Centro de prensa

Apenas el 5,4% de la población mundial cubierta por leyes antitabaco integrales

Comunicado de prensa

Sólo el 5,4% de la población mundial estaba cubierta por leyes antitabaco integrales en 2008, desde el 3,1% en 2007, ha informado hoy la OMS en su segundo informe sobre la epidemia mundial de tabaquismo.

Esas cifras significan que 154 millones de personas más han dejado de estar expuestas a los perjuicios debidos al humo del tabaco en lugares de trabajo, restaurantes, bares y otros lugares públicos cerrados. Siete países (Colombia, Djibouti, Guatemala, Mauricio, Panamá, Turquía y Zambia) promulgaron en 2008 leyes integrales contra el humo del tabaco, con lo que el total de países se elevó a 17. Estos datos, entre otros, figuran en el Informe OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo 2009.

"Aunque esto representa un avance, el hecho de que más del 94% de la población siga sin estar protegida por leyes integrales contra el tabaco demuestra que aún queda mucho por hacer", declaró el Dr. Ala Alwan, Subdirector General de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. "Hay que actuar con urgencia para proteger a la población de los efectos mortales y las enfermedades causadas por la exposición al humo de tabaco."

En su informe, la OMS decidió dar protagonismo a los entornos libres de tabaco debido a los efectos nocivos del humo de tabaco en el ambiente, que provoca unas 600 000 muertes prematuras al año, innumerables enfermedades discapacitantes y desfigurantes y pérdidas económicas por valor de miles de millones de dólares al año.

"No existe un grado inocuo de exposición al humo de tabaco ajeno. Así pues, los gobiernos deben tomar medidas para proteger a sus ciudadanos", afirmó el Dr. Alwan. "El Informe OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo 2009 es un recurso indispensable."

El informe dedica atención particular al artículo 8 del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, que trata sobre la protección frente a la exposición al humo de tabaco. El Convenio Marco, que entró en vigor en 2005, ha sido ratificado por cerca de 170 países.

El informe también describe los esfuerzos de los países por aplicar el plan de medidas denominado MPOWER, que la OMS introdujo en 2008 para ayudar a los países a aplicar algunas de las medidas de reducción de la demanda contenidas en el Convenio Marco y sus directrices. Esas medidas son las siguientes:

  • hacer un seguimiento del uso de tabaco y de las políticas encaminadas a prevenirlo;
  • proteger a la población del humo de tabaco;
  • ofrecer a la población ayuda para abandonar el consumo de tabaco;
  • advertir acerca de los peligros del tabaco;
  • hacer cumplir las prohibiciones de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, y
  • aumentar los impuestos que gravan el tabaco.

Según el informe, menos del 10% de la población mundial está cubierta por alguna de estas medidas.

En el informe se ofrece un panorama de la epidemia mundial de tabaquismo, lo que permite a los gobiernos y otros interesados directos saber dónde se han realizado intervenciones para reducir la demanda basadas en datos objetivos, y en qué ámbitos es preciso seguir avanzando. Se presentan cifras de prevalencia del consumo de tabaco por países y datos sobre los impuestos que gravan los cigarrillos, las medidas de prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio, el apoyo para el tratamiento de la dependencia tabáquica, la aplicación efectiva de las leyes antitabaco y el seguimiento de la epidemia.

"De forma lenta pero inexorable, la OMS y sus Estados Miembros están avanzando en la lucha contra la epidemia de tabaquismo", afirmó el Dr. Douglas Bettcher, Director de la iniciativa de la OMS Liberarse del Tabaco. "Un control integral del tabaco ayudará a los países a reducir el número creciente de infartos, accidentes cerebrovasculares, cánceres y otras enfermedades no transmisibles."

"La población necesita no sólo que se le diga que el tabaco es malo para la salud", añadió el Dr. Bettcher. "Necesita que sus gobiernos apliquen el Convenio Marco de la OMS."

El consumo de tabaco sigue siendo la principal causa de mortalidad prevenible: cada año provoca la muerte de más de cinco millones de personas. De acuerdo con el informe, a menos que se adopten medidas urgentes para poner coto a la epidemia de tabaquismo, el número anual de víctimas mortales podría alcanzar los 8 millones en 2030. Más del 80% de esas muertes prematuras se producirían en países de ingresos bajos y medianos, es decir, precisamente donde resulta más difícil evitar y soportar una pérdida tan enorme.

Otros datos fundamentales que ofrece el informe son los siguientes:

  • Cinco nuevos países (Djibouti, Egipto, la República Islámica del Irán, Malasia y Mauricio) cumplieron las mejores prácticas en lo que se refiere a las advertencias sanitarias en los paquetes de cigarrillos.
  • Otros tres países (Israel, Rumania y los Emiratos Árabes Unidos) ofrecieron servicios integrales de ayuda para dejar de fumar.
  • Sólo un país, Panamá, se sumó al reducido número de países que prohíben todo tipo de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco. Más del 90% de la población está desprotegida frente a las prácticas de comercialización de la industria tabacalera.
  • Seis países más (República Checa, Estonia, Fiji, Finlandia, los Países Bajos y Seychelles) gravaron fiscalmente el tabaco por encima del 75% del precio de venta al público.
  • De las 100 ciudades más pobladas del mundo, 22 están libres de tabaco.
Para más información, sírvase ponerse en contacto con:

Timothy O'Leary
Responsable de Comunicación
OMS, Ginebra
Tel: +41 22 791 5539
Móvil: +41 79 516 5601
Email: olearyt@who.int

Kerstin Schotte
Funcionaria Técnica
OMS, Ginebra
Tel: + 41 22 791 3583
Móvil: +41 79 445 2340
Email: schottek@who.int

Compartir