Centro de prensa

Los asociados mundiales redoblan la lucha contra el mal de Chagas

Nueva estrategia para eliminar la tripanosomiasis americana

Una nueva campaña para eliminar la enfermedad de Chagas antes de que concluya 2010 va a ser presentada en la reunión de expertos y asociados que ha convocado la Organización Mundial de la Salud (OMS). La estrategia ha sido diseñada para dar respuesta a los problemas neurálgicos que plantean el tratamiento y el control del mal de Chagas y para coordinar los esfuerzos mundiales desplegados para prevenir la transmisión por conducto de una nueva Red Mundial para la Eliminación del Chagas.

«El establecimiento de la Red Mundial OMS para luchar contra el chagas se enmarca en el contexto, más amplio, de la lucha renovada de la OMS contra las enfermedades tropicales. Las posibilidades de reducir la carga que impone esa enfermedad han cambiado espectacularmente durante los últimos años. El mal de Chagas está bajo control en muchos países de las Américas, y es necesario reforzar los compromisos, puesto que la eliminación de esa tripanosomiasis es ahora una meta alcanzable. Los casos detectados en países donde el mal no es endémico evidencian que las actividades han de tener envergadura mundial», ha declarado la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS.

El mal de Chagas es una enfermedad grave, en ocasiones mortal, causada por el protozoo parásito Trypanosoma cruzi. Sus primeros síntomas son fiebre, fatiga, inflamación de los ganglios y dolor cardiaco, pero con el paso de los años la infección puede provocar una debilitación crónica resultante de la destrucción del músculo cardiaco. Se registra principalmente en América Latina, donde se estima que durante el decenio de 1980 estaban infectados más de 20 millones de personas. Desde entonces, los países de esa zona han realizado enormes esfuerzos para controlar la infección, y las estimaciones actuales indican que el número de personas infectadas es inferior a 8 millones. Sin embargo, la transmisión sanguínea y el trasplante de órganos han hecho que ese mal no esté ya confinado en esa zona de las Américas. En efecto, se han detectado casos en países no endémicos de Europa y en Canadá y Estados Unidos.

«Se han alcanzado logros notables en la eliminación de la transmisión vectorial del chagas en la Región de las Américas, pero aún queda mucho trabajo pendiente para disminuir el riesgo de transmisión a los receptores de sangre o de productos sanguíneos obtenidos de migrantes procedentes de zonas donde el mal de Chagas es endémico, y lograr que se cribe y se diagnostique la enfermedad de Chagas congénita», ha declarado la Dra. Mirta Roses, Directora de la Organización Panamericana de la Salud y Directora Regional de la OMS para las Américas. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha trabajado con los países en iniciativas subregionales de prevención, control y tratamiento del chagas con asociados neurálgicos, entre otros el Organismo Japonés de Cooperación Internacional (JICA), el Organismo Canadiense de Desarrollo Internacional (OSDI), la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), Médecins sans Frontières (MSF), y el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC).

«Los éxitos logrados por la Organización Panamericana de la Salud en el control del chagas suponen una importante contribución a la estrategia mundial para eliminar esa enfermedad debilitante», ha dicho el Dr. David L. Heymann, Subdirector General de la OMS para Enfermedades Transmisibles. «La nueva Red Mundial OMS para la Eliminación del Chagas afianzará nuestra capacidad de influencia y expansión a partir de los éxitos logrados en América Latina.»

El parásito que causa el mal de Chagas, Trypanosoma cruzi, se transmite principalmente a través de insectos hematófagos que a menudo infestan las casas de las comunidades rurales pobres de América Latina. El parásito se puede transmitir también por transfusión sanguínea o trasplante de órganos de donantes infectados, y en ocasiones también de la madre al hijo, a través de la placenta. En algunas regiones, en particular en los países del Cono Sur americano, la infección crónica provoca trastornos intestinales graves que requieren complejas intervenciones quirúrgicas.

Integrada por grupos técnicos liderados por expertos, la Red Mundial OMS se centrará en varios aspectos neurálgicos del problema del chagas, en particular los siguientes:

  • fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica y de los sistemas de información;
  • prevención de la transmisión sanguínea y a través del trasplante de órganos en países endémicos y no endémicos;
  • selección de una prueba de diagnóstico para cribar y diagnosticar las infecciones;
  • ampliación de la prevención secundaria de la transmisión congénita y manejo de los casos de infección congénita y no congénita:
  • promoción de un consenso sobre el correcto manejo de los casos.

En el marco del objetivo de eliminar el mal de Chagas para 2010, la Red Mundial OMS elaborará antes de final de año una estrategia asentada en cinco pilares. Las actividades de eliminación del mal de Chagas están recibiendo el apoyo de la industria farmacéutica, que proporciona recursos financieros a la Red, así como donaciones de uno de los dos fármacos más eficaces conocidos para el tratamiento de esa enfermedad.

Este mismo año, la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, junto con asociados procedentes del sector público, del sector privado y de organizaciones no gubernamentales, presentaron una campaña destinada a conmbatir las enfermedades desatendidas. Se estima que unos 1000 millones de personas están afectadas por una o más de esas afecciones, cuyas víctimas suelen encontrarse entre las poblaciones más pobres.

Para más información, puede ponerse en contacto con:

John Rainford
Responsable de Comunicación
Comunicaciones sobre Pandemias y Brotes
OMS, Ginebra
Tel.: +41 22 791 3982
Móvil: +41 79 516 3709
E-mail: rainfordj@who.int

Daniel Epstein
Responsable de Comunicación
OPS/OMS
Tel.: +1 202 974 3459
Móvil: +1 202 316 5679
E-mail: epsteind@paho.org

Compartir