Centro de prensa

La 62ª Asamblea Mundial de la Salud se clausura tras la aprobación de 16 resoluciones

Comunicado de prensa

La 62ª Asamblea Mundial de la Salud, que congregó a Ministros de Salud y altos funcionarios del sector sanitario de los Estados Miembros de la OMS, se ha clausurado hoy con la adopción de resoluciones sobre diversas cuestiones sanitarias de alcance mundial, incluidas la atención primaria de salud, la prevención y el control de la tuberculosis multirresistente y la tuberculosis ultrarresistente, la salud pública, la innovación y la propiedad intelectual y la preparación para una pandemia de gripe. Además, la Asamblea aprobó el presupuesto por programas para 2010-2011.

Anteriormente, los Estados Miembros de la OMS convinieron en acortar de nueve a cinco días la duración de la Asamblea, a fin de permitir que los funcionarios superiores regresaran a sus países y ayudaran a supervisar la preparación para una posible pandemia de gripe.

El Presidente de la Asamblea, Sr. Nimal S. De Silva, Ministro de Salud y Nutrición de Sri Lanka, observó que si bien la Asamblea se había reducido a cinco días, los delegados podían estar orgullosos de haber examinado y acordado cuestiones acuciantes del programa mundial de salud. El Presidente dijo que "es encomiable la cooperación y flexibilidad mostrada por las delegaciones para acordar cuestiones controvertidas".

En sus observaciones, la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, se refirió a las peticiones formuladas durante una consulta de alto nivel sobre el nuevo virus gripal A (H1N1), de que se tuvieran en cuenta criterios distintos de la propagación geográfica para evaluar las fases de alerta por la pandemia de gripe. Según declaró la Dra. Chan, «la decisión de declarar una pandemia de gripe es una responsabilidad que asumo con extrema gravedad». Añadió que su decisión tendría en cuenta la información científica disponible y se basaría en el asesoramiento proporcionado por el Comité de Emergencias, un organismo integrado por expertos internacionales establecido de conformidad con el Reglamento Sanitario Internacional.

Sobre la base de los conocimientos actuales, la Directora General describió lo que podría ocurrir si el virus continúa propagándose en las próximas semanas y meses.

La Dra. Chan abogó por un seguimiento minucioso del virus, dado que comienzan a aparecer casos en el hemisferio sur, donde el nuevo virus se podría mezclar con otros virus gripales circulantes, coincidiendo con el comienzo de la epidemia de gripe estacional invernal.

La Directora General observó que en los casos en que el virus A (H1N1) se había propagado y circulaba entre la población, los países podían esperar más casos de infecciones graves y mortales, aunque por ahora no cabía esperar un incremento repentino ni espectacular. Una vez más, recordó a la comunidad internacional la particular vulnerabilidad de las poblaciones del mundo en desarrollo.

Según señaló la Directora General, la detección del virus y el seguimiento de su propagación exigen intensas pruebas de laboratorio dado que, en la actualidad, el virus no está dando señales fácilmente visibles, como por ejemplo, un gran número de personas que necesiten atención médica o ingresos hospitalarios. Las pruebas de laboratorio, el rastreo de contactos y la investigación de casos son medidas que conllevan problemas y exigen muchos recursos, lo que plantea interrogantes acerca de su sostenibilidad. Aludiendo a un dilema, la oradora observó que esos esfuerzos le han proporcionado pistas importantes en los ámbitos científico, clínico y epidemiológico, si bien aún queda mucho por aprender.

La Asamblea aprobó 16 resoluciones. Algunas de ellas son:

Prevención y control de la tuberculosis multirresistente y la tuberculosis ultrarresistente:
La resolución insta a que se cumplan estrictas normas de calidad en el suministro de medicamentos antituberculosos y se realicen esfuerzos por limitar su uso inapropiado. Además, la Asamblea acordó reforzar las medidas orientadas a facilitar el acceso universal a los servicios de diagnóstico y tratamiento de calidad de la tuberculosis multirresistente y ultrarresistente. En virtud de la resolución se otorga prioridad a la investigación en materia de nuevos métodos de diagnósticos, medicamentos y vacunas contra la tuberculosis, mediante el apoyo al financiamiento adicional. Al mismo tiempo, la OMS colaborará con los Estados Miembros para desarrollar planes nacionales de respuesta a la tuberculosis con miras a evitar que más personas contraigan tuberculosis multirresistente y proporcionar servicios de diagnóstico y tratamiento a aquellas personas que la hubiesen contraído.

Salud pública, innovación y propiedad intelectual: estrategia mundial y plan de acción:
Tras haber mantenido intensas deliberaciones, los Estados Miembros adoptaron el texto final de un plan de acción sobre salud pública, innovación y propiedad intelectual en el que figura una lista acordada de las partes interesadas que participarán en el proceso, así como un plazo e indicadores de los progresos que permitirán efectuar un seguimiento de la aplicación. El plan de acción está destinado, entre otras cosas, a fomentar la innovación y mejorar el acceso a los medicamentos para enfermedades que afectan desproporcionadamente a los pobres.

Preparación para una gripe pandémica: intercambio de virus gripales y acceso a las vacunas y otros beneficios:
En una resolución se pedía a la Directora General que hiciera avanzar los aspectos acordados de la preparación para una gripe pandémica y facilitara un proceso orientado a concluir los elementos pendientes, en particular el Acuerdo Modelo de Trasferencia de Material, e informara de los resultados de esas negociaciones al Consejo Ejecutivo en su 126ª reunión, en enero de 2010.

Prevención de la ceguera y la discapacidad visual evitables:
Se aprobó una resolución en apoyo de un plan de acción destinado a redoblar los esfuerzos para eliminar la ceguera prevenible mediante el fortalecimiento de los programas nacionales de salud ocular.
El plan incluye medidas que los Estados Miembros, los asociados internacionales y la Secretaría de la OMS adoptarán con miras a afianzar, a escala mundial y nacional, el compromiso de eliminar la ceguera evitable. Las medidas se orientan a fortalecer las políticas y planes nacionales de salud ocular mediante la intensificación de las investigaciones destinadas a prevenir la ceguera, mejorar la coordinación entre los asociados y las partes interesadas con el fin de reforzar los trabajos, y efectuar un seguimiento de los progresos logrados hacia la eliminación de la ceguera evitable en los planos nacional, regional y mundial.

Cambio climático y salud:
La resolución incluía un plan de trabajo orientado a intensificar la asistencia de la OMS para evaluar y abordar las repercusiones del cambio climático sobre la salud y los sistemas sanitarios.

El plan de trabajo tiene cuatro objetivos:

  • promover la toma de conciencia;
  • participar en alianzas con otras organizaciones de las Naciones Unidas y sectores distintos del de la salud en los planos nacional, regional e internacional;
  • promover y respaldar la generación de pruebas científicas;
  • fortalecer los sistemas de salud para afrontar las amenazas sanitarias que plantea el cambio climático, incluidas las emergencias relacionadas con fenómenos meteorológicos extremos y la subida del nivel del mar.

Otras resoluciones se referían a: Situación sanitaria en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental y en el Golán sirio ocupado; Atención primaria de salud, incluido el fortalecimiento de los sistemas de salud, Medicina tradicional, Reducir las inequidades sanitarias actuando sobre los determinantes sociales de la salud, y Plan Estratégico a Plazo Medio 2008-2013.

Además, se presentaron a la Asamblea informes sobre los progresos realizados en relación con diversas cuestiones sanitarias, en particular la erradicación de la poliomielitis, en cuyo marco los delegados manifestaron su profunda preocupación por la persistencia de la transmisión de la poliomielitis en los países endémicos, y reiteraron su firme compromiso de alcanzar el objetivo de erradicación mundial de la poliomielitis.

Para mayor información sírvase contactar con:

Departamento de Comunicaciones de la OMS, Ginebra

Thomas Abraham
Móvil: +41 79 516 3136
E-mail: abrahamt@who.int

Fadéla Chaib
Móvil: +41 79 475 5556
E-mail: chaibf@who.int

Gaya Gamhewage
Móvil: + 41 79 475 5563
E-mail: gamhewageg@who.int

Preguntas de los medios de comunicación
Teléfono: +41 22 791 2222
E-mail: mediainquiries@who.int

Compartir