Centro de prensa

La OMS insta a aumentar las inversiones y reforzar los servicios en el sector de la salud mental

La Organización Mundial de la Salud (OMS) exhorta hoy a los países a prestar más apoyo a los servicios de salud mental. Este llamamiento forma parte de una serie de seis exámenes sobre la situación mundial de la salud mental publicados hoy en The Lancet. La OMS ha colaborado estrechamente con el grupo de esta revista para generar datos probatorios y formular un llamamiento a la acción.

Los trastornos mentales son frecuentes, pero a escala mundial hasta la mitad de quienes padecen formas graves y una gran mayoría de quienes tienen formas leves o moderadas de dichos trastornos no reciben tratamiento alguno. Aun cuando haya tratamientos disponibles, éstos se suelen administrar en entornos institucionales que en muchos países van asociados a estigmatización y a violaciones de derechos humanos.

La razón de esta situación desoladora es, claramente, la privación de recursos humanos y financieros de los servicios de salud mental. La base de datos del Atlas de Salud Mental de la OMS indica que la mayor parte de los países de África y de Asia Sudoriental gastan menos del 1% de su presupuesto sanitario en la salud mental. En los países de ingresos bajos hay, como promedio, 0,05 psiquiatras y 0,16 enfermeras psiquiátricas por cada 100 000 habitantes (alrededor de doscientas veces menos que en los países de ingresos altos); con esos números extremadamente bajos es imposible prestar servicios satisfactorios.

La OMS suscribe el llamamiento a aumentar la cobertura de los servicios de salud mental en los países de ingresos bajos y medianos. Este llamamiento se dirige a los planificadores de la salud pública y los insta a que asignen mayor prioridad a la salud mental.

"Este tema debe importar a todos, porque quienes viven con trastornos mentales en países de ingresos bajos y medianos quedan sistemáticamente privados de los beneficios del desarrollo, que son accesibles a otros. Si no se tratan, los trastornos mentales privan a quienes viven con ellos de la posibilidad de escapar de la pobreza y de defender sus derechos", señaló la Dra. Catherine Le Galès-Camus, Subdirectora General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental.

"En la situación actual, en el mejor de los casos se pasa por alto a quienes viven con enfermedades mentales y en el peor de los casos, en muchos países, se cometen actos de discriminación contra esas personas. Para poder mejorar los servicios a disposición de ellas se requiere indispensablemente un gran aumento rápido de las inversiones en esta esfera", señaló el Dr. Benedetto Saraceno, Director de Salud Mental y Abuso de Sustancias, de la OMS.

Las estimaciones indican que para ofrecer un conjunto básico de servicios de salud mental se necesitan aproximadamente US$ 2 por persona por año en los países de ingresos bajos y US$ 3 a US$ 4 en los países de ingresos medianos bajos. De esa manera, merced al tratamiento de los trastornos mentales en el marco de la atención primaria de salud y en establecimientos comunitarios, sería posible aumentar la cobertura a un 80% para los casos graves y a un 25% - 33% para casos menos graves. Estas metas constituyen actualmente el mejor nivel alcanzable para la mayor parte de los países de ingresos bajos y medianos teniendo en cuenta su infraestructura actual frágil y su escasez de recursos humanos para la atención de salud mental.

Este llamamiento refuerza aún más el programa mundial de acción de la OMS encaminado a ayudar a los países de ingresos bajos y medianos a proporcionar atención de salud mental.

Para más información, puede ponerse en contacto con:

Shekhar Saxena
Coordinador, Salud Mental
Evidencia e Investigaciones
OMS, Ginebra
Tel.: +41 22 791 3625
Móvil: +41 79 308 9865
E-mail: saxenas@who.int

Información para los medios de difusión
Tel.: +41 22 791 2222

Compartir

Enlaces conexos