Centro de prensa

Las estadísticas de la OMS revelan una disminución de las desigualdades sanitarias entre los países con las mejores y las peores condiciones de salud

Comunicado de prensa

En los últimos dos decenios el mundo ha realizado extraordinarios progresos hacia el mejoramiento de la salud de los países más pobres y la disminución de las desigualdades entre los países con las mejores y las peores condiciones de salud, según las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2013. El informe estadístico anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pone de relieve la manera en que los esfuerzos por alcanzar los ODM han contribuido a reducir las desigualdades en materia de salud entre los países más adelantados y los menos adelantados.

Mientras nos aproximamos al plazo de 2015 fijado para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), las Estadísticas Sanitarias Mundiales de este año revelan el notable progreso alcanzado para reducir las defunciones maternoinfantiles, mejorar la nutrición y reducir las defunciones y enfermedades derivadas de la infección con el VIH, la tuberculosis y el paludismo.

“Los denodados esfuerzos por alcanzar los ODM han permitido mejorar claramente la salud de las personas de todo el mundo”, dice la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. “Pero, a menos de 1.000 días del plazo fijado para alcanzar los ODM, es oportuno preguntar si esos esfuerzos han supuesto una diferencia en la reducción de las inaceptables desigualdades entre los países más ricos y los más pobres.”

Este año, las Estadísticas Sanitarias Mundiales comparan los progresos realizados por los países con las mejores condiciones de salud, y aquellos con las menos favorables, respecto de la base de referencia de los ODM en 1990, y dos decenios después.

Las Estadísticas revelan que, en valores absolutos, los países situados en el 25% más bajo de la clasificación en función de sus condiciones sanitarias, realizaron impresionantes progresos en el área de salud.

Por ejemplo, la brecha absoluta en lo concerniente a mortalidad infantil entre los países con los mejores y los peores resultados se redujo de 171 defunciones por 1.000 nacidos vivos en 1990, a 107 defunciones por 1.000 nacidos vivos en 2011. Algunos países que en 1990 registraban las tasas de mortalidad infantil más altas del mundo, entre ellos Bangladesh, Bhután, República Democrática Popular Lao, Madagascar, Nepal, Rwanda, Senegal y Timor-Leste, han mejorado la supervivencia infantil en tal medida que ya no pertenecen a ese grupo.

“Los denodados esfuerzos por alcanzar los ODM han permitido mejorar claramente la salud de las personas de todo el mundo.”

Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS

Sin embargo, a pesar de que 27 países ya han alcanzado la meta de los ODM, el ritmo actual de los progresos no permitirá alcanzar la meta mundial consistente en reducir en dos tercios, para 2015, la tasa de mortalidad infantil de 1990.

En 1990 los países con las tasas más altas de defunciones de mujeres durante el embarazo y el parto registraban un promedio de 915 defunciones maternas más por cada 100.000 nacidos vivos, que los países con las tasas más bajas. Para 2010 esa diferencia se había reducido a 512 defunciones maternas por cada 100.000 nacidos vivos. Lamentablemente, la tasa mundial de reducción (3%) se deberá duplicar para alcanzar la meta de los ODM, consistente en reducir en tres cuartar partes la tasa de mortalidad materna.

La diferencia entre países con las tasas más altas y más bajas de nuevas infecciones con el VIH se redujo de 360 a 261 personas por 100.000 habitantes entre 1990 y 2011. Mientras que las nuevas infecciones con el VIH se sextuplicaron en países con las tasas más bajas, el grupo de países con las tasas más altas consiguieron reducir en un 27% las nuevas infecciones con el VIH.

En todo el mundo, las defunciones por tuberculosis disminuyeron en más del 40% desde 1990, y la tendencia indica que se llegará al 50% para 2015. La diferencia se ha reducido entre los grupos de países con las tasas más altas y las más bajas, de 62 defunciones por tuberculosis por cada 100.000 habitantes en 1990, a 41 en 2011. No obstante, los progresos en esta esfera no han sido uniformes; en los países con las mayores tasas de defunción por tuberculosis se consiguió una reducción de solo el 34%, mientras que en los países con las tasas más bajas se alcanzó el 70%.

“Nuestras estadísticas revelan que las desigualdades generales se están reduciendo entre los países más adelantados y los menos adelantados del mundo”, dice el Dr. Ties Boerma, Director del Departamento de Estadísticas Sanitarias y Sistemas de la Información de la OMS. “Sin embargo, la situación dista de ser satisfactoria, dado que los progresos son desiguales y persisten enormes diferencias en los países y entre ellos”.

Otras tendencias clave del informe de este año son:

  • Nacimientos prematuros: Cada año, unos 15 millones de niños nacen prematuramente (antes de 37 semanas de embarazo), y un millón de ellos mueren. El nacimiento prematuro es la principal causa de mortalidad de recién nacidos y la segunda causa de defunción más importante (después de la neumonía) entre todos los niños menores de cinco años.
  • Diabetes: Casi el 10% de la población adulta del mundo padece diabetes, medida por el elevado nivel de glucosa en sangre en ayunas (≥126mg/dl). Las personas diabéticas corren mayor riesgo de accidente cerebrovascular y tienen 10 veces más probabilidades de sufrir una amputación de un miembro inferior que las personas no diabéticas.
  • Acceso a los medicamentos: Muchos países de bajos y medianos ingresos afrontan una escasez de medicamentos en el sector público, lo que obliga a las personas a recurrir al sector privado, en el que los precios pueden ser hasta 16 veces más elevados. En esos países, una media de solo el 57% (y un mínimo del 3%) de los medicamentos genéricos seleccionados están disponibles en el sector público.

Acerca de las Estadísticas Sanitarias Mundiales

Publicadas anualmente por la OMS, las Estadísticas Sanitarias Mundiales son la publicación más amplia disponible en su género. Las Estadísticas proporcionan datos de 194 países, y una serie de indicadores de mortalidad, enfermedad y sistemas de salud, incluidos los relativos a esperanza de vida, enfermedades y defunciones por enfermedades principales, servicios de salud y tratamientos, inversión financiera en salud, así como factores de riesgo y comportamientos que afectan la salud.

Para más información sírvase contactar con:

Fadéla Chaib
Responsable de Comunicación
Tel.: +41 22 791 32 28
Móvil: +41 79 475 55 56
E-mail: chaibf@who.int

Compartir