se administran de forma equivocada, pueden propiciar el desarrollo de tuberculosis extrema-damente resistente. Dado que esta última forma de la enfermedad es resistente tanto a los medicamentos de primera línea como a los de segunda línea, las opciones de tratamiento son muy limitadas, con el consiguiente riesgo elevado de defunción. Tanto la tuberculosis polifarmacorresistente como la extremadamente resistente son transmisibles de persona a persona.

La cobertura de 10 millones de pacientes se logró mediante el suministro de tratamientos de primera línea a personas con tuberculosis tratable con medicamentos. Desde finales de 2006, el Servicio Mundial de Medicamentos también ha suministrado a los países medi-camentos de segunda línea necesarios para el tratamiento de la tuberculosis polifarmaco-rresistente, después de que el Comité Luz Verde de la Alianza Alto a la Tuberculosis verifi-cara que los países solicitantes satisfacían sus requisitos técnicos y utilizarían los medica-mentos correctamente.

«Felicito a la Alianza Alto a la Tuberculosis por este logro», dijo el Dr. Michel Kazatchkine, Director Ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. «El Servicio Mundial de Medicamentos y el Fondo Global proporcionan conjuntamente a los países financiación y medicamentos que aseguran una mejor ejecución de los programas y un suministro ininterrumpido de medicamentos de modo que los pacientes pueden recibir el tratamiento completo, lo que reduce el riesgo de desarrollo de la tuberculosis farmacorre-sistente».

El Servicio Mundial de Medicamentos proporciona a los países los medicamentos e insumos necesarios para el diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis, tanto la que responde a los medicamentos como las formas farmacorresistentes, en adultos y niños. Además de medi-camentos, el Servicio proporciona asistencia técnica directa sobre gestión de los medicamen-tos. El Servicio Mundial de Medicamentos es la institución que más medicamentos antitu-berculosos gratuitos suministra a los países que no pueden pagar por ellos. Además, ad-quiere medicamentos antituberculosos para países que disponen de los medios para com-prarlos, y puede enviar esos medicamentos sin demora en caso de crisis humanitaria o de-sastre natural, conflicto armado u otra situación en la que se necesiten medicamentos anti-tuberculosos para salvar vidas.

La Alianza Alto a la Tuberculosis, que funciona en sede de la OMS, en Ginebra (Suiza), es una red de más de 500 organizaciones internacionales, países, donantes de los sectores público y privado y organizaciones no gubernamentales y gubernamentales que trabajan conjuntamente para eliminar la tuberculosis.

Notas para los editores:

Calidad de los medicamentos suministrados

Todos los medicamentos que el Sistema Mundial de Medicamentos suministra a los países están precalificados por el programa de precalificación de medicamentos antituberculosos dirigido por la OMS, o han sido sometidos a un proceso de precalificación provisional a car-go de un comité de expertos convocado por la OMS a petición del Servicio Mundial de Medi-camentos. Además, cada partida se comprueba individualmente antes de su despacho, a fin de asegurar que cumpla las normas de calidad.

Número de casos de tuberculosis polifarmacorresistente y tuberculosis extremada-mente resistente

Cada año se registran por lo menos 400 000 casos de tuberculosis polifarmacorresistente. Se han notificado casos de tuberculosis extremadamente resistente en 37 países, pero el número de pacientes afectados por esta forma de la enfermedad no se conoce debido a que la mayoría de los países carecen de la capacidad de diagnóstico apropiada para esa forma de la enfermedad. En la actualidad, la OMS participa en la vigilancia con el objetivo de aco-piar datos estimativos mundiales.

Para más información, sírvase comunicarse con:

Washington, DC
Nicole Schiegg
Oficial de Promoción
Alianza Alto a la Tuberculosis
Teléfono móvil: +41 79 367 6206
E-mail: schieggn@who.int

Ginebra
Judith Mandelbaum-Schmid
Oficial de Comunicaciones
Alianza Alto a la Tuberculosis
Teléfono móvil: +41 79 254 6835
E-mail: schmidj@who.int

Compartir