Centro de prensa

Nueva prueba rápida para la tuberculosis

Communicado de prensa

- La OMS ha dado hoy el visto bueno a una nueva prueba rápida para la tuberculosis, que reviste especial importancia para los países más afectados por la enfermedad. Se trata de una prueba que podría llegar a revolucionar la atención y el control de la tuberculosis porque permite realizar un diagnóstico exacto de numerosos pacientes en unos 100 minutos, mientras que con las pruebas actuales los resultados pueden tardar hasta tres meses.

Un hito importante

«Esta nueva prueba constituye un hito en el diagnóstico y la atención de la tuberculosis a nivel mundial. Además, representa una nueva esperanza para los millones de personas más expuestas a la tuberculosis y a la forma farmacorresistente de esta enfermedad», ha afirmado el Dr. Mario Raviglione, Director del Departamento Alto a la Tuberculosis de la OMS. «Tenemos en nuestro haber los fundamentos científicos, hemos definido la política y ahora nos disponemos a respaldar la aplicación para constatar su impacto en los países».

La OMS ha concedido el visto bueno a la prueba rápida, que es una prueba de amplificación de ácidos nucleicos totalmente automatizada, tras 18 meses de evaluación rigurosa de su eficacia sobre el terreno en el diagnóstico precoz no solo de la tuberculosis, sino también de la tuberculosis multirresistente y la tuberculosis complicada con la infección por VIH, que son más difíciles de diagnosticar.

Los datos disponibles indican que, con la aplicación de esta prueba, podría triplicarse el número de casos diagnosticados de tuberculosis farmacorresistente, y duplicarse el de casos de tuberculosis asociada al VIH en las zonas con una gran prevalencia de ambas infecciones.

En muchos países se sigue utilizando principalmente la baciloscopia, un método diagnóstico inventado hace más de un siglo. En esta nueva prueba, cuyos resultados son casi inmediatos, se utiliza una técnica moderna, basada en el ADN, que puede utilizarse fuera de los laboratorios convencionales. Por otra parte, la nueva prueba presenta la ventaja de estar totalmente automatizada, por lo que su uso es fácil y seguro.

La OMS ha hecho un llamamiento para comenzar a extender el uso de la nueva prueba totalmente automatizada de amplificación de ácidos nucleicos en condiciones claramente definidas y en el marco de los planes nacionales de atención y control de la tuberculosis y la tuberculosis multirresistente. Además, se han dado a conocer orientaciones operacionales y de política basadas en las conclusiones de una serie de exámenes de expertos y una consulta mundial celebrada la pasada semana en Ginebra, a la que asistieron más de un centenar de representantes de programas nacionales, organismos de ayuda al desarrollo y asociados internacionales.

Precio preferencial a 116 países

La asequibilidad de la nueva técnica ha sido una preocupación clave en el proceso de evaluación. La Fundación para la Obtención de Medios de Diagnóstico Innovadores (FIND), que ha participado en el desarrollo de la prueba, ha anunciado hoy que ha negociado con el fabricante, Cepheid, una reducción del 75% respecto del precio actual de mercado para los países más afectados por la tuberculosis. Además, se aplicará un precio preferencial a los 116 países de ingresos bajos y medios en los que la tuberculosis es endémica, y el costo disminuirá aún más cuando la demanda alcance un volumen importante.

«Ha habido una fuerte voluntad de eliminar todos los obstáculos, especialmente financieros, que podían impedir el éxito en la difusión de esta nueva técnica», ha declarado el Dr. Giorgio Roscigno, Consejero Delegado de FIND. «Por primera vez en la esfera del control de la tuberculosis estamos garantizando el acceso simultáneo de los países de ingresos bajos, medios y altos a una de las técnicas más avanzadas. Por otra parte, se trata de una técnica con la que es posible diagnosticar otras enfermedades, lo que debería incrementar aún más su eficiencia».

La OMS va a publicar asimismo recomendaciones y orientaciones para que los países incorporen esta prueba en sus programas. Entre ellas figuran protocolos (o algoritmos) que contribuirán a optimizar el uso y las ventajas de esta nueva técnica diagnóstica en las personas que más la necesitan.

A pesar de las grandes mejoras registradas en la atención y el control de la tuberculosis, se calcula que en 2009 esta enfermedad provocó la muerte de 1,7 millones de personas y el año pasado hubo 9,4 millones de nuevos casos de tuberculosis activa.

Para más información, puede ponerse en contacto con:

Glenn Thomas
OMS
Móvil: +41 79 509 0677
E-mail: thomasg@who.int

Compartir

Enlace