Centro de prensa

9.ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud. Acuerdo de dirigentes mundiales para promover la salud en pro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Comunicado de prensa

Dirigentes de gobiernos y organizaciones de las Naciones Unidas, alcaldes y expertos en salud de todo el mundo sellaron hoy dos compromisos históricos para promover la salud pública y erradicar la pobreza.

La 9.ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, organizada conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar de la República Popular China en Shanghai los días 21-24 de noviembre, ha adoptado:

  • La Declaración de Shanghai sobre la Promoción de la Salud, por la que se establecen compromisos para adoptar políticas audaces en pro de la salud, fortaleciendo los vínculos entre la salud y el bienestar y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • El Consenso de Alcaldes sobre Ciudades Saludables de Shanghai, que contiene un compromiso suscrito por más de 100 alcaldes para promover la salud mediante la mejora de la gestión de los entornos urbanos.

La Directora General de la OMS, la Dra. Margaret Chan, señala que sustentando esos compromisos se encuentra la necesidad de una acción gubernamental que proteja a las personas contra los riesgos sanitarios, proporcione acceso a opciones saludables y conciencie sobre cómo estar y mantenerse en buena salud.

La Dra. Chan añade: «Las medidas legislativas y fiscales se encuentran entre las intervenciones más eficaces que los gobiernos –tanto nacionales como municipales– pueden adoptar para promover la salud de sus ciudadanos, desde el control del tabaco y gravámenes a las bebidas azucaradas a garantizar que las personas puedan respirar aire puro, desplazarse en bicicleta de forma segura o caminar a la escuela o el trabajo sin miedo a la violencia».

La buena gobernanza y los conocimientos sanitarios para la mejora de la salud

La Declaración subraya la necesidad de que las personas puedan controlar su propia salud y tengan la posibilidad de optar por un modo de vida sano. Al insistir en la necesidad de actuaciones políticas en diferentes sectores y regiones, pone de relieve la función de la buena gobernanza y los conocimientos sanitarios en la mejora de la salud, así como la función crucial que desempeñan las autoridades municipales y las comunidades.

Entre los compromisos relacionados con la gobernanza se incluyen la protección de la salud mediante políticas públicas, el refuerzo de la legislación, la reglamentación y la fiscalidad de los productos no saludables y la aplicación de políticas fiscales que posibiliten nuevas inversiones en la salud y el bienestar. En la Declaración se insiste también en la importancia de la cobertura sanitaria universal y en la necesidad de abordar mejor las cuestiones sanitarias transfronterizas.

Entre los compromisos relativos a los conocimientos sobre salud cabe citar la elaboración de estrategias locales y nacionales para que los ciudadanos sean más conscientes sobre cómo llevar una vida sana y el fomento de la capacidad de los ciudadanos para controlar su salud y los determinantes que la condicionan aprovechando el potencial de la tecnología digital. En la Declaración se enuncia también el compromiso de garantizar que los entornos respalden las opciones de consumo saludables, por ejemplo mediante políticas de fijación de precios, información transparente y un etiquetado claro.

Asimismo, en la Declaración se hace hincapié en la necesidad de poner en marcha políticas de salud urbanas que promuevan la inclusión social, cuestiones que se refuerzan todavía más en el Consenso de Alcaldes.

Consenso de Alcaldes

Más del 50% de la población mundial ya vive en ciudades, una proporción que se espera que haya aumentado a las dos terceras partes en 2030. Esto hará que las ciudades pasen a ocupar un lugar especialmente destacado. En el Consenso de Alcaldes se enumeran 10 ámbitos de actuación que los dirigentes municipales asistentes a la Conferencia integrarán en los planes de sus ciudades con objeto de aplicar la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible. Entre los principales se incluyen los siguientes: abordar la contaminación, la violencia de género, el desarrollo infantil y lograr que las ciudades estén libres de humo.

Los alcaldes acordaron integrar la salud como consideración fundamental en todas las políticas municipales; promover la colaboración de las comunidades a través de múltiples plataformas (escuelas, lugares de trabajo y tecnología moderna) para el fomento de la salud; y reorientar los servicios sanitarios y sociales de los municipios hacia la equidad y la cobertura sanitaria universal.

Nota para los redactores

El evento de Shanghai marca el 30.º aniversario de la primera conferencia mundial, celebrada en el Canadá, de la que surgió la histórica Carta de Ottawa para el Fomento de la Salud. En la Carta de Ottawa quedó patente la necesidad de fomentar el compromiso político, la acción y las inversiones para abordar la salud y la equidad, y que el sector de la salud por sí mismo no podría garantizar que las personas logren el más alto nivel de salud.

Más de 1000 personas participan en la Conferencia de Shanghai, entre ellas el Primer Ministro del China, más de 40 ministros de salud y otros sectores, jefes de cinco organismos de las Naciones Unidas y más de 100 alcaldes. Además, cientos de expertos internacionales en salud participan en eventos sobre una amplia selección de temas.

Para obtener más información, sírvase contactar con:

Paul Garwood
Responsable de Comunicaciones OMS
Teléfono móvil (celular): +41-79-603-7294
Correo electrónico: garwoodp@who.int