Centro de prensa

La ONU endurece las normas sobre la melamina, marisco, melones, higos secos y el etiquetado

Los consumidores también se benefician de nuevas normas de inocuidad alimentaria

News release

El organismo de normalización alimentaria de la ONU ha establecido nuevas normas, entre las que se incluyen el nivel máximo de melamina en leches artificiales líquidas para lactantes. El objetivo es proteger la salud de los consumidores en todo el mundo. Otras medidas adoptadas incluyen nuevas normas de inocuidad de los alimentos para productos marinos, melones e higos secos y de etiquetado de los alimentos.

La Comisión del Codex Alimentarius, gestionada conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), establece las normas alimentarias internacionales sobre la inocuidad y la calidad de los alimentos para promover alimentos más nutritivos e inocuos para los consumidores en todo el mundo. Las normas del Codex sirven en muchos casos como base para las legislaciones nacionales y se utilizan como referencia en el comercio internacional de alimentos.

Melamins

La melamina puede ser letal en elevadas concentraciones y se ha utilizado ilegalmente para incrementar el contenido aparente de proteínas en productos alimentarios, tales como la leche artificial para lactantes y la leche en polvo. La leche contaminada con melamina ha causado muertes y enfermedades en niños de corta edad. Hace dos años, la Comisión del Codex aprobó un nivel máximo de melamina de 1 mg/kg en la leche artificial en polvo para lactantes y de 2,5 mg/kg para otros alimentos y piensos. La Comisión ha establecido ahora un límite máximo de 0,15 miligramos/kilogramo de melamina en la leche líquida para lactantes.

La melamina se utiliza para fabricar vajillas y utensilios de cocina, entre otras aplicaciones industriales. El nuevo límite ayudará a los gobiernos a proteger a los consumidores determinando si los niveles detectados de melamina son consecuencia de una contaminación inevitable que no causa problemas de salud o de la adulteración deliberada.

Higos secos y aflatoxinas

Las aflatoxinas, una variedad de micotoxinas producidas por mohos, son tóxicas y se sabe que son cancerígenas. Se encuentran en niveles elevados en diversos productos, como los frutos secos, especias y cereales, si no se almacenan correctamente. La Comisión acordó un límite máximo de seguridad de 10 microgramos/kg para los higos secos, además de las instrucciones para efectuar la toma de muestras.

Melones

Existe un problema emergente de salud pública relacionado con la popularidad creciente de las rodajas de melón precortadas. La pulpa expuesta de la fruta puede convertirse en un caldo de cultivo para las bacterias. Esto se ha relacionado con brotes de Salmonella y Listeria que pueden ser mortales.

La Comisión recomendó envasar o envolver y refrigerar los melones precortados tan pronto como resulte posible y distribuirlos a temperaturas iguales o inferiores a 4 ⁰C. También aconseja el enfriamiento y almacenamiento en frío tan pronto como sea posible después de la cosecha, mientras que las hojas de los cuchillos utilizadas para cortar o pelar las rodajas deben desinfectarse de forma regular.

Productos marinos y virus

La higiene alimentaria en los productos del mar, especialmente en los moluscos -como mejillones y ostras-, ha adquirido gran importancia para la inocuidad de los alimentos. La Comisión adoptó un conjunto de medidas higiénicas preventivas con el objetivo de controlar los virus transmitidos por los alimentos. Los virus son habitualmente más resistentes que las bacterias y aquéllos que se transmiten por vía fecal-oral pueden permanecer durante meses en los moluscos bivalvos, el suelo, el agua y los sedimentos. Pueden sobrevivir a la congelación, la refrigeración, la radiación UV y la desinfección, pero son sensibles al calor.

Entre las enfermedades virales comunes transmitidas por los alimentos se incluyen la hepatitis A y las infecciones por norovirus. La Comisión señaló que el riesgo principal para la producción de moluscos -como ostras y mejillones- es la contaminación biológica de las aguas en las que crecen.

Por ello es importante garantizar la calidad del agua de mar de las zonas de crecimiento, según la Comisión. Cuando hay posibilidad o existen pruebas de contaminación viral, se recomienda cerrar la zona, destruir los moluscos contaminados y/o tratar térmicamente los moluscos ya cosechados antes de su consumo.

Etiquetado nutricional obligatorio

El Codex recomienda que los fabricantes de productos alimentarios en todo el mundo etiqueten el contenido nutricional de sus productos con el fin de ofrecer mejor información a los consumidores. La recomendación concuerda con la Estrategia sobre régimen alimentario, actividad física y salud de la OMS, y es un paso importante para fomentar una alimentación saludable en todo el mundo.

La Comisión del Codex Alimentarius, creada hace 49 años, se reúne del 2 al 7 de julio, con la presencia de 600 delegados que representan a 184 países, además de la Unión Europea.

Para más información puede ponerse en contacto con:

Glenn Thomas
OMS, Ginebra
Móvil: +41 79 509 0677
E-mail: thomasg@who.int

Compartir