Centro de prensa

Un nuevo informe revela que 400 millones de personas carecen de acceso a los servicios sanitarios básicos

Comunicado de prensa conjunto OMS/Banco Mundial

Un informe de la Organización Mundial de la Salud y el Grupo del Banco Mundial presentado hoy al público revela que 400 millones de personas carecen de acceso a los servicios sanitarios básicos y que el 6% de la población de los países de ingresos bajos y medios ha traspasado el umbral de pobreza extrema debido a los gastos médicos.

«Este informe es una llamada de alerta: pone de manifiesto que estamos muy lejos de alcanzar la cobertura sanitaria universal. Debemos ampliar el acceso a la salud y proteger a los más pobres frente a los gastos médicos que les están causando graves dificultades financieras», ha apuntado el Dr. Tim Evans, Director de Salud, Nutrición y Población del Grupo del Banco Mundial.

La publicación, titulada Tracking Universal Health Coverage (Seguimiento de la cobertura sanitaria universal), es el primer informe de este tipo que mide la cobertura de servicios sanitarios y la protección financiera en esta esfera con el fin de evaluar los avances de los países hacia la consecución de la cobertura sanitaria universal.

Según el informe, que examina los niveles mundiales de acceso a los servicios sanitarios esenciales —incluida la planificación familiar, la atención prenatal, la presencia de personal cualificado en los partos, la inmunización infantil, el tratamiento antirretroviral, el tratamiento de la tuberculosis y el acceso a agua salubre y servicios de saneamiento—, al menos 400 millones de personas carecían de acceso a uno o más de estos servicios en 2013.

«Las poblaciones más desfavorecidas del mundo no disponen siquiera de los servicios más básicos» dice la Dra. Marie-Paule Kieny, Subdirectora General de la OMS para Sistemas de Salud e Innovación. «El compromiso con la equidad es una de las piedras angulares de la cobertura universal. Los programas y políticas de salud deben centrarse en la prestación de servicios sanitarios de calidad para las personas más pobres, los niños y mujeres, los habitantes de las zonas rurales y los grupos minoritarios».

El informe también señala que, en un total de 37 países, el 6% de la población ha traspasado la línea de pobreza extrema (US$ 1,25/día), o incluso ha visto empeorar aún más su situación por debajo de ese umbral, por tener que pagar los servicios médicos de su propio bolsillo. Si la relación aplicada para medir la pobreza se establece en US$ 2/día, el porcentaje de la población de esos países que se ha visto empobrecida, o aún más empobrecida, por el pago de gastos médicos alcanza el 17%.

«Estos elevados niveles de empobrecimiento, que se dan cuando los pobres tienen que pagar los servicios de atención médica urgente de su propio bolsillo, constituyen una importante amenaza para el logro del objetivo de eliminación de la pobreza extrema», señala el Dr. Kaushik Basu, Primer Vicepresidente y Primer Economista del Grupo del Banco Mundial. «En nuestra transición a una era del desarrollo después de 2015, tenemos que adoptar medidas con respecto a estas conclusiones; de lo contrario, los pobres del mundo corren el riesgo de quedar a la zaga».

La OMS y el Grupo del Banco Mundial recomiendan que en sus esfuerzos por lograr la cobertura universal, los países traten de dar cobertura con servicios sanitarios esenciales al 80% de la población y que todas las personas en cualquier parte del mundo estén protegidas frente al pago de gastos médicos catastróficos y empobrecedores.

«En estos momentos, en que cada vez más países asumen compromisos en relación con la cobertura sanitaria universal, una de las principales dificultades que se les plantean es cómo asegurar el debido seguimiento de los progresos», explica el Dr. Ties Boerma, Director del Departamento de Estadísticas y Sistemas de Información Sanitarios de la Organización Mundial de la Salud. «El informe confirma que es posible cuantificar la cobertura sanitaria universal y hacer un seguimiento de los progresos que se van realizando hacia el logro de los principales objetivos en esta esfera, tanto en lo que respecta a la cobertura de servicios de salud como a la cobertura de protección financiera».

Este es el primero de una serie de informes anuales que la OMS y el Grupo del Banco Mundial tienen previsto elaborar para el seguimiento de los avances hacia la consecución de la cobertura universal en los distintos países.

«Como suele decirse, para actuar hay que medir. Ahora que los países están adoptando en todos los lugares del mundo medidas para proporcionar una cobertura sanitaria universal, la capacidad de identificar las deficiencias y medir eficazmente los progresos realizados dará un importante impulso a este movimiento mundial», dice Michael Myers, Director Gerente de la Fundación Rockefeller. «Este informe constituye una importante herramienta para que los países puedan lograr la cobertura universal y construir sistemas de salud más resistentes».

El informe, que se publica seis meses antes de la celebración anual del Día de la cobertura sanitaria universal, el 12 de diciembre, ha contado con el apoyo financiero de la Fundación Rockefeller y el Ministerio de Salud del Japón.


Personas de contacto:

OMS:
Sarah Cumberland
Tel.: +41 79 206 1403
E-mail: cumberlands@who.int

Grupo del Banco Mundial:
Melanie Mayhew
Tel.: +1 202-406-0504
E-mail: mmayhew1@worldbankgroup.org