Centro de prensa

Reducción de la mortalidad materna de un tercio

Comunicado de prensa

El número de mujeres fallecidas por complicaciones del embarazo y el parto ha disminuido en un 34% (de 546 000 en 1990 a 358 000 en 2008), según un nuevo informe Tendencias de la mortalidad materna publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Banco Mundial.

El avance es considerable, pero la tasa anual de reducción es inferior a la mitad de lo necesario para alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir la razón de mortalidad materna en un 75% entre 1990 y 2015. Para ello es necesaria una reducción anual del 5,5%, y la reducción del 34% desde 1990 supone una reducción anual media de tan solo un 2,3%.

«La reducción mundial de las tasas de mortalidad materna es una noticia alentadora», ha dicho la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. «Los países en los que las mujeres corren un alto riesgo de morir durante el embarazo o el parto están adoptando medidas cuya eficacia se está demostrando; están formando más personal de partería y reforzando los servicios de atención a las embarazadas en los hospitales y centros sanitarios. Ninguna mujer debería morir por falta de acceso a la planificación familiar y a la atención durante el embarazo y el parto.»

Las embarazadas siguen muriendo por cuatro causas principales: hemorragias puerperales graves, infecciones, hipertensión y aborto peligroso. En 2008 murieron unas 1000 mujeres al día debido a estas complicaciones. De esas 1000, 570 vivían en el África subsahariana, 300 en Asia Meridional, y 5 en países de ingresos elevados. En los países en desarrollo, el riesgo a lo largo de toda la vida de que una mujer muera por causas relacionadas con el embarazo es 36 veces mayor que en los países desarrollados.

«Para alcanzar nuestro objetivo mundial de reducción de la mortalidad materna tenemos que seguir trabajando para llegar a las mujeres que corren mayor riesgo», ha dicho Anthony Lake, Director Ejecutivo del UNICEF. «Esas mujeres son las que viven en zonas rurales, hogares pobres y zonas de conflicto, las que pertenecen a minorías étnicas y grupos indígenas, y las que están infectadas por el VIH.»

Las nuevas estimaciones revelan que es posible evitar la muerte de muchas más mujeres. Para ello, los países tienen que invertir en sus sistemas de salud y en la calidad de la atención.

«Todos los partos deberían producirse en condiciones seguras, y todos los embarazos deberían ser deseados», ha dicho Thoraya Ahmed Obaid, Directora Ejecutiva del UNFPA, quien añadió «La falta de atención sanitaria a la maternidad viola los derechos de las mujeres a la vida, a la salud, a la igualdad y a no ser discriminadas. Es posible lograr el ODM 5, pero hemos de solucionar urgentemente la carencia de personal sanitario y aumentar la financiación de los servicios de salud reproductiva.»

Los organismos de las Naciones Unidas, los donantes y otros asociados han mejorado la coordinación de su asistencia a los países. La OMS, el UNICEF, el UNFPA y el Banco Mundial están prestando especial atención a los países con mayor carga de morbilidad y ayudando a los gobiernos a elaborar y armonizar sus planes nacionales de salud con miras a acelerar los progresos en materia de salud materna y neonatal.

«Las muertes maternas son una consecuencia, y también una causa de pobreza. Los costos del parto pueden agotar rápidamente los ingresos de las familias y traer consigo mayores dificultades económicas», ha dicho Tamar Manuelyan Atinc, Vicepresidenta de Desarrollo Humano en el Banco Mundial.

«Teniendo en cuenta la debilidad de los sistemas de salud de muchos países, tenemos que colaborar estrechamente con los gobiernos, los donantes, los organismos de cooperación y otros asociados para reforzar esos sistemas, de modo que las mujeres puedan tener mejor acceso a una planificación familiar de calidad y a otros servicios de salud reproductiva, a la asistencia al parto por personal de partería cualificado, a la atención obstétrica de urgencia y a la asistencia posnatal tanto para ellas como para los recién nacidos.»

El informe, que cubre el periodo que va de 1990 a 2008, también destaca que:

  • Diez de los 87 países con razones de mortalidad materna iguales o superiores a 100 en 1990 han logrado la deseada reducción anual del 5,5% entre 1990 y 2008. En el extremo opuesto, los progresos realizados desde 1990 han sido insuficientes o nulos en otros 30 países.
  • Se han hecho progresos en el África subsahariana, donde la mortalidad materna ha disminuido en un 26%.
  • Se calcula que el número de muertes maternas registradas en Asia ha disminuido de 315 000 a 139 000 entre 1990 y 2008, lo cual supone una reducción del 52%.
  • El 99% de las muertes maternas registradas en 2008 se produjeron en regiones en desarrollo: el 57% en el África subsahariana, y el 30% en Asia.

«Tenemos que seguir trabajando para mejorar los sistemas nacionales de recopilación de datos», ha dicho la Dra. Chan. «Es imprescindible el apoyo a la creación de sistemas de registro civil completos y exactos que incluyan los nacimientos, las muertes y las causas de muerte. Es necesario contabilizar cada una de las muertes maternas», añadió.

Las estimaciones de la mortalidad materna hechas por las Naciones Unidas se han obtenido mediante una estrecha colaboración con un grupo de expertos, utilizando métodos de estimación mejorados y teniendo en cuenta todos los datos de los países al respecto. El intenso proceso de consulta con los países llevado a cabo para obtener estas estimaciones ha sido decisivo para identificar la multiplicación de los esfuerzos recientes en materia de recopilación de datos, y en particular de los sistemas especiales de obtención de datos sobre la mortalidad materna. No obstante, sigue habiendo deficiencias importantes con respecto a la disponibilidad y a la calidad de los datos de muchos países donde la mortalidad materna es elevada, y la única forma de obtener una estimación de las tendencias radica en la elaboración de modelos estadísticos.

Para más información puede ponerse en contacto con:

OMS
Lale Say
Funcionaria Médica, Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas
OMS, Ginebra
Tel.: +41 22 791 4816
E-mail: sayl@who.int

Colin Mathers
Coordinador, Departamento de Estadística e Informática Sanitarias
OMS, Ginebra
Tel.: +41 22 791 4529
E-mail: mathersc@who.int

Marie-Agnes Heine
Responsable de Comunicación, Departamento de Reducción de los Riesgos del Embarazo
OMS, Ginebra
Tel.: +41 22 791 2710
Móvil: +41 79 449 5784
E-mail: heinem@who.int

UNICEF
Christian Moen
Especialista en Medios de Comunicación, Nueva York
Tel.: +1 212 326 7516
E-mail: cmoen@unicef.org

UNFPA
Katja Iversen
Especialista en Medios de Comunicación y Coordinadora de la Campaña, Nueva York
Tel.: +1 212 297 5016
Móvil: +1 917 403 3063
E-mail: iversen@unfpa.org

Banco Mundial
Melanie Mayhew
Responsable de Comunicación, Red de Desarrollo Humano
Washington DC
Tel.: +1 202 458 7891
Móvil: +1 202 406 0504
E-mail: mmayhew1@worldbank.org

Compartir