Centro de prensa

La directoral general de la OMS aboga por una mayor equidad en las políticas sanitarias internacionales

Comunicado de prensa

Con el trasfondo de la constatación creciente de que la “fe ciega en el crecimiento y el beneficio económicos como remedio universal para todo no estaba justificada", la Dra. Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud, ha respondido hoy a los dirigentes que vienen pidiendo una reconfiguración de los sistemas internacionales.

En su intervención en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, la Dra. Chan ha señalado que es hora de desarrollar políticas basadas en la justicia –atentas a las diferencias en el estado de salud de las poblaciones entre los países y dentro de ellos- como un "indicador fundamental para evaluar nuestro avance como sociedad civilizada".

"El mundo atraviesa por una situación caótica", ha dicho la Dra. Chan ante el Foro para el Progreso de la Salud Mundial del Secretario General de las Naciones Unidas, al que han asistido altos funcionarios públicos y expertos internacionales en salud y desarrollo internacional.

Durante el último año este planeta víctima de calentamiento ha sufrido además una crisis energética, una crisis alimentaria y una crisis financiera. Y a esta lista de problemas se sumó la semana pasada una gripe pandémica.

Pero esta crisis no afectará a todos por igual. La gripe pandémica, por ejemplo, castigará más duramente a los países en desarrollo, que tienen muchas poblaciones vulnerables. Con unos sistemas de salud frágiles, esos países tardarán más en recuperarse. En muchos aspectos, según la Dra. Chan, los países en desarrollo enfrentados a la pandemia se encuentran prácticamente desarmados.

"La justicia, así lo creo yo, está en el centro de nuestras ambiciones de mejora de la salud mundial”, ha dicho la Dra. Chan ante los embajadores del mundo. Sin embargo la justicia escasea. Las diferencias en cuanto al nivel de ingresos, la esperanza de vida y las oportunidades son hoy mayores que en cualquier otro momento de la historia reciente. Esos extremos de privilegio y miseria, según la Dra. Chan, son a menudo "un precursor del desmoronamiento social".

Las reflexiones a que ha dado lugar esta crisis financiera han llevado a cuestionar la 'fe ciega en el crecimiento económico'. Como resultado de esa labor de introspección, los dirigentes están pidiendo que se recuperen otros valores, en especial la justicia, como núcleo de las políticas que se formulen.

"Líderes de todo el mundo están diciendo claro y alto que los sistemas internacionales necesitan una dimensión moral -señala la Dra. Chan- si queremos rediseñarlos para que respondan a los valores y preocupaciones sociales... El interés prioritario en la salud como un objetivo deseable por sí mismo es el mejor camino para crear esa dimensión moral, el mejor camino para implantar un conjunto de valores que sitúen el bienestar de la humanidad en el centro de esos sistemas. El logro de una mayor equidad en el estado de salud de las poblaciones, entre los países y dentro de ellos, debe considerarse un "indicador fundamental para evaluar nuestro avance como sociedad civilizada".

Una opción para propiciar esos sistemas más justos, sugiere la Dra. Chan, es que haya más países que se adhieran a la atención primaria. En su opinión, el enfoque de la atención primaria permite lograr una mayor justicia y eficacia, y hace que los sistemas de salud desarrollen todo su potencial como instituciones sociales cohesivas y estabilizadoras.

Para más información, pueden ponerse en contacto con:

Dick Thompson
OMS Ginebra
Móvil: +41 79 594 2876
E-mail: thompsond@who.int

Thomas Abraham
OMS Ginebra
Móvil: +41 79 516 3136
E-mail: abrahamt@who.int

Compartir