Centro de prensa

Al menos 500 000 personas sufren lesiones medulares cada año

Las tasas de supervivencia son peores en los países de ingresos bajos y medios

Comunicado de prensa

Al menos 500 000 personas sufren lesiones medulares cada año. Esas personas tienen una probabilidad entre dos y cinco veces mayor de morir prematuramente, siendo los países de ingresos bajos y medios los que registran las peores tasas de supervivencia. En el nuevo informe de la OMS titulado International perspectives on spinal cord injuries, se presenta una síntesis de los datos disponibles más recientes sobre las causas y la prevención de las lesiones medulares, así como sobre la asistencia que necesitan estos pacientes y su experiencia.

Los hombres corren mayor riesgo de sufrir lesiones medulares entre los 20 y los 29 años de edad, y a partir de los 70 años, mientras que las mujeres corren un mayor riesgo entre los15 y los 19 años de edad, y a partir de los 60 años. Según estudios publicados, la razón hombres:mujeres es al menos de 2:1 en la población adulta.

El 90% de las lesiones medulares se debe a causas traumáticas

El 90% de las lesiones medulares se debe a causas traumáticas como los accidentes de tránsito, las caídas o la violencia. Existen variaciones entre las distintas regiones. Así por ejemplo, los accidentes de tránsito son la principal causa de lesiones medulares en la Región de África (casi el 70% de los casos) y la Región del Pacífico Occidental (55% de los casos), mientras que las caídas son la causa principal en la Región de Asia Sudoriental y la Región del Mediterráneo Oriental (40% de los casos). Las lesiones medulares no traumáticas están ocasionadas por enfermedades como los tumores, la espina bífida o la tuberculosis. En el África subsahariana, un tercio de las lesiones medulares no traumáticas están relacionadas con la tuberculosis.

La mayoría de las personas que sufren lesiones medulares padecen dolor crónico, y se estima que entre el 20% y el 30% muestra signos de depresión clínicamente significativos. Las personas con lesiones medulares también corren el riesgo de padecer enfermedades secundarias que pueden ser debilitantes e incluso mortales, como trombosis venosa profunda, infecciones del tracto urinario, úlceras de decúbito y complicaciones respiratorias.

Las lesiones medulares se asocian con tasas reducidas de matrícula escolar y una menor participación económica. Los niños con lesiones medulares tienen menos probabilidades que sus iguales de empezar a ir a la escuela, y, una vez matriculados, menos posibilidades de progresar. Los adultos con lesiones medulares se enfrentan a obstáculos similares en cuanto a su participación en términos socioeconómicos, con una tasa de desempleo superior al 60% a nivel mundial. Las lesiones medulares tienen un elevado costo para el individuo y la sociedad.

Muchas de las consecuencias ligadas a las lesiones medulares no se derivan de la lesión en sí, sino de la existencia de servicios de atención médica y de rehabilitación inadecuados, y del hecho de que las personas que sufren esa discapacidad se enfrentan a obstáculos físicos, sociales y políticos que les impiden participar en la vida de su comunidad. Es urgente que se aplique plenamente la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, a fin de subsanar esas deficiencias y superar esos obstáculos.

«Las lesiones medulares son lesiones complejas a nivel médico, que alteran la vida de quienes las padecen», señala el Dr. Etienne Krug, Director del Departamento de Prevención de la Violencia y los Traumatismos y Discapacidad de la OMS. «Ahora bien, las lesiones medulares son prevenible, es posible sobrevivir a ellas, y no tienen por qué impedir el goce de buena salud y la participación social.»

Principales medidas

Algunas de las medidas esenciales que pueden adoptarse para mejorar la supervivencia, la salud y la participación de las personas con lesiones medulares son las siguientes:

  • emprender el manejo prehospitalario inmediato y adecuado de la lesión, mediante la detección precoz de los casos en que se sospeche que puede haber una lesión medular, la rápida evaluación de la lesión y la administración inmediata de tratamiento, incluida la inmovilización de la columna vertebral;
  • prestar atención inmediata acorde con el nivel y la gravedad de la lesión, el grado de inestabilidad y la presencia de compresión neural;
  • proporcionar acceso a atención médica continua, educación sanitaria y productos como catéteres, a fin de reducir el riesgo de afecciones secundarias y mejorar la calidad de vida del individuo;
  • proporcionar acceso a servicios de rehabilitación especializada y servicios de salud mental para favorecer al máximo el funcionamiento, la autonomía y el bienestar general del individuo, así como su integración en la comunidad;
  • proporcionar acceso a dispositivos auxiliares adecuados que permitan al individuo realizar sus tareas cotidianas, y reducir las limitaciones y la dependencia funcional;
  • promover la adquisición de conocimientos y competencias especializadas entre los profesionales sanitarios y los servicios de rehabilitación.

Las medidas esenciales que hay que adoptar a fin de asegurar el derecho a la educación y la participación económica, incluyen medidas legislativas, normativas, y programas que favorezcan:

  • la existencia de viviendas, escuelas, lugares de trabajo, hospitales y transportes dotados de medios de acceso físico adecuados;
  • una educación inclusiva;
  • la eliminación de la discriminación en el ámbito laboral y los centros educativos;
  • la rehabilitación profesional encaminada a optimizar las posibilidades de empleo;
  • la utilización de sistemas de microfinanzas y otros incentivos que promuevan el autoempleo, a fin de favorecer formas alternativas de autosuficiencia económica;
  • el acceso a subsidios sociales que no desincentiven la reincorporación del individuo al trabajo;
  • un conocimiento adecuado de las lesiones medulares y una actitud positiva hacia las personas que las padecen.

El informe titulado International perspectives on spinal cord injurieses fruto de la colaboración entre la OMS, International Spinal Cord Society y Swiss Paraplegic Research, y fue presentado públicamente con ocasión del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el 3 de diciembre de 2013.

Para más información, puede ponerse en contacto con:

Laura Sminkey
OMS Ginebra
Tel.: +41 22 791 4547
Móvil: +41 79 249 3520
E-mail: sminkeyl@who.int

Compartir