Centro de prensa

Día Mundial de la Salud 2014: Prevención de las enfermedades transmitidas por vectores

«Pequeñas picaduras, grandes amenazas»

Comunicado de prensa

Más de la mitad de la población mundial corre el riesgo de contraer enfermedades como el paludismo, el dengue, la leishmaniasis, la enfermedad de Lyme, la esquistosomiasis y la fiebre amarilla, que son transmitidas por mosquitos, moscas, garrapatas, caracoles de agua dulce y otros vectores. Cada año, más de mil millones de personas se infectan y más de un millón mueren a causa de enfermedades transmitidas por vectores.

El Día Mundial de la Salud de este año – el 7 de abril – la Organización Mundial de la Salud (OMS) pone de relieve la grave y creciente amenaza que suponen las enfermedades transmitidas por vectores con el lema «Pequeñas picaduras, grandes amenazas».

La Organización quiere destacar también que esas enfermedades se pueden prevenir totalmente. En una reciente publicación titulada Información general sobre las enfermedades transmitidas por vectores se describen las medidas que los gobiernos, los grupos comunitarios y las familias pueden adoptar para impedir la infección.

«Un programa de salud mundial que dé la mayor prioridad al control de los vectores podría salvar muchas vidas y evitar mucho sufrimiento. Intervenciones sencillas y no demasiados costosas, pero que son muy eficaces, como el uso de mosquiteros tratados con insecticidas y la fumigación de interiores, ya han salvado millones de vidas», comenta la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. «En el siglo XXI nadie debería morir por la picadura de un mosquito, un flebótomo, un simúlido o una garrapata.»

Las enfermedades transmitidas por vectores afectan a las poblaciones más desfavorecidas, en particular cuando hay falta de acceso a viviendas adecuadas, agua de bebida salubre y saneamiento. Las personas con malnutrición y las que tienen un sistema inmunitario debilitado son especialmente vulnerables.

La esquistosomiasis, transmitida por los caracoles de agua dulce, es la más extendida de todas las enfermedades transmitidas por vectores, pues afecta a más de 240 millones de personas en todo el mundo. Los niños que viven y juegan cerca de aguas infestadas son especialmente vulnerables a esta enfermedad, que provoca anemia y problemas de aprendizaje. La esquistosomiasis puede controlarse mediante el tratamiento en masa de los grupos en riesgo con un medicamento seguro y eficaz, y también con la mejora del acceso a agua de bebida salubre y saneamiento.

En las dos últimas décadas, un buen número de importantes enfermedades transmitidas por vectores han resurgido o se han extendido a nuevas partes del mundo. Los cambios en el medio ambiente, el pronunciado aumento en los viajes y el comercio internacionales, los cambios en las prácticas agrícolas y una urbanización rápida y anárquica están provocando un aumento en el número y en la propagación de muchos vectores por todo el mundo y acentuando la vulnerabilidad de nuevos grupos de personas, especialmente los turistas y los viajeros por negocios.

Por ejemplo el dengue, transmitido por mosquitos, está presente en la actualidad en más de 100 países, lo que pone en situación de riesgo a más de 2500 millones de personas, más del 40% de la población mundial. Recientemente se han registrado casos de dengue en China, Portugal y el estado de Florida, en los Estados Unidos de América.

Informes desde Grecia indican que el paludismo ha vuelto al país por primera vez en 40 años. Ello pone de relieve la continua amenaza de la reintroducción y la necesidad de efectuar una vigilancia continua para velar por la contención rápida de cualquier caso de resurgimiento del paludismo.

«El Control de los vectores sigue siendo la herramienta más importante en la prevención de los brotes de enfermedades transmitidas por vectores», comenta el Dr. Lorenzo Savioli, Director del Departamento de Control de las Enfermedades Tropicales Desatendidas de la OMS. «Se necesitan más fondos y un mayor compromiso político para mantener las herramientas disponibles de control de los vectores, así como los medicamentos y medios de diagnóstico, y para llevar a cabo investigaciones que se necesitan con urgencia.»

En el Día Mundial de la Salud 2014, la OMS hace un llamamiento para reavivar el interés en el control de los vectores y en una mejor provisión de agua salubre, saneamiento y medidas de higiene, todas ellas estrategias fundamentales subrayadas en la hoja de ruta de 2011 de la OMS para el control, eliminación y erradicación de las enfermedades tropicales desatendidas, en la que se establecen objetivos para el periodo 2012-2020.

Para más información sobre el Día Mundial de la Salud 2014:

Sra. Fadéla Chaib
Responsable de Comunicación
Móvil: +41 79 475 55 56
Tel.: +41 22 791 3228
Correo electrónico: chaibf@who.int

Sr. Ashok Moloo
Responsable de Información
Departamento de Control de las Enfermedades Tropicales Desatendidas
Móvil: +41 79 540 5086
Tel.: +41 22 791 1637
Correo electrónico: molooa@who.int

Compartir