Centro de prensa

Millones de personas con trastornos mentales están privadas del tratamiento

La OMS exhorta a aumentar la escala de los servicios para trastornos mentales

Comunicado de prensa

9 DE OCTUBRE DE 2008 | MADRID/GINEBRA -- Más del 75% de quienes padecen trastornos mentales en el mundo en desarrollo no reciben tratamiento ni atención. Un nuevo programa de la OMS dado a conocer hoy, en el Día Mundial de la Salud 2008, pone de relieve un enorme vacío en materia de tratamiento de cierto número de trastornos mentales, neurológicos y de uso de sustancias. En toda África, por ejemplo, nueve de cada 10 personas con epilepsia quedan privadas de tratamiento, sin posibilidad de acceso a medicamentos anticonvulsivos sencillos y baratos que cuestan menos de US$ 5 por año por persona.

La OMS insta ahora a los gobiernos, donantes e interesados en la salud mental a que aumenten rápidamente la financiación y los servicios básicos de salud mental para colmar ese inmenso vacío. El Programa de Acción Mundial en Salud Mental (mhGAP), encaminado a aumentar la escala de la atención a los trastornos mentales, neurológicos y de uso de sustancias, afirma que, con una atención apropiada, asistencia psicosocial y medicación, se podría tratar a decenas de millones de personas que sufren de depresión, esquizofrenia o epilepsia, y esas personas podrían comenzar a llevar vidas sanas aunque los recursos sean escasos.

«Los gobiernos de todos los países del mundo deben considerar la salud mental como un componente vital de la atención primaria de salud. Es preciso que cambiemos las políticas y prácticas. Sólo entonces podremos prestar servicios esenciales de salud mental a las decenas de millones de necesitados», dijo la Dra. Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud.

El programa se concentra en la brecha que es necesario colmar para tratar una variedad de trastornos prioritarios y en aquello de lo que se dispone actualmente en el mundo. En la mayor parte de los países, menos de un 2% de los fondos sanitarios se gastan en salud mental. Anualmente, la tercera parte de quienes viven con esquizofrenia, más de la mitad de quienes sufren de depresión y las tres cuartas partes de quienes tienen trastornos asociados al uso de alcohol carecen de acceso a un tratamiento o una atención simples y asequibles. En el mundo, cada 40 segundos se suicida una persona; el suicidio, una de las principales causas de mortalidad de adultos jóvenes, es prevenible.

La situación no tiene que ser necesariamente como es. En Chile, el programa nacional de atención primaria abarca ahora el tratamiento de la depresión de todos los que lo necesiten, gracias a lo cual cientos de miles de personas reciben esa atención fundamental. En China, un proyecto sobre la epilepsia obtuvo resultados excelentes mediante la integración de un modelo de control de la epilepsia en los sistemas locales de salud y ha confirmado que la epilepsia se puede tratar con medicamentos anticonvulsivos de bajo costo administrados por profesionales de la salud que han recibido un adiestramiento básico. El proyecto iniciado en seis provincias se ha hecho extensivo a 15 provincias, y ha permitido tratar a decenas de miles de personas.

Los costos adicionales de aumentar la escala de los servicios para atender trastornos mentales no son demasiado grandes. Un estudio realizado por la OMS ha mostrado que en países de ingresos bajos el aumento de escala de un conjunto de intervenciones esenciales para tres tipos de trastornos mentales (esquizofrenia, trastorno bipolar y depresión) y un factor de riesgo (el uso peligroso de alcohol) requiere una inversión adicional de US$ 0,20 por persona por año.

Las personas con trastornos mentales son estigmatizadas y objeto de descuido y abuso. «La atención apropiada de los trastornos mentales, neurológicos y de uso de sustancias no se debe basar solamente en datos probatorios, sino también en valores», sostuvo el Dr. Benedetto Saraceno, Director del Departamento de la OMS de Salud Mental y Abuso de Sustancias. Añadió: «Debemos velar por que las personas con esos trastornos puedan tener oportunidades de contribuir a la vida social y económica y por que se protejan sus derechos humanos».

El programa abarca cierto número de estrategias costoeficaces para colmar el vacío de tratamiento de los trastornos mentales, neurológicos y de uso de sustancias. Se trata de lo siguiente: determinar las necesidades y los recursos de los países; establecer una política y una legislación de salud mental bien fundadas; y aumentar los recursos humanos y financieros. El programa recurre a alianzas para aumentar la escala de los servicios con objeto de reducir la carga de los trastornos mentales, neurológicos y de uso de sustancias.

Si desea más información puede ponerse en contacto con:

Iqbal Nandra
Responsable de comunicaciones
Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud
OMS, Ginebra
Móvil: +41 79 509 0622
E-mail: nandrai@who.int

Shekhar Saxena
Gestor del Programa
Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias
OMS, Ginebra
Móvil: +41 79 308 9865
E-mail: saxenas@who.int

Compartir