Centro de prensa

Aumenta el número de países en desarrollo que muestran que es posible lograr el acceso universal a los servicios relacionados con el VIH/sida

Es necesario un empeño continuo para garantizar los progresos en el futuro

Comunicado de prensa

Según un informe que se ha hecho público hoy, varios países de ingresos bajos y medianos han hecho importantes progresos en la ampliación del acceso a los servicios relacionados con el VIH/sida. Dicho informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), titulado Hacia el acceso universal, es el cuarto informe anual sobre los progresos realizados hacia la consecución de la meta fijada para 2010 de proporcionar acceso universal a la prevención, tratamiento y asistencia de la infección por VIH.

En el informe se examinan los progresos realizados en 2009 en 144 países de ingresos bajos y medianos, y sus resultados revelan que:

  • 15 países, entre ellos Botswana, Guyana y Sudáfrica, consiguieron proporcionar servicios y medicamentos para prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH a más del 80% de las embarazadas VIH-positivas que los necesitaban;
  • 14 países, entre ellos el Brasil, Namibia y Ucrania, proporcionaron tratamiento antirretrovírico (TAR) a más del 80% de los niños VIH-positivos que lo necesitaban;
  • 8 países, entre ellos Camboya, Cuba y Rwanda, han logrado el acceso universal al TAR para adultos.

«Hay países en todas las regiones del mundo que están demostrando que es posible lograr el acceso universal», ha dicho el Dr. Hiroki Nakatani, Subdirector General de la OMS para VIH/sida, Tuberculosis, Paludismo y Enfermedades Tropicales Desatendidas. «Pero a nivel mundial el compromiso sigue sin cumplir, y debemos unirnos para hacerlo una realidad en todo el mundo en los próximos años.»

Los notables progresos hechos en África Oriental y Meridional, la región más afectada por el VIH, son esperanzadores. En esta región la cobertura del tratamiento contra el VIH ha aumentado del 32% al 41% en un año, y en 2009 la mitad de las embarazadas tuvieron acceso a las pruebas de VIH y al asesoramiento.

«Estamos en el buen camino. Hemos visto qué es lo que funciona y debemos seguir en esa vía», ha dicho el Dr. Paul de Lay, Director Ejecutivo Adjunto (Programa) del ONUSIDA. «Pero nos faltan US$ 10 000 millones. En la conferencia sobre la reposición del Fondo Mundial que se celebrará la semana que viene en Nueva York los países tendrán la oportunidad de corregir esto haciendo una inversión inteligente y asegurando el futuro de la respuesta al sida.»

En 2009 había en los países de ingresos bajos y medianos 5,25 millones de personas con acceso al TAR, es decir, un 36% de los que lo necesitaban. Esto representa un aumento de más de 1,2 millones con respecto a diciembre de 2008, o sea, el mayor aumento en un año.

En el África subsahariana empezaron a recibir TAR cerca de un millón de nuevos pacientes (3,91 millones a finales de 2009, en comparación con 2,95 millones a finales de 2008), con lo cual se logró una cobertura del 37% de los que necesitan ese tratamiento. En América Latina y el Caribe se alcanzó una cobertura del 50%; en Asia Oriental, Meridional y Sudoriental, del 31%; en Europa y Asia Central, del 19%, y en África Septentrional y Oriente Medio, del 11%.

Obstáculos a la consecución del acceso universal

En la mayoría de los países sigue habiendo obstáculos a la ampliación del tratamiento del VIH, tales como escasez de financiación y recursos humanos, deficiencias de los sistemas de gestión de la adquisición y suministro de medicamentos contra el VIH u otros problemas de los sistemas de salud. Un tercio de los países notificaron una o más interrupciones del suministro de medicamentos contra el VIH en 2009.

Los esfuerzos por hacer llegar las medidas preventivas a las poblaciones con mayor riesgo, como los trabajadores sexuales, los consumidores de drogas o los hombres con relaciones homosexuales, siguen siendo limitados. Así, por ejemplo, en 2009 los programas de prevención del VIH en los países informantes solo llegaron a aproximadamente un tercio de los consumidores de drogas inyectables.

La disponibilidad y la seguridad de la sangre y los productos sanguíneos sigue siendo un tema preocupante en la prevención del VIH, sobre todo en los países de ingresos bajos. Solo el 48% de las donaciones de sangre realizadas en 2009 en los países de ingresos bajos fueron sometidas a pruebas de detección con garantías de calidad, frente al 99% y el 85% de las realizadas en los países de ingresos elevados y medianos, respectivamente.

Los resultados de las encuestas poblacionales realizadas en 10 países revelaron que más del 60% de las personas VIH-positivas desconocen su estado serológico. En consecuencia, muchos pacientes comienzan el tratamiento demasiado tarde. El seguimiento se interrumpió en el primer año en alrededor del 18% de los pacientes que comenzaron a ser tratados, hecho que se debió en muchos de ellos a la muerte por inicio tardío del tratamiento.

«Los resultados del informe señalan problemas, pero también oportunidades claras para optimizar las inversiones e incrementar la eficacia. Empezando antes el tratamiento y aumentando su observancia en el primer año nos es posible salvar más vidas», ha dicho el Dr. Gottfried Hirnschall, Director de VIH/Sida en la OMS, quien añadió. «Además de aumentar más el acceso a intervenciones fundamentales en materia de VIH/SIDA, también tenemos que lograr aumentar la calidad de esos servicios.»

Mujeres y niños

Se han hecho progresos constantes en el acceso a los servicios de prevención de la transmisión maternoinfantil. El 53% de las embarazadas que los necesitaban los recibieron en 2009, una cifra récord. Sin embargo, sigue habiendo muchas embarazadas y lactantes sin acceso a estas intervenciones a su debido tiempo. La atención a los lactantes y niños requiere la máxima atención. La cobertura terapéutica mundial de los niños VIH-positivos fue del 28% en 2009, lo cual supone un progreso considerable, pero es menor que la de los adultos (36%). Por otra parte, solo el 15% de los hijos de mujeres seropositivas estaban recibiendo pruebas diagnósticas apropiadas para los lactantes.

«Diariamente hay más de 1000 lactantes que se infectan por el VIH durante el embarazo, el parto o la lactancia, y sabemos cómo evitarlo», ha dicho Jimmy Kolker, Director de VIH/Sida en el UNICEF. «Aunque muchos países están haciendo importantes progresos, es urgente intensificar los esfuerzos destinados a hacer llegar a todas las madres y niños los tratamientos y las intervenciones preventivas de la transmisión maternoinfantil más eficaces, tanto por su propia salud como por sus comunidades.»

Medidas relacionadas con el acceso universal más allá de 2010

El informe hace un llamamiento a la adopción de una serie de medidas por parte de la comunidad internacional, tales como:

  • Renovación de los compromisos políticos y financieros para lograr el acceso universal a la prevención, tratamiento y asistencia del VIH/sida.
  • Mejora de la integración y los vínculos entre los servicios de VIH/sida y otros servicios conexos, como los de tuberculosis, salud materna e infantil, salud sexual o reducción de daños para los consumidores de drogas.
  • Fortalecimiento de los sistemas de salud para lograr resultados de salud pública más generales.
  • Eliminación de los obstáculos legales y estructurales que aumentan la vulnerabilidad al VIH, en particular entre las poblaciones con mayor riesgo.

Este llamamiento a la acción está en conformidad con las estrategias fundamentales propuestas por una amplia gama de partes interesadas para la nueva Estrategia Mundial del Sector Sanitario para el VIH/Sida, 2011-2015. La OMS está elaborando esa estrategia, cuya finalidad es orientar la fase siguiente de la respuesta del sector de la salud al VIH/sida, una vez que se debata y ratifique en la Asamblea de la Salud el año que viene.

Para más información puede ponerse en contacto con:

Tunga Namjilsuren
OMS, Ginebra
Tel.: +41 22 791 1073
Movíl: +41 79 203 3176
E-mail: namjilsurent@who.int

Compartir